Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Filantropía Fundaciones caritativas al alza en Suiza

Jóvenes estudiantes durante un examen

La Fundación Jacobs - una de las más importantes de Suiza, con 7 000 millones de francos en activos- financia actividades como la investigación sobre el desarrollo del niño.

(Keystone)

Suiza cuenta con una de las mayores concentraciones de fundaciones filantrópicas del mundo y el sector continúa en aumento. En 2017 se registraron más de 13 000 fundaciones con una fortuna combinada de cerca de 100 000 millones de francos, un aumento del 30% con respecto al 2012, según un estudio.

En Suiza, el año pasado se crearon 364 fundaciones de interés público y 187 cerraron sus puertas. Según el último informe anual Enlace externo de SwissFoundations, asociación que coordina el sector, existen en el país 13 129 entidades de este tipo.

Según los autores de la investigación, Suiza cuenta con una de las concentraciones de fundaciones filántropicas más elevadas del mundo -15,6 por cada 10 000 habitantes-, la mitad de las cuales surgieron en los últimos 20 años. En el curso del último lustro la fortuna total de esas organizaciones creció un tercio, llegando a los 97 400 millones de francos. La presencia de grandes instituciones ubica el activo medio de una fundación en los 8,2 millones de francos, aunque el 80% de las mismas posee una fortuna inferior a los 5 millones. Los sectores tradicionales son la cultura y las actividades para el tiempo libre, seguidas por los servicios sociales, la educación y la investigación, la salud y el medio ambiente. Menos del 5% de las fundaciones suizas que otorgan subvenciones son religiosas. Cerca de la mitad de los fondos van al extranjero.

Patrimonio suizo privado

Diversos factores explican el dinamismo reciente de este sector caritativo. En primer lugar, el aumento general de la riqueza privada. Suiza se mantiene como el centro más grande de gestión de fortuna del mundo para los activos internacionales (1,84 billones de dólares en 2017) y una parte de los fondos extranjeros y suizos son destinados a las fundaciones.

“En el momento de una herencia, hay un gran flujo de dinero que se transmite. En nuestros días, se trata de personas en torno de los 90 años que donan a otras que oscilan alrededor de los 60, y en muchos casos estas últimas ya están instaladas y tienen suficientes medios para vivir, lo que les lleva a pensar qué pueden hacer con esa herencia”, explica Georg von Schnurbein, director del  ‘Center for Philanthropy Studies’ Enlace externode la Universidad de Basilea.

Otro factor que señala Georg von Schnurbein es el que se deriva de la evolución del rol del Estado y de la sociedad civil: “Hoy, especialmente en Europa, la gente advierte que el Estado no puede resolver todos nuestros problemas, entonces se involucra más en cuestiones educativas y sociales”.

El informe indica que el aumento reciente de los fondos se debe, también, a que numerosas instituciones, tales como hogares para ancianos o museos, se transforman en fundaciones. Asimismo, a las ganancias obtenidas por fundaciones que habían invertido masivamente en el sector inmobiliario.

Los especialistas afirman que la estabilidad del sistema jurídico suizo -más que el particular sistema fiscal vigente - contribuyó a tal desarrollo del sector. “Es muy fácil crear una fundación aquí. Existen reglamentaciones muy flexibles a nivel de objetivos, organización e informes”, subraya M. von Schnurbein. En Estados Unidos las fundaciones cuentan con una deducción fiscal del 40%, en tanto que en Suiza es del 20%”.

El dinamismo general del sector se ve estimulado por la “actitud positiva de los suizos en relación con la acción filantrópica”, afirma Claudia Genier, directora adjunta de SwissFoundations.

Plazas fuertes

Durante el año pasado, la mayor parte de las nuevas fundaciones fueron creadas en los cantones de Zúrich (57), Ginebra (55) y Zug (47). Zug conoció un auge de fundaciones de tipo cripto ligadas a la emergencia de tecnología de la cadena de bloques, también denominada ‘blockchain’.

“La estructura jurídica exigida para una fundación determinó principalmente el atractivo de Suiza para las tecnologías en cadena”, señala Georg von Schnurbein. “Es bastante liberal. En los próximos años, antes o después, se establecerán mayores reglamentaciones para las fundaciones de este sector. Pero por el momento es un poco como en el Salvaje Oeste”, completa.

Basilea, cuna de la filantropía suiza dedicada a las artes y la cultura, se mantiene como el cantón que reúne más entidades caritativas con un patrimonio cercano a los 17 000 millones de francos.

En Ginebra y en la cuenca del Lago Lemán, este sector se desarrolló rápidamente en el curso de los últimos cinco a diez años, bajo la influencia de lo que se denomina la Ginebra Internacional y los conocimientos financieros. “Hay pocos lugares en el mundo con una concentración tan significativa de expertos en todos los sectores de actividad, en una zona tan pequeña”, subraya Claudia Genier.

En septiembre pasado, la Universidad de Ginebra inauguró un  Centro de FilantropíaEnlace externo, en colaboración con la Fundación Lombard Odier y la Fundación Edmon de Rothschild, para promover la investigación académica y la enseñanza. El IMD de Lausana y la Universidad de San GallEnlace externo se integraron a él recientemente.

Este año, el ‘Center for Philanthropy Studies’ de la Universidad de Basilea y el ‘Centre for Foundation Law’ de la Universidad de Zúrich, festejarán su décimo aniversario. En Europa existen en la actualidad más de 20 centros de investigación filantrópica.

La filantropía al servicio del desarrollo

Un reciente estudioEnlace externo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre la filantropía privada dedicada al desarrollo indica flujos financieros de cerca de 7 800 millones de dólares por año, con base en cifras provenientes de 130 de las más grandes fundaciones filantrópicas de todo el mundo. Según la OCDE, las fundaciones suizas distribuyeron cerca de 572 millones de francos entre 2013 y 2015.

Mientras que tres cuartas partes de los fondos procedieron de fundaciones radicadas en Estados Unidos -la Fundación Bill & Melinda Gates (BMGF) representa cerca de la mitad de ese total- los otros países más importantes fueron Gran Bretaña (7%), los Países Bajos (5%), Suiza (2%), Canadá (2%) y los Emiratos Árabes Unidos (2%).

Según Georg von Schnurbein, mil millones de dólares distribuidos en el mundo por esas fundaciones pasan por Suiza. Alrededor de un tercio de los montos anuales son destinados a organizaciones suizas o a agencias basadas en la Confederación Helvética, tales como la Vaccine Alliance GAVI o el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Fin del recuadro


Traducido del francés por Sergio Ferrari, swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes