Reuters internacional

Imagen de archivo del Hospital Carlos III de Madrid, España. 7 octubre 2014. Autoridades sanitarias españolas confirmaron el jueves el primer brote de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) en Europa Occidental, tras la muerte de un paciente la semana pasada y el ingreso en aislamiento de una de las enfermeras que lo atendió. REUTERS/Andrea Comas

(reuters_tickers)

Por Rodrigo De Miguel

MADRID (Reuters) - Autoridades sanitarias españolas confirmaron el jueves el primer brote de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC) en Europa Occidental, tras la muerte de un paciente la semana pasada y el ingreso en aislamiento de una de las enfermeras que lo atendió.

"El caso detectado en Madrid sería el primero de Europa Occidental con carácter autóctono, no importado de otro ámbito geográfico", informó el Gobierno regional de Madrid en un comunicado con la confirmación de los análisis de laboratorio.

La FHCC es una enfermedad causada por un virus transmitido por garrapatas que provoca graves brotes de fiebre hemorrágica, con una tasa de letalidad de entre el 10 y el 40 por ciento -frente al 50 por ciento del virus del ébola-, según el sitio web de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El primer paciente atendido en Madrid fue un hombre de 62 años que falleció el 25 de agosto y que dijo haberse detectado una garrapata tras dar un paseo por el campo en la región de Castilla y León.

La segunda paciente, que se encuentra estable, es una enfermera de la UCI de Hospital Infanta Leonor, donde se atendió primero al paciente fallecido, lo que provocó la activación de los protocolos de prevención y su ingreso en una unidad de aislamiento de alto nivel en el Hospital La Paz-Carlos III.

La transmisión entre personas de este virus puede darse en casos de contacto estrecho con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de los infectados y su periodo de incubación es de entre uno y 13 días, según la OMS.

La activación del protocolo para estos casos, similar al utilizado en 2014 con el brote de ébola en España, contempla la vigilancia de los contactos de los infectados.

Las autoridades sanitarias dijeron que están realizando un seguimiento a cerca de 200 personas que estuvieron en contacto con los dos pacientes. Algunas fueron aisladas en su domicilio, añadieron las autoridades, sin precisar la cantidad exacta, y por el momento ninguna ha mostrado síntomas de la enfermedad.

(Editado por Carlos Serrano)

reuters_tickers

 Reuters internacional