Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Fondos del fujimorismo


"Suiza transferirá a Perú el dinero bloqueado"


Por Andrea Ornelas


El ex presidente de Perú, Alberto Fujimori, durante una comparecencia ante la justicia en 2009. (Keystone)

El ex presidente de Perú, Alberto Fujimori, durante una comparecencia ante la justicia en 2009.

(Keystone)

La Oficina Federal de Justicia en Berna dice no tener conocimiento de la gira que realizará el fiscal anticorrupción peruano a Suiza este mes. No obstante, confirma que hay “varias cuentas” congeladas y reitera su compromiso por devolver los fondos a Lima.

Julio Arbizú, el procurador anticorrupción de Perú, confirmó el pasado miércoles a medios de su país que viajará a Suiza este mes de octubre para rastrear cuentas vinculadas a la saga de actos de corrupción perpetrada durante la administración fujimorista.

Consultada al respecto, Ingrid Ryser, portavoz de la Oficina Federal de Justicia (OFJ) afirma que Berna no está al tanto de la visita del fiscal peruano.

No obstante, confirma a swissinfo.ch que “Suiza transferirá a Perú el dinero –bloqueado– tan pronto exista un juicio definitivo”.

Cabe recordar que la investigación de los fondos peruanos ilícitos depositados en Suiza ha sido larga y compleja. Inició en el año 2000 y aún carece de un desenlace definitivo.

Ryser recuerda que Suiza repatrió un total de 77,5 millones de dólares a Lima el verano de 2002, pero aún existen fondos en la banca helvética.

“Puedo confirmar que aún hay varias cuentas bloqueadas”, pero declina ofrecer detalles sobre montos y nombres de los titulares.

Las pesquisas de Arbizú

Avanzar en los trabajos necesarios para la repatriación de estos fondos desviados durante la presidencia de Alberto Fujimori (1990-200), y por su jefe de los Servicios Secretos, Vladimiro Montesinos –ambos en prisión- es una prioridad del procurador anticorrupción.

Julio Arbizú declaró la semana pasada ante la prensa peruana que su país quiere tramitar la repatriación de las cuentas del fujimorismo que están congeladas en Suiza y Luxemburgo.

Con respecto a Suiza, el fiscal hizo referencia a una cuenta por 12 millones de dólares que supuestamente está a nombre de Alberto Venero.

Este último es conocido en Perú por haber sido uno de los principales proveedores de las Fuerzas Armadas del país, a las que vendió una treintena de aviones defectuosos. Estas operaciones comerciales reportaron generosas comisiones, tanto a Venero como a Montesinos.

La intervención suiza

Suiza trabaja en la investigación de los fondos ilegales del fujimorismo desde el año 2000.

La OFJ confirma que todas las indagaciones han estado a cargo de la Fiscalía del Distrito IV del cantón de Zúrich.

Fue ésta autoridad la que sustentó que los fondos de Montesinos bloqueados en Suiza sumaban 49,5 millones de dólares y “procedían de delitos de corrupción”. Documentó también que Montesinos recibía comisiones ilegales por la entrega de armas al Estado peruano e ingresaba el dinero de los citados sobornos en cuentas en Suiza, Estados Unidos y Luxemburgo.

De acuerdo con la fiscalía zuriquesa, Montesinos cobraba sobornos equivalentes al 18% del valor de los equipos que pagaba el gobierno de Lima.

En colaboración con las autoridades peruanas, la fiscalía de Zúrich probó que, además de las cuentas de Montesinos, había fondos a nombre del ex general peruano Nicolás de Bari Hermoza Ríos.

Estas investigaciones permitieron que en el año 2002 la cuenta del Banco de la Nación del Perú -gestionada por el Citibank de Nueva York- recibiera un abono por 77,5 millones de dólares procedentes de Suiza, por activos bloqueados a Montesinos y más tarde también a Hermoza por delitos de corrupción.

Los fondos de PEP

Sobre los fondos peruanos congelados en Suiza, la Oficina Federal de Justicia  declina hacer precisiones.

Ingrid Ryser puntualiza a swissinfo.ch que “la repatriación de fondos ilícitos pertenecientes a personas políticamente expuestas (PEP) son una prioridad para Suiza. Durante los últimos 15 años, hemos restituido un total de 1.700 millones de francos suizos”.

Esta suma convierte a la plaza financiera suiza en el centro financiero que más fondos ilegales ha repatriado a otros países, agrega.

La Confederación Helvética, frecuentemente cuestionada por haber albergado fondos criminales de políticos de países diversos, argumenta que ha dado pasos claros para derribar cualquier posible protección a estos haberes.

En febrero de 2011, entró en vigor la Ley Federal sobre la Restitución de los Valores Patrimoniales de Origen Ilícito de Personas Políticamente Expuestas (LRAI).

La denominada Ley Duvalier llenó un vacío legal que impedía a Suiza devolver los fondos criminales, cuando las acciones judiciales realizadas entre las autoridades helvéticas y las del otro país no conseguían ningún resultado concreto.

Se aplica fundamentalmente a las PEP y fue motivada por la lentitud con la que ha avanzado el proceso de restitución de fondos del clan Duvalier al gobierno de Haití, a pesar de que Suiza bloqueó cuentas sospechosas hace un cuarto de siglo.

Colaboración con Estados

Suiza aplica dos tipos de políticas para evitar que en su sistema financiero se resguarden fondos criminales. Una de carácter preventivo, otra de tipo correctivo.

Creación y ratificación de legislaciones. La firma de tratados de cooperación para la lucha contra la corrupción con diversos Estados; reglas cada vez más estrictas para que los bancos identifiquen a sus clientes y rechacen fondos opacos. Y vía la detección de operaciones sospechosas a la Oficina de Comunicación en Materia de Lavado de Dinero (MROS), lo que permite el congelamiento inmediato de cuentas cuando hay fondos sospechosos.

Colaboración judicial y restitución. Cuando un Estado pide ayuda para la restitución de fondos, Berna le otorga la información que tiene a su alcance para clarificar el panorama. Si se confirma el origen ilegal de los fondos, Suiza colabora con los otros gobiernos en el proceso de restitución de valores patrimoniales.

Medidas antiblanqueo

1990: Suiza adopta disposiciones penales contra el blanqueo de capitales (art. 305 bis y 305 ter del Código Penal).

1998: Entra en vigor la Ley contra el Blanqueo de Dinero, que contempla la obligación de que todos los intermediarios financieros (bancos, aseguradoras, gestores de patrimonio independientes, etc.) notifiquen operaciones sospechosas.


2007: Suiza se suma a la Iniciativa para la Recuperación de Activos Robados (Star por sus siglas en inglés) puesta en marcha en 2007 por el Banco Mundial y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

2009: Suiza ratifica la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción (CNUCC) .

2011: Entra en vigor la Ley Duvalier. Su nombre oficial es Ley para la Restitución de Haberes de Origen Ilícito (LRAI) y está diseñada para apoyar a estados débiles en el proceso de devolución de fondos de dictadores o políticos corruptos. 

2012. Suiza firmó con Perú en septiembre pasado un convenio para evitar la doble imposición (CDI) que facilitará el intercambio de información bancaria entre gobiernos cuando se presuma evasión o cualquier otro delito fiscal.

swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×