Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Fête des Vignerons Un magno festejo que se celebra cada 20 años

Panorámica de Vevey y de la area de la Fête des Vignerons

Panorámica de Vevey y de la area de la Fête des Vignerons con la región vitivinícola de Lavaux al fondo. 

(© Keystone/ Valentin Flauraud)

La Fête des Vignerons, esa tradicional celebración de los viticultores que tiene lugar aproximadamente cada 20 años en la ciudad de Vevey, no es una tarea fácil. El colorido espectáculo local, que atraerá a un millón de visitantes, se ha convertido en una operación a escala del Carnaval de Río con enormes desafíos organizativos.

Como una gigantesca nave espacial que ha descendido del cielo, una arena al aire libre con capacidad para 20 000 personas domina la plaza del mercado de Vevey, situada a orillas del Lago Lemán. Decorado en rojo, amarillo, verde y marrón, el estadio es el elemento más visible de la próxima Fête des VigneronsEnlace externo, un festival que se celebra cuatro veces al siglo y que transforma la pequeña ciudad.

Del 18 de julio al 11 de agosto, se espera que un millón de personas acudan a la Fiesta de este año, que celebra las tradiciones vitivinícolas de las regiones vinícolas de Lavaux y Chablais. Desde sus humildes comienzos como un desfile callejero anual en los siglos XVII y XVIII, la celebración privada organizada por la Cofradía de viticultores locales, la Confrérie des VigneronsEnlace externo, se ha transformado en un festival único de tres semanas de duración y una fiesta callejera que mezcla canciones, bailes y teatro tradicionales.

El director de las ceremonias olímpicas de Sochi y Turín, Daniele Finzi Pasca, ofrecerá un espectáculo diario de dos horas de duración en el que participarán más de 7 000 actores, cantantes y músicos locales, casi todos ellos voluntarios. Después, el desfile sobre temas tradicionales, con personas ataviadas a la usanza de las épocas correspondientes -muchos idénticos a los que se celebraron por primera vez hace más de 200 años- avanzará por las calles y los bares de la ciudad.

Más complejidad

Organizar estas festividades históricas no es barato. A medida que el evento privado ha ido creciendo a lo largo de los años, también lo ha hecho su presupuesto. Este año costará 100 millones de francos (101 millones de dólares), casi el doble de lo que costó la edición anterior en 1999.

“El festival siempre ha sido gigantesco. En los siglos XVIII y XIX las obras requerían seis meses. Este año también nos ha llevado seis meses, pero la complejidad ha aumentado”, explica Frédéric Hohl, director ejecutivo del festival.

La espiral de costes se debe en parte a técnicas de producción más sofisticadas.

“En 1999, había una escena. Pero ahora tenemos cinco en una sola arena. Esto significa cinco configuraciones diferentes de luz y sonido, y cinco veces más técnicos”, precisa Hohl.

La construcción de la arena costó 13 millones de francos, mientras que las luces y el sonido costaron 12 millones.

Vista aérea del piso con sistema LED para la arena de la Fête des Vignerons.

Vista aérea del piso con sistema LED más grande del mundo para la arena de la Fête des Vignerons.

(© Keystone/ Valentin Flauraud)

Ocho torres de 32 metros de altura equipadas con 400 altavoces están repartidas por todo el estadio. Además, cuenta con el ‘piso LED’ más grande del mundo, un sistema de piso interactivo de 1 000 metros cuadrados en el que se pueden proyectar imágenes cinco veces más grandes que las utilizadas en el Super Bowl de Estados Unidos y en el Concurso de Canciones de Eurovisión.

Apuesta por la ecología

Este año, los organizadores también han tenido que hacer frente a otras exigencias medioambientales. Alrededor del 95% del material utilizado durante el festival es reciclable, puede ser revendido o reutilizado, y se han tomado otras medidas especiales para preservar el ecosistema del lago Lemán.

“En 1999, solamente había que enviar una carta al servicio cantonal de aguas para obtener un permiso para construir una terraza en el lago”, indicó el director de construcción del festival, Daniel Willi, al periódico 24Heures. “Esta vez, tuvimos que hacer una investigación pública y un estudio de impacto. Para ello, se enviaron buzos al sitio para observar la fauna y flora acuática de antemano”.

terraza sostenida por pilotes

Para ayudar a sostener una enorme terraza de restaurantes y bares junto a la arena, se colocaron alrededor de 260 postes de madera en el fondo del lago utilizando una técnica de vibración para evitar perturbar el agua y dañar a los peces.

(© Keystone / Jean-christophe Bott)

Las piedras subacuáticas que tuvieron que ser removidas fueron cuidadosamente grabadas, y tendrán que ser colocadas de nuevo al final del festival. En conjunto, estas medidas ecológicas cuestan entre 2 y 3 millones de francos.

Alquiler de las calles

La complejidad de la organización de esta duodécima edición se reflejó en las largas y delicadas negociaciones entre la Confrérie y las autoridades de Vevey el año pasado. Finalmente, llegaron a un acuerdo en virtud del cual el gremio acordó pagar 3 millones de francos para alquilar la plaza del mercado y otros bienes y servicios públicos, y para compensar a las empresas locales. También debe invertirse mucho en medidas de seguridad.

“Las expectativas de las autoridades locales y de los especialistas en seguridad son mucho mayores que hace 20 años, debido a que en todo el mundo están ocurriendo cosas como ataques terroristas. Ha sido un cambio total de paradigma, que encarece las cosas”, subraya François Margot, abad-presidente de la Confrérie.

Mujer con vestido de fiesta

Una integrante de los 5 500 actores que participarán en el histórico festival.

(Fred Merz | Lundi13 | Fête Des Vignerons.)

Todo se suma, ya sea la contratación de ingenieros, el alquiler de 1 000 sanitarios portátiles o el pago de los 6 000 trajes que han sido producidos en Italia. 

“Calculamos un aumento del 25% en los costos en comparación con hace 20 años para todo”, puntualiza Hohl. 

Voluntarios

Una línea presupuestaria bajo control son los gastos de personal. Estos se han mantenido al mínimo, ya que la mayoría de los 10 000 trabajadores y participantes en el festival son voluntarios no remunerados - la sangre vital del festival. Pero encontrar ayudantes con las habilidades adecuadas ha sido otro desafío.

El festival todavía tiene una fuerte atracción entre los voluntarios locales, pero los organizadores dicen que la gente parece estar menos disponible que en el pasado, y las compañías locales están menos dispuestas a dejar que los gerentes se tomen un tiempo libre para ayudar.

“En 1999, Nestlé y algunos bancos locales dieron a los gerentes una tarde libre por semana para trabajar en el festival. Esa fue su contribución, pero las políticas han cambiado en 20 años”, anota Sabine Carruzzo, secretaria general de la Confrérie.

“Se ha vuelto mucho más profesional, ya que muchos de los trabajos que antes eran realizados por voluntarios han sido entregados a profesionales, especialmente porque la gente ahora tiene menos tiempo”.

Swiss airplane decorated in Fête des Vignerons colours

Avión suizo con los colores de la Fête des Vignerons.

(Confrérie des Vignerons)

Víctima de su propio éxito 

Para financiar la ampliación del festival, con el objetivo de obtener un beneficio de 6 millones de francos que permita al gremio seguir existiendo durante los próximos 20 años, los organizadores se han visto obligados a organizar una semana más de espectáculos y a vender 110 000 entradas más para cubrir los costes adicionales. Los patrocinadores corporativos, como Nestlé y la aerolínea Swiss, pagarán alrededor del 20% de la factura total.

Este año, se han asignado días de exposición individuales a los cantones suizos, cada uno de los cuales enviará sus propias delegaciones disfrazadas. El festival ha tenido una gran difusión en la Suiza germanófona y en el extranjero, especialmente en Estados Unidos, Francia y Alemania.

“Si usted tuviera que presentar nuestro plan de negocios a cualquier financiero, ellos dirían 'no, no, no, no haga eso, está loco'”, se ríe Hohl.

Fête des Vignerons: detalles

Del 18 de julio al 11 de agosto se celebra la 12ª edición de la Féte des Vignerons. Las entradas para uno de los 20 espectáculos en el estadio al aire libre con capacidad para 20 000 personas varían entre 79 y 359 francos. Más de 5 500 actores, 900 cantantes y 240 músicos participan en el espectáculo de dos horas de duración.

El evento cuenta con un presupuesto de 100 millones de francos. Se espera que unas 40 000 personas asistan cada día: 19 500 espectadores en el estadio, 10 000 voluntarios y otros trabajadores y 10 000 visitantes. En 2016, el festival fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Fin del recuadro


Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes