Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Fundación Beyeler


Gauguin, sus estrellas, su ‘show’... y las multitudes


Por Ariane Gigon, Zurich


Gauguin en Beyeler, la exposición de todos los superlativos.   (Keystone)

Gauguin en Beyeler, la exposición de todos los superlativos.  

(Keystone)

Merced a una puesta en escena y a una audaz estrategia de mercado, la retrospectiva de Gauguin que presenta la Fundación Beyeler, de Basilea, atrae a numerosos visitantes. ¿A costa de la calidad? No, dice el sociólogo Olivier Moeschler. Por el contrario, un buen uso de las nuevas tecnologías permite descubrir el arte a nuevos públicos.

Se trata de una exposición superlativa. Con la retrospectiva consagrada a Paul Gauguin (abierta hasta el 28 de junio), la Fundación Beyeler considera haber logrado “la más bella exposición” realizada sobre el artista, cuyo radicalismo es siempre fascinante. No solamente algunas de las obras exhibidas no se habían visto desde hacía tiempo, sino que la muestra incluye diversas innovaciones.

Algunos ejemplos: estrellas de cine fueron invitadas a lecturas previas a la apertura de la exposición, proyecciones multimedia interactivas que permiten a los visitantes “navegar” en la información a su guisa, y listas de reproducciones musicales disponibles en línea. Pero, ¿todos esos esfuerzos, suerte de paquete de lujo para envolver una caja vacía, no terminarán por matar la percepción del arte?, preguntamos a Olivier Moeschler, investigador asociado del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lausana y especialista en Sociología de la Cultura.

swissinfo.ch: El éxito de la exposición no obedece más a la estrategia de mercado que a la manifestación de un interés preponderante del público?

O.M.: Esta estrategia de comunicación demuestra simplemente que una gran exposición se “vende” o, mejor, se promueve, como una superproducción de Hollywood para despertar la curiosidad de un público amplio. Incluso se recurrió a Bastian Baker para seducir a un público más helvético y más joven, probablemente para rejuvenecer y renovar el público de la institución.

swissinfo.ch: ¿Esta lógica económica tiene cabida en el mundo de las bellas artes?

O.M.: En el fondo, nada de malo hay en ello si está bien hecho. Hace tiempo que la economía -no de los bienes simbólicos, sino de los bienes en general- comprendió que más que satisfacer deseos, había que suscitar, crear necesidades, crear demanda. Eso demuestra también que las instituciones culturales -por lo menos cuando se lo pueden permitir- dominan perfectamente las reglas del juego mediático y el lenguaje para atraer a un público más amplio. Este éxito permite amortizar la inversión. Estuvo bien presentar la seria lectura de Keanu Reeves y la voluntad de hacer entrar a Bastian Baker en la lógica de la exposición y del museo, y no a la inversa.

Esto permite igualmente beneficiar a un amplio círculo de visitantes. Se puede entonces entender esta estrategia como una bendición, como una herramienta para la democratización cultural, para el acceso de un número mayor de personas a obras de valor. También es una confirmación de que la cultura y sus instituciones se han visto obligadas a descender de su pedestal. Deben justificar su existencia, mostrar cifras, interesar a multitudes, para legitimar sus costos -una presión mucho mayor aquí al tratarse de una fundación privada. Pero si esto puede realmente ampliar y diversificar el público, es algo bueno. 

swissinfo.ch: ¿Se requiere ahora acompañar las exposiciones de arte de medios tecnológicos sofisticados para atraer al público?

O.M.: Las imbricaciones entre lo numérico y las obras físicas “tradicionales”, los lugares reales y los digitales, son múltiples hoy en día. Las fronteras a veces son borrosas entre las instituciones y el internet, entre creadores y espectadores, entre profesionales y aficionados... Con el libro digital, presentado al final de la exposición, se recurre a una cierta creatividad y a la dimensión participativa  entre los espectadores. Uno de los logros de los años 60-70 fue el de pensar que “todos somos artistas”, en línea directa con el individualismo burgués convertido también en subjetivismo, prolongado hoy por la “sociedad creativa” que observa a todo el mundo crear y difundir sus obras todo el tiempo, al menos potencialmente, por supuesto.

swissinfo.ch: ¿Los altos costos de organización (seguros, transporte, mantenimiento ...) explican la necesidad de hacer rentables las exposiciones?

O.M.: En términos puramente económicos y pecuniarios, hay probablemente una necesidad de atraer a mucha gente para rentabilizar las inversiones, pero las motivaciones no pueden nunca, mucho menos en el sector cultural, reducirse a un interés material. Siempre hay muchas lógicas, entre la necesidad de sujetarse a un presupuesto y dar a conocer los nombres de mecenas y patrocinadores, en efecto, pero también la democratización cultural, el placer de atraer a un amplio público, el deseo de cambiar nuestra mirada sobre el arte y, con ello, sobre el mundo...

swissinfo.ch: ¿El espectáculo y lo espectacular, no terminan por ocultar la percepción del arte como tal? Hablaríamos entonces más del libro táctil que de las pinturas de Gauguin...

O.M.: Todo depende del dispositivo de la exposición, del camino concebido por los diseñadores, del lugar que reservan para el público. En este caso, se trata de un elemento moderno y de moda que debería generar interés en los medios y, probablemente, de un público más joven. Es uno de los objetivos de la cultura y las instituciones culturales, hoy tal vez más que nunca: hay que rejuvenecer al público, renovarlo, y mantenerse así con vida. Pero si la forma está en acuerdo con el contenido y la experiencia aporta algo al público y los organizadores, incluso en la relación con las obras y el público, entonces es un éxito. 

swissinfo.ch: ¿Habrá que volver a exposiciones quizá más modestas?

O.M.: El ámbito cultural es amplio y variado, y por ello habrá siempre “grandes producciones”, casi hollywoodescas, como esta exposición de gran presupuesto y gran público, y manifestaciones de tamaño medio, incluso más modestas. No hay que confundir el tamaño de un evento cultural con su importancia, no es debido a que un espectáculo es grande que es interesante. Lejos de eso. Las cosas en cultura son, como en otros campos, complejas y a veces inesperadas, y recordarnos esto es, incluso, lo propio del arte. 

La exposición

La Fundación Beyeler, en Riehen, cerca de Basilea, se ubica en un edificio diseñado por Renzo Piano y alberga el museo de arte más visitado de Suiza.

Inaugurada el pasado 8 de febrero, la exposición consagrada a Paul Gauguin (abierta hasta 28 de junio ) podría establecer nuevos récords de asistencia.

También podría ser la más cara organizada hasta ahora por la fundación. Pero la entidad solamente publica cifras en su informe anual.

Se necesitaron seis años de preparación para reunir cincuenta obras (43 pinturas y ocho esculturas), 29 transportes especiales y el recorrido de 60 000 kilómetros. La Fundación Beyeler tuvo que hacer grandes préstamos de otros museos e inclusive llenar salas enteras de algunos de ellos con sus propios cuadros como garantía.

La venta de la pintura ‘Nafea faa ipoipo’ (‘¿Cuándo te casas’?), por el monto récord de 300 millones de dólares, previa a la apertura de la muestra, atizó la curiosidad del público.

Estrellas del espectáculo leyeron cartas de Gauguin. Acudieron los actores Vincent Pérez y Keanu Reeves, además de que Marc Almond y Dominique Horwitz cantaron piezas de Jacques Brel, admirador de Gauguin.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×