Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Fortaleza del franco


La exclusiva Verbier lucha por conservar sus clientes


Por Simon Bradley, swissinfo.ch


Verbier, al igual que el resto de estaciones alpinas, busca recetas para contrarrestar los efectos de la apreciación del franco suizo. (AFP)

Verbier, al igual que el resto de estaciones alpinas, busca recetas para contrarrestar los efectos de la apreciación del franco suizo.

(AFP)

La apreciación del franco ha obligado a las estaciones alpinas suizas a discurrir nuevas estrategias. Algunos de los destinos más caros y sofisticados, como Verbier, intentan rebajar los precios para no perder turistas.

Delante de la estación del teleférico de Medran, en el centro de Verbier, docenas de niños acompañados por sus padres aguardan con paciencia las instrucciones de los monitores de esquí. Se escuchan risas y una mezcla de lenguas en esta mañana fría de febrero. El cielo está nublado gris y nieva.

Estamos en uno de los periodos más activos de la temporada invernal en esta prestigiosa estación alpina de la Suiza occidental. La mitad de los turistas vienen de países como Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Holanda o Luxemburgo. Y el bullicio de la plaza principal y de sus cafés parece desmentir la inquietud que manifiestan las autoridades y los empresarios de Verbier.

“La nieve llegó tarde esta temporada invernal, pero tuvimos la suerte de contar con una buena semana en diciembre. Sin embargo, a partir de enero los fines de semana han sido de mal tiempo, a lo que se suma el desastre del franco suizo”, dice François Roux, propietario de la tienda Evasion Sports.

Tras tres años de estabilidad gracias al tipo de cambio mínimo de 1,20 francos suizos por euro, el Banco Nacional Suizo (BNS) anunció súbitamente la eliminación de este medida el pasado 15 de enero. De la noche a la mañana, los destinos vacacionales helvéticos se encarecieron un 15% para los turistas europeos.

La decisión del BNS ha detonado tal crisis que ha llevado al sector turístico a solicitar 270 millones de francos (278 millones de dólares) para campañas publicitarias adicionales y a exhortar al Gobierno a que invierta más en innovación y reduzca los elevados costos de los bienes importados. 

Descuentos concertados

Tras la consternación inicial y un intenso periodo de reflexión, Verbier –localidad que visitan turistas nacionales y extranjeros a partes iguales – decidió seguir la estrategia que ya habían aplicado otras estaciones alpinas: reducir los precios. Y por primera vez en su historia ofrece paquetes de descuentos concertados entre varios negocios.

En la portada de la web de la Oficina de Turismo de este centro turístico se puede leer con una grande y vistosa caligrafía roja: “15% de descuento durante su próxima estancia en Verbier”.

Por su parte,  la compañía local de remontes Téléverbier ofrece un 15% de descuento en los forfaits de seis días vendidos en agencias de viajes de la eurozona. Y ofrece también un descuento del 5% general a quien compre con antelación un forfait en línea. En tanto, las llamadas actividades ‘après-esquí’ también son más accesibles para el bolsillo de los viajeros gracias a diversas promociones.

En 2008, cuando el euro y la libra esterlina eran más fuertes que el franco helvético, Verbier registró la cifra récord de un millón de pernoctaciones. Los años posteriores fueron difíciles y el dato se estabilizó en 830 000 pernoctaciones. Las autoridades que aguardaban un repunte en 2015 seguramente quedarán decepcionadas.

Vicent Riba, jefe de Comunicación de la Oficina de Turismo de Verbier, afirma que la nueva estrategia de descuentos es un ejercicio vital para no perder clientes nacionales y extranjeros.

“Debemos enviar mensajes positivos. Hasta ahora Suiza solo ha dado a conocer información negativa. Queremos mostrar que aunque estemos en una estación alpina de alta gama también hemos ajustado nuestros precios y ofrecemos valor agregado”.

Desaceleración económica

A escala nacional, Suiza Turismo ha registrado menos reservaciones y da cuenta también de más cancelaciones de enero a la fecha. Pero Christophe Sempéré, presidente de la Asociación de Administradores de Alquileres de Verbier (AGIV), considera que es prematuro hacer un balance del impacto que ha tenido la apreciación del franco en este destino turístico, ya que prácticamente  el 80% de las reservas en esta temporada se hicieron antes de que el BNS anunciara su nueva política cambiaria.

“Nos preocupa, sobre todo, lo que sucederá en marzo y abril. Hemos tenido algunas cancelaciones y observamos una demanda muy baja. Casi no hemos tenido reservaciones de enero a la fecha”, precisa.

Verbier es reputado por ser un centro vacacional caro y atractivo para ricos y famosos, entre ellos celebridades como el cantante James Blunt. Pero también lo visitan turistas de clase media de Suiza y Europa.

“Verbier logra una mezcla entre la gente adinerada y aquellos que buscan diversión. Esta es su fortaleza. No es Courchevel (Francia) ni Gstaad (Suiza)”, señala Sampéré.

Por ahora, los habitantes de esta localidad del cantón del Valais consideran que el impacto del franco suizo se ha dejado sentir de forma desigual en los restaurants, cafés y bares de Verbier. A primera vista, parece que nada importante ha sucedido. Philippe Bernard, propietario del restaurante Le Carrefour, ubicado muy cerca de las pistas de esquí, confirma que no ha visto grandes cambios y refiere que la gente no habla mucho de dinero. No obstante, percibe “una tendencia general hacia la desaceleración”.

Los carteles de ‘rebajas’ se ven en muchas vitrinas del pueblo. Por ejemplo, afuera de Evasion Sports, una estantería exhibe grandes descuentos sobre los esquís de alta gama. Roux, quien también es presidente de la Sociedad de Vendedores y Artesanos de Verbier (SCAV), considera que los restaurantes y las tiendas son “el último eslabón de la cadena de servicios” y opina que sí están sufriendo más que otros negocios.

A su juicio, existe una gran diferencia para los turistas entre viajar a Verbier, en Suiza, o a destinos como Chamonix, en Francia. “Venir aquí ya resultaba un 50% más caro que ir a otros países de la eurozona. Y ahora (con el franco suizo fuerte), nos encontramos con grandes inventarios. Competir será difícil, pero no nos queda más remedio que adaptarnos”.

“Más pasta”

Pese a ello, la nueva estrategia de descuentos de Verbier también recibe críticas. Roux refiere que algunas personas sienten que ofrecer rebajas es el reflejo de un sentimiento de pánico.

En general, para dinamizar la llegada de viajeros, la Oficina de Turismo del Valais anima a todos los centros turísticos a centrarse en la calidad, ya que los suizos representan el 52% de los visitantes de este cantón.

Riba admite que ofrecer descuentos en un lugar como Verbier, que siempre ha buscado proyectar una imagen de exclusividad, puede resultar un  ejercicio de comunicación poco convencional.  “Contamos con un distintivo de calidad, quizás no como St. Moritz (cantón Grisones), pero sí equivalente al de Zermatt (Valais), así que la gente piensa automáticamente que Verbier es muy caro”.

Desde el 15 de enero, los tipos de cambio del franco frente al euro y la libra esterlina parecen haber entrado en una fase de relativa estabilidad, pero a decir de los turistas, aún socavan sus bolsillos.

“Hemos comido mucha más pasta ahora que en vacaciones anteriores”, confiesa una francesa de mediana edad.

“Verbier es comparable con estaciones francesas como Val d’Isère y Les Trois Vallées, pero si antes era un 20% más caro, ahora lo es un 40%”, dice otra turista francesa que aguarda fuera del restaurante Le Carrefour.

Sin embargo, no todo el mundo se ha visto afectado.

“El dinero es la última cosa que preocupa a mis huéspedes. Les tiene completamente sin cuidado. Son personas que gastan 9 000 francos suizos en caviar en un solo día. Así que gastar no les molesta en absoluto”, afirma Max Mepham, ‘chef’ en un chalet de lujo que atiende a turistas rusos, árabes, franceses, italianos y suizos del más alto poder adquisitivo.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas

×