Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Estados Unidos y Canadá Los vendedores de ‘swissness’ hacen su agosto

Mujer lleva una bolsa roja con la cruz blanca

Los objetos que ostentan la cruz helvética están de moda en distintos lugares del mundo.

(Keystone)

En Estados Unidos y Canadá se venden miles de bolsos y maletas con el símbolo de la bandera suiza. Un exitoso negocio que, paradójicamente, no tiene nada de helvético.

Los suizos no conocen estos productos, pero los norteamericanos se los arrebatan de las manos. Desde Quebec hasta California, los bolsos y maletas que exhiben la insignia rojiblanca de la bandera suiza se venden por millares entre estudiantes y hombres y mujeres de negocios. Dada la calidad y robustez características de los productos helvéticos, muchas marcas ‘suizas’ se enorgullecen de exhibir la icónica cruz blanca que remite inmediatamente a los consumidores al país de Guillermo Tell. Algunas de estas marcas son Swiss Gear, Swiss Travel Products, Alpine Swiss, Swisswin o Swiss Alps.

Sin embargo, para sorpresa de muchos, estos exitosos equipajes no fueron concebidos ni diseñados por suizos y tampoco están destinados al consumidor de Suiza. La realidad es que han sido diseñados en el extranjero, fabricados en Asia y pensados para su distribución casi exclusiva en Norteamérica. La red de intermediarios que conforma este peculiar negocio de “bolsos suizos” es una muestra clara de lo que es una industria hiperglobalizada que se dedica a sacarle partido al apetito de los norteamericanos por el llamado ‘swissness’.

Swiss GearLienEnlace externo, empresa pionera y líder en este mercado, es un buen ejemplo de ello. Utiliza la cruz suiza y sus productos llevan nombres como “Ginebra”, "Oberland" o "Clarens". Además, presenta orgullosamente mochilas cuyos decorados evocan al país de Heidi y promocionan frecuentemente la legendaria y habilidosa navaja suiza. La razón: la marca es propiedad legal de la suiza Wenger SAEnlace externo, que tiene lazos con Victorinox.

Símbolo nacional, mercado globalizado

Pero hablando en términos estrictamente comerciales, Swiss Gear es una entidad norteamericana que tiene dos distribuidores con licencia autorizada: el Group III International (con sede en Estados Unidos) y Holiday Group (establecido en Canadá). Según su sitio web, Swiss Gear solo distribuye sus productos en Norteamérica, India, Rusia y China (donde, de hecho, son fabricados los bolsos). Así que no es necesario pasar por Wenger SA para obtener mercancía de Swiss Gear. Y Wenger, en su turno, ha decidido no hacer mención absoluta en su plataforma digital de la presencia que tiene del otro lado del Atlántico.

Una discreción que no impide, por tanto, que Wenger defienda activamente sus intereses en Norteamérica. A finales de 2017, la empresa y sus afiliadas (Group III y Holiday) llevaron ante un tribunal federal canadiense a Swiss Travel Products, otro gran actor del negocio de los bolsos ‘suizos’. Este último, que también utiliza la cruz suiza en sus productos, fue acusado de modificar su logo para generar confusión, haciendo pensar a los clientes que adquirían productos Swiss Gear.

La marca Swiss Gear fue la que abrió esta nueva veta de mercado, pero despertó el apetito de los competidores por los ‘bolsos suizos’ y ahora todo el mundo quiere obtener ganancias de este rentable negocio. Durante los últimos años, diversas pequeñas marcas de fabricantes de bolsos se han iniciado en este nicho, algunas de ellas son Alpine SwissEnlace externo (franquicia californiana), SwissBrandEnlace externo (registrada en Panamá) o SwisswinEnlace externo (establecida en Australia y Brasil). Y en términos generales, la receta es siempre la misma: logo rojo con cruz blanca, fabricación asiática y productos destinados al público anglosajón.

¿Mercancía engañosa?

Como se ha visto, el hilo que une a Swiss Gear y Wenger ya es bastante delgado. Cuando uno se interna a descubrir más sobre las otras marcas, se confirma que no tienen filiación alguna con Suiza. Por ejemplo, Swiss Travel Products es propiedad de Travelway Group, una compañía con sede en Canadá, que también comercializa equipajes que exhiben otras marcas como Disney o Marvel. Todos sus productos son fabricados en Asia y "cada producto es diseñado, comercializado e imaginado por el equipo de diseño de Travelway (...) en Nueva York, Hong Kong y Montreal", según se lee en el sitio web de la compañía.

De ahí que, paradójicamente, el negocio de los bolsos ‘suizos’ pase por muchos lugares… excepto por Suiza.

¿Se está engañando al cliente con estos bolsos? Es un tema espinoso. En primera instancia, "la utilización del término 'suizo' y de la insignia helvética solo están autorizados para los productos que, en efecto, provienen de Suiza", explica David Stärkle, abogado del Instituto Federal Suizo de Propiedad Intelectual.

"En el caso de los bolsos y equipajes, por ejemplo, solo se consideran suizos si al menos el 60% de los costos de producción provienen de Suiza y si la etapa de fabricación más relevante tuvo lugar en Suiza”, añade.

Una condición que los productos de Swiss Travel Products, diseñadas y fabricadas entre Asia y América, no parecen cumplir.

Desafortunado vacío legal

El desafortunado problema que existe en la actualidad es que las reglas relativas a la 'marca suiza' se aplican con todo el rigor en la tierra de Guillermo Tell, pero no así en el extranjero. "Sobre el uso del concepto 'Swiss' (suizo) en los productos, Suiza no posee tratados ni con Estados Unidos ni con Canadá. Por lo tanto, “en estos casos rige el llamado derecho nacional”, expresa David Stärkle.

Esto significa que, legalmente, son las autoridades de Washington y Ottawa las encargadas de actuar y de sancionar la violación de la protección de los derechos del consumidor y la competencia desleal que suponen estos bolsos ‘suizos’. Sin embargo, el jurista precisa que las autoridades de estos países conceden y concederán siempre mayor prioridad a la protección de sus propias denominaciones nacionales ('hecho en EEUU' y 'hecho en Canadá), no a las denominaciones de otros países.

Por lo tanto, al menos hasta el día de hoy, los consumidores de América del Norte que busquen la calidad asociada al ‘swissness’ seguirán siendo sorprendidos, para bien o para mal, por productos de los que piensan que son suizos, pero que no lo son en realidad.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes