Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Federalismo El reconocimiento de las religiones compete a los cantones



El judaísmo es una religión reconocida desde hace tiempo en los cantones suizos.

El judaísmo es una religión reconocida desde hace tiempo en los cantones suizos.

(Keystone)

Además de multicultural, Suiza es también una sociedad multirreligiosa. ¿Cómo afronta un país federalista esta creciente diversidad y los inevitables roces entre la mayoría de tradición cristiana y las minorías que ha generado la inmigración? Análisis de una jurista experta en la materia.

Para la sociedad y el Estado, la creciente diversidad religiosa en Suiza representa un desafío considerable en los ámbitos jurídico y social. Según Stefanie Kurt, doctorada en Derecho y posdoctoranda en el Polo de Investigación Nacional (PRN) ‘On the moveEnlace externo’ (migración y la movilidad), “es importante incluir las comunidades religiosas en el debate actual, y las bases jurídicas deberían tener en cuenta esta nueva realidad”.

En cambio, considera que la tendencia a utilizar las herramientas de la democracia directa para prohibir prácticas y símbolos religiosos “alimenta los conflictos y no ayuda a calmar los ánimos”. Entrevista. 

Doctora en Derecho, Stefanie Kurt trabaja en un proyecto posdoctoral del Polo de Investigación Nacional (PRN) ‘On the move’ y en el Centro Suizo de Competencia para los Derechos Humanos en la Universidad de Neuchâtel. Sus investigaciones se centran en el federalismo, la ciudadanía y la integración, pero también en la integración de las comunidades religiosas en Suiza. En su tesis doctoral analizó las minorías y la discriminación religiosas en Suiza.

( Photo privée)

swissinfo.ch: ¿Por qué el reconocimiento de grupos religiosos es un tema candente en Suiza?

Stefanie Kurt: En los últimos años, el paisaje religioso en Suiza ha cambiado: vemos feligreses que abandonan las iglesias nacionales y, al mismo tiempo, un aumento importante de los miembros de otras comunidades religiosas que no están reconocidas en el país. Los legisladores cantonales, por tanto, tienen que encontrar la mejor manera de encauzar esta diversidad religiosa, que es perfectamente visible en la sociedad.

Algunos cantones están modificando su legislación –por ejemplo, Neuchâtel– y otros se percatan de la importancia de tener una legislación que deje la puerta abierta al reconocimiento de otras comunidades.

Sin embargo, el tema en sí no es nuevo en Suiza: Basilea-Campo, por ejemplo, ha cambiado su Constitución para abrirse a otras comunidades. El cantón de Vaud también ha modificado en los últimos años su Carta Magna y su legislación. 

swissinfo.ch: El reconocimiento es entonces competencia de los cantones, pero sus prácticas deben ser conformes al derecho federal, ¿no?

S.K.: Aunque la Constitución federal les otorga la competencia de regular la relación entre el Estado y la religión, los cantones tienen la obligación de respetar varios principios fundamentales: el respeto de los derechos humanos, la libertad religiosa, la igualdad de trato ante la ley, la prohibición de la discriminación religiosa.

Además, gracias al federalismo, los cantones pueden elegir la forma conveniente para regular su relación con las comunidades religiosas. Existe el reconocimiento en el Derecho Público (por ejemplo en Neuchâtel y Vaud) o el reconocimiento [menor] como institución de interés público (Basilea-Campo), pero también la ausencia legal de esa opción (cantones de la Suiza central y oriental como Appenzell Rodas Interiores, Turgovia, Schwyz, Uri, Zug, etc.)

swissinfo.ch: ¿Qué significa en el día a día para una comunidad estar reconocida?

S.K.: El reconocimiento es un sistema de incorporación basado en el principio de reciprocidad: el Estado –en este caso el cantón– determina los criterios, las condiciones y el procedimiento según los cuales una comunidad religiosa puede solicitar el reconocimiento. A cambio, a la comunidad religiosa se le conceden ciertos privilegios.

El ejemplo austriaco

En 20915, Austria modificó la ley sobre el islam en favor de un reconocimiento oficial más amplio. La relación entre el Estado y las comunidades islámicas está regulada desde hace mucho tiempo debido al contexto histórico de este país.

“Austria ha creado una ley que puede ser fuente de inspiración para otros países: una ley de incorporación que regula, por una parte, los criterios del reconocimiento, y por otra, determina los derechos y las obligaciones que de ello se derivan. Es un texto similar a la proposición de ley del cantón de Neuchâtel”, precisa Stefanie Kurt.

Fin del recuadro

Son condiciones que debe cumplir. Por ejemplo, en el cantón de Neuchâtel, el Estado exige que la comunidad tenga influencia en el ámbito social, respete la paz confesional y el orden jurídico, gestione sus cuentas de forma transparente y consienta la salida de sus miembros en todo momento.

A cambio, la comunidad reconocida puede beneficiarse de subvenciones estatales, de una exoneración fiscal, de la participación en la vida pública, de la enseñanza religiosa en los espacios de la escuela pública y de la financiación de un servicio de capellán en las prisiones y los hospitales.

swissinfo.ch: En un contexto de crispación debido al cambio rápido del paisaje religioso, ¿cómo se puede garantizar la objetividad en el procedimiento de reconocimiento?

S.K.: Es un pregunta bastante difícil, porque no disponemos de mucha experiencia en el reconocimiento de otras comunidades religiosas aparte de las iglesias nacionales. Actualmente, el cantón de Basilea-Ciudad ha reconocido a cuatro comunidades: dos cristianas y dos alauitas [disidentes del islam chíi]. Estas asociaciones, con una larga presencia en el cantón, son conocidas por su compromiso.

Veremos cómo evoluciona la situación en los próximos años, ya que las comunidades musulmanas han tomado iniciativas, especialmente en Basilea-Ciudad, pero también en el cantón de Vaud.

Pero volviendo a la cuestión general, está claro que el procedimiento administrativo encaminado a otorgar un estatus jurídico debe basarse en criterios objetivos, para evitar cualquier riesgo de discriminación.

En el derecho público. La mayoría de los cantones tienen disposiciones constitucionales o legales que determinan qué comunidades religiosas están reconocidas en el derecho público. Por consiguiente, gozan de ciertos derechos (clases de religión en la escuela pública, una parcela en los cementerios públicos, construcción de edificios religiosos, capellán en las prisiones y los hospitales, etc.), pero también obligaciones.

Como institución de interés público. Se trata de un ‘reconocimiento menor’, llamado también un reconocimiento cantonal o reconocimiento como institución de interés público. En este caso, y a diferencia del reconocimiento en el derecho público, la comunidad religiosa sigue siendo una asociación privada. Sin embargo, se le pueden otorgar ciertos derechos y obligaciones.

No reconocimiento. Significa que falta una base legal para el reconocimiento de otras comunidades religiosas que no sean las ya reconocidas.

Fin del recuadro


Traducción del francés: Belén Couceiro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×