AFP internacional

La expresidenta argentina Cristina Kirchner durante una ceremonia en el Palacio de Gobierno de Buenos Aires, el 20 de agosto de 2015

(afp_tickers)

La expresidenta argentina Cristina Kirchner, a quien un fiscal pidió investigar por presunto lavado de dinero, declarará el miércoles en otra causa por defraudación, en un forzado regreso a Buenos Aires desde que dejó el gobierno en diciembre.

El sábado un fiscal pidió investigarla tras escuchar a testigos en una causa por la que fue arrestado el empresario Lázaro Baéz, acusado de desviar fondos millonarios a cuentas en Suiza durante los 12 años del gobierno kirchnerista.

La expresidenta, que estaba recluida en la Patagonia (sur) desde dejó el gobierno en diciembre, debe responder el miércoles en otro expediente por supuesta defraudación en operaciones cambiarias de dólar a futuro que hizo el Banco Central en los últimos meses de su mandato (2007-2015).

Kirchner arribará al aeropuerto de la capital argentina el lunes por la noche desde El Calafate (2.800 km al sur), según se anunció en redes sociales donde se convoca a recibirla.

"Si la citan a ella, nos citan a todos", es la frase con la que sus seguidores se autoconvocan para el miércoles en tribunales por las redes.

El dirigente kirchnerista Luis D'Elía aseguró que el juez Claudio Bonadío, un magistrado al que Kirchner cuestionó, puede arrestar a la expresidenta.

"Todos a las calles, Cristina es Perón", escribió D'Elía en Twitter, al recordar que el tres veces presidente Juan Perón (1946/52, 1952/55 y 1973/74) y fundador del movimiento del que breva el kirchnerismo, fue arrestado en octubre de 1945 y liberado el 17 de ese mes por presión de una histórica movilización popular.

- Río revuelto -

La comparecencia de Kirchner se da tras una semana agitada para el actual gobierno en el que el presidente de centroderecha Mauricio Macri intentó justificar la omisión en su declaración jurada de dos empresas offshore.

Una de ellas fue revelada en la investigación sobre paraísos fiscales conocida como "Panama Papers", que hizo caer al primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, y puso en aprietos a su par británico, David Cameron.

Un fiscal federal pidió abrirle una investigación, en este caso por presunta "omisión maliciosa".

- Dólares, la causa -

El juez Bonadio también citó al exministro de Economía, Axel Kicillof, por las operaciones del Banco Central con contratos de dólar a futuro realizadas en los últimos meses de gobierno de Kirchner en medio de la campaña electoral presidencial.

Kicillof declarará el martes, pero puede hacerlo por escrito en su condición de diputado.

De comprobarse un delito, les puede caber una pena de hasta seis años.

Uno de los impulsores de la denuncia es el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, que acusó a Kirchner, Kicillof y al expresidente del Banco Central, Alejandro Vanoli de "regalar" reservas.

"Hay un estúpido que lo regala (al dólar) y otro que lo compra a lo que vale. El estúpido es el Banco Central", había dicho Prat-Gay en el auge de las operaciones que en noviembre pactaban el dólar de enero a 10,28 pesos.

Pero en enero el billete cotizó un 50% más por la devaluación del 30% que se produjo tras la asunción de Macri, el 10 de diciembre, quien liberó el dólar.

El Banco Central debió desembolsar más pesos en comparación con la cifra pactada, con pérdidas por unos 30.000 millones de pesos. Muchos contratos fueron renegociados.

"Bonadío tendría que haber citado a Macri y Prat-Gay que concretaron la devaluación", dijo el jefe de la bancada de Diputados del FPV, Héctor Recalde.

- Descargo -

Vanoli declaró en un escrito el jueves que, con estas operaciones, intentó "enviar señales claras y contundentes de que no planeaba convalidar las expectativas de devaluación a los efectos de promover la estabilidad cambiaria".

La justicia no ha divulgado el nombre de empresas e inversores argentinos que compraron esos contratos aprovechando los tironeos entre el mercado que presionaba por una devaluación y el gobierno de Kirchner.

El exjefe de gabinete de Kirchner Juan Abal Medina calificó de "disparate" la investigación judicial y anticipó que "la movilización del 13 de abril será grande".

"Si la sociedad quiere acompañar a sus dirigentes, debe hacerlo en todos los momentos", dijo el diputado Máximo Kirchner, el hijo mayor de la exmandataria.

El kirchnerismo sostiene que las pesquisas buscan desviar la atención de las revelaciones de los "Panamá Papers" sobre las sociedades offshore de Macri, quien llegó a la presidencia con un mensaje de ética y lucha contra la corrupción.

También señalan a Bonadio, un juez al que Kirchner acusó de imparcialidad e intentó desplazarlo a través del Consejo de la Magistratura.

"No es que los jueces responden a órdenes del poder, pero hay jueces que toman decisiones políticas, indicador de falta de independencia", admitió el politólogo Gabriel Puricelli.

afp_tickers

 AFP internacional