Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

EXPORTACIÓN DE ARMAS ¿Cómo llegan las armas suizas a las zonas en conflicto?

protesta contra la política de armamento en Suiza

La política suiza sobre armamento es un tema candente en el país.

(Keystone)

Se han encontrado armas suizas en el Yemen devastado por la guerra y –según informes recientes de medios de comunicación– Arabia Saudí también ha utilizado armamento de proveniencia helvética en el conflicto yemení. ¿Cómo es posible que esas armas provengan de la neutral Suiza, un país al que le gusta subrayar su tradición humanitaria y su respeto por los derechos humanos?    

En 2018,, las empresas suizas exportaronEnlace externo a 64 países (con la aprobación del Gobierno) material bélico por valor de 510 millones de francos (510 millones de dólares), según datos del Ministerio de Economía. Esta cifra representa solo el 0,17% del total de las exportaciones, pero para Suiza –que no es miembro de la Unión Europea ni de la OTAN, y que mantiene el servicio militar obligatorio– tradicionalmente la industria armamentística ha sido importante.

En lo que a exportaciones de armas convencionales de gran envergadura se refiere, Suiza ocupó en 2018 el  puesto 13º en el mundo, tal y como indica el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de EstocolmoEnlace externo (SIPRI, por sus siglas en inglés).  

Entonces, ¿cuáles son las reglas? 

En Suiza, las exportaciones de armas están regulada por la Ley Federal sobre el Material de GuerraEnlace externo (LFMG) y su correspondiente Ordenanza sobre Material de GuerraEnlace externo (OMG). Entre los principales objetivos de dicha ley figuran “el cumplimiento de las obligaciones internacionales de Suiza y el respeto de sus principios de política exterior”, así como “el mantenimiento de una capacidad industrial en Suiza adaptada a las necesidades de su defensa nacional”. Lo cual muestra un delicado y controvertido equilibrio.    

La OMG exige a las empresas que, para exportar armas y equipos que puedan utilizarse en un conflicto, obtengan una licencia de la Secretaría de Estado de Economía (SECO). Otros ministerios examinan las solicitudes de licencia; especialmente el Ministerio de Exteriores, según el caso. El Ministerio de Exteriores diceEnlace externo que sus informes tienen el objetivo de “garantizar que Suiza cumple sus obligaciones internacionales, aplica sus principios de política exterior y se ajusta al derecho internacional”. Si existe algún desacuerdo entre ministerios, la SECO somete el caso al Gobierno suizo, que es quien tiene la última palabra. 

El artículo 5 de la OMG establece que no debe concederse una licencia de exportación si el país de destino está involucrado en un conflicto armado interno o internacional; si viola los derechos humanos de “manera sistemática y grave”; si existe el riesgo de que las armas exportadas se utilicen contra la población civil; o si existe un “alto riesgo de que las armas exportadas se trasladen a un destinatario final no deseado”.  

No está claro

Sin embargo, a finales de 2014 el Parlamento suavizó las normas, introduciendo una excepción para el segundo punto sobre quienes violan los derechos humanos. En virtud de esta excepción “se puede conceder una licencia si existe un riesgo bajo de que el material de guerra exportado se utilice para cometer violaciones graves de los derechos humanos”. La interpretación del artículo 5 sigue siendo un tema muy discutido.

La SECO está facultada para realizar controles in situ a los fabricantes suizos de material de guerra e inspecciones a los compradores en el extranjero (verificaciones posteriores al envío). Sin embargo, un informeEnlace externo del Control Federal de Finanzas (CDF, el órgano supremo de supervisión financiera de la Confederación, lo que en otros países viene a ser el Tribunal de Cuentas en otros países), correspondiente a 2016, constató que las regulaciones para la exportación de armas son fáciles de engañar y que las autoridades suizas aprueban casi todas las solicitudes de exportación de material de guerra.     

El Control Federal de Finanzas en su informe (cuya versión no redactadaEnlace externo se filtró a la prensa) dio ejemplos de las denominadas “posibilidades de exportación alternativas”, como los tanques que acabaron en Catar y los componentes de pistolas que llegaron a Arabia Saudí tras pasar por Estados Unidos. Las empresas también pueden esquivar controles rigurosos argumentando que el armamento es para uso civil.  

¿Dónde han acabado las armas suizas?   

Alemania, Dinamarca y Estados Unidos fueron los tres principales importadores de armas suizas en 2018, según la SECOEnlace externo. No obstante, las exportaciones autorizadas de armas también fueron a parar a países como Pakistán, Israel y otros territorios de Oriente Medio. Países involucrados en la guerra de Yemen, incluyendo Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. De hecho, existe la preocupación de que las exportaciones suizas de armas a países involucrados en conflictos internos o externos están aumentandoEnlace externo. También hay informes que señalan que, aunque está prohibido, armamento helvético ha estado llegando a países como Siria, Libia y Yemen.     

Un caso particularmente controvertido es el de Arabia Saudí: socio clave de Suiza en Oriente Medio. Cuando en 2015 Arabia Saudí lanzó una coalición de nueve países para intervenir en la guerra de Yemen, Suiza paralizó las exportaciones de armas a Riad, pero esta moratoria se levantó parcialmente en 2016, a pesar de que Arabia Saudí seguía involucrada en la guerra de Yemen. Las autoridades suizas hacen una excepción con las piezas de repuesto para los sistemas de defensa antiaérea, que a partir de 1980 Arabia Saudí compró en Suiza. Tras el asesinato del periodista saudí Jamal Kashoggi, el año pasado se impuso una prohibición temporal, pero se volvió a levantarEnlace externo en julio.  

Un artículo reciente publicado por el periódico Tages-AnzeigerEnlace externo señala que, en septiembre de 2019, Arabia Saudí utilizó misiles antiaéreos procedentes de Suiza para tratar de proteger su principal yacimiento petrolífero de Abqaiq de un ataque con aviones teledirigidos por los rebeldes hutíes de Yemen. El artículo cita fuentes fiables, incluyendo imágenes de satélite. Hay quien sostiene que se trataba de legítima defensa, ya que las armas se utilizaron en territorio saudí y no, en Yemen.  

Presión pública 

En los últimos años la exportación de armamento suizo ha disminuido desde un máximo de 873,7 millones de francos en 2011, según la SECO. Las empresas dicen que las normas estrictas las han situado en una posición de desventaja respecto a las de otros países europeos; por lo que han presionado para que la regulación suiza sea más laxa. Pero la decisión que, en 2018, adoptó el Gobierno para aliviar las restricciones a la venta de armas a países en conflicto provocó la oposición del centroizquierda y de la sociedad civil. Y, finalmente, el Gobierno se vio obligado a dar marcha atrás.   

Los activistas también han reunido las firmas suficientes para forzar una votación popular sobre una iniciativa que endurezca la normativa. Quieren que las exportaciones de armas estén debidamente reguladas y recogidas por la Constitución, de modo que el Parlamento tenga una visión de conjunto en lugar de dejarse llevar por los decretos del Gobierno. Dado que el sistema suizo permite la consulta y las contrapropuestas, no se espera una votación para antes de 2021.   

CORRECCIONES: En la versión anterior de este artículo se mencionaba el valor de las exportaciones del al año pasado. Se trata de las exportaciones correspondientes al año 2018. El Gobierno suavizó las normas de exportación a raíz de una moción parlamentaria. No fue solamente una decisión del Parlamento. También hemos eliminado la referencia a Canadá como país de tránsito para los tanques, y hemos sustituido el término "ley" por "Constitución" en el último párrafo. 


Traducción del inglés: Lupe Calvo

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes