Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Evasión fiscal


El HSBC 'no es representativo' de la banca suiza




Ayudar a aquellos que evaden impuestos o lavan dinero jamás fue una estrategia deliberada de la plaza financiera suiza, dice Claude-Alain Margelish, director ejecutivo de la Asociación de Banqueros Suizos (ABS) a swissinfo.ch. Mientras, continúa el escándalo de ‘SwissLeaks’, protagonizado por el HSBC de Ginebra.

En opinión del representante de la agrupación de banqueros, los actos irregulares que encabezaron entidades como el HSBC o el UBS, revelados recientemente por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, son la excepción que confirma la regla y no la práctica habitual.

Tras una serie de reformas, aún en curso, el sector financiero suizo ha evolucionado y va mucho más allá del simple reconocimiento de los escándalos de evasión, dice Margelish.

swissinfo.ch: ¿Los recientes titulares internacionales sobre actos de presunta evasión y lavado de dinero encabezados por la banca suiza ofrecen un panorama justo sobre este sector?

Claude-Alain Margelisch: El HSBC es solo uno de los 280 bancos que operan en Suiza. Por lo tanto, estos presuntos problemas no son representativos en absoluto de toda la comunidad bancaria suiza. Se trata de casos concretos que tuvieron lugar entre el 2002 y el 2007.

Antes del 2009, Suiza no concedió cooperación internacional en materia de evasión fiscal porque estaba vigente una regulación que limitaba la cooperación en este ámbito y la ceñía exclusivamente a casos de fraude fiscal y no de evasión. Una situación que ha cambiado por completo. Desde el 2009, Suiza coopera en la investigación de todo tipo de delitos fiscales a escala internacional. Y en 2013 aceptó el intercambio automático de información fiscal (conocido como AIE).

Sin embargo, debemos hacer una clara distinción entre los casos de evasión y los de lavado de dinero. En 1977, Suiza fue uno de los primeros países que introdujo firmes criterios de debida diligencia y reglas de ‘conozca a su cliente” para prevenir el blanqueo de capitales. La FINMA (autoridad reguladora del Sistema financiero suizo) ha declarado que, al menos por el momento, no considera que el HSBC haya violado la legislación suiza en materia de lavado de dinero.

Aunque aún está por verse si la justicia de Ginebra -que allanó las instalaciones del HSBC de Ginebra el 18 de febrero- considera que hay evidencias de incumplimiento por parte del banco.

swissinfo.ch: El HSBC no es el único banco suizo acusado de evasión, también lo están UBS y Credit Suisse en Estados Unidos y el Coutts en Alemania, solo por citar algunos ejemplos.

C-A.M.: Hay otros bancos extranjeros que también están sujetos a investigación en Estados Unidos, no solo se trata de bancos suizos. Alemania busca en el pasado. Pero cuando se busca en un pasado con un marco legal distinto al actual se tiene la impresión de que muchas instituciones helvéticas estuvieron involucradas. Pero expreso con toda claridad que se trata de una minoría dentro de los bancos suizos.

Debemos mirar al pasado para realizar una evaluación y para comprender las condiciones actuales. Pero no se puede juzgar el pasado a partir del marco jurídico actual. Algunas personas piensan que el modelo de banca suiza consistía en animar a la evasión de impuestos y aunque en algunos casos esto ha sido cierto, nos enfocamos en un futuro que será completamente distinto.

swissinfo.ch: Entonces, si un ladrón es atrapado y dice: “Lo siento, me he reformado y no volveré a hacerlo”, ¿ya no debemos condenarlo por lo que hizo en el pasado?


C-A.M:. No intentamos decir que los errores del pasado dejaron de ser importantes.  Si se encuentran problemas del pasado que muestran que algunos bancos incumplieron con los reglamentos, deben asumir su responsabilidad.

Pero los problemas del pasado se están resolviendo satisfactoriamente. Suiza ya encontró soluciones conjuntas con Gran Bretaña y Austria (como acuerdos para la retención de impuestos), así que cada contribuyente austriaco y británico está cumpliendo hoy con el pago de impuestos y el futuro intercambio automático de información traerá consigo la transparencia total.

Por otra parte, en Alemania está en marcha un procedimiento de información voluntaria y los bancos suizos han animado a sus clientes a adherirse a él. En su turno, Francia inició un programa parecido y Suiza firmó recientemente un acuerdo con Italia que le permitirá resolver los problemas del pasado.

Con respecto al resto de los países de la Unión Europea, también hemos puesto en marcha programas de divulgación voluntaria con Portugal, Bélgica, España y los Países Bajos.

swissinfo.ch: Suiza ha introducido nuevas leyes, pero bajo presión y tras una gran resistencia. ¿Cómo asegurarnos de que los bancos helvéticos cumplirán adecuadamente estas normativas?

CA.M .: Después de la crisis financiera iniciada en 2008 estuvimos bajo presión y debimos aceptar nuevas normas internacionales de cooperación fiscal, como lo hicieron también las jurisdicciones de Luxemburgo, Liechtenstein, Austria, Hong Kong y Singapur.

La SBA decidió que ya no era posible seguir adelante con nuestra interpretación local de lo que era castigable en materia fiscal ya que el mundo se ha transformado y camina hacia el cumplimiento fiscal y el intercambio automático de información. Esta es la estrategia clara que hemos adoptado desde el 2009.

En ocasiones existe la percepción de que nos vimos obligados a aceptar ese cambio, que no fuimos proactivos y nos mantuvimos reacios en este tema. Incluso se nos tacha a veces de haber intentado demorar la instrumentación de estos nuevos sistemas para seguir ganando dinero. Pero jamás fue la idea. Los bancos suizos aplicarán íntegramente todas las nuevas reglas.

El cambio de mentalidad de la plaza financiera suiza ha sido aceptado y percibido en todo el mundo. No hay duda de que Suiza continuará por esta ruta.

swissinfo.ch: ¿Cuánto daño ha hecho la mediatizada evasión fiscal surgida en Suiza al manejo de las fortunas por parte de los bancos de nuestro país?

C-A.M.: Un comportamiento indebido jamás será algo positivo para la imagen de la plaza financiera suiza. Una buena  reputación y confianza son dos condiciones fundamentales para el éxito del sector financiero.

Pero Suiza cuenta con muchas condiciones favorables para la gestión de fortunas. Tenemos una larga tradición bancaria y contamos con instituciones financieras de alcance global. Existe certidumbre política gracias a nuestro sistema de democracia directa y las reglas no cambian de un día para el otro. Los clientes saben que el sistema jurídico es sólido y que hay certidumbre.

swissinfo.ch: ¿Considera entonces que Suiza es estigmatizada injustamente?

CA.M .: El caso HSBC atrajo nuevamente los reflectores hacia Suiza, pero estamos hablando de un banco que es un verdadero jugador global, no exclusivamente un banco suizo. Estamos a punto de resolver los problemas del pasado y trabajamos intensamente en encontrar soluciones para el futuro.

Al aceptar el intercambio automático de información, Suiza ha demostrado que avanza hacia una nueva dirección. Pero es importante que exista igualdad de condiciones y que todos los centros financieros apliquen las mismas normas de intercambio de información.
swissinfo.ch: ¿Deben recibir reconocimiento denunciantes como Bradley Birkenfeld o Hervé Falciani por haber atraído la atención mundial hacia la evasión aunque esto implique violar leyes suizas?

CA.M .: Cada caso es único, pero tenemos reglas para este tema. Y Falciani, por cierto, no es un denunciante sino un ladrón de datos. Pero en el futuro, debido a la transparencia fiscal y el intercambio automático de información, no veo ninguna razón por la cual alguien pudiera seguir robando datos.


Traducido del inglés por Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×