Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

GINEBRA INTERNACIONAL La escasez de fondos afecta a la ONU en Ginebra

Sede de la ONU en Gnebra

El problema de liquidez afecta a los principales centros de operaciones de las Naciones Unidas, como la sede de Ginebra, que cuenta con 5 000 empleados permanentes.

(UN Photo / Jean-Marc Ferré)

Las Naciones Unidas enfrentan una grave crisis de flujo de caja. Un total de 63 países, entre los que se encuentra Estados Unidos -su principal contribuyente- adeudan cuotas anuales al organismo. En Ginebra ya empezaron los recortes al presupuesto y Suiza está inquieta.

El secretario General de la ONU, Antonio Guterres expresó hace unos días a la Quinta Comisión de la Asamblea GeneralEnlace externo que las finanzas de este organismo atraviesan un momento dramático.

“Este mes, registraremos el déficit más alto de la década. Estamos en riesgo de iniciar el mes de noviembre (…) sin suficiente efectivo para cubrir las nóminas. Nuestro trabajo y nuestras reformas están en riesgo”, subrayó.

A finales de septiembre, los Estados miembros de la ONU habían pagado solamente 70% de las cuotas que deben realizar cada año, un dato por debajo del 78% reportado en el noveno mes del 2018.

De acuerdo con la ONU, 130 países han pagado cuotas por 1 990 millones de dólares (1 980 millones de francos suizos) este año, pero aún hay adeudos por 1,3 billones de dólares.

Por ejemplo, Estados Unidos es responsable de aportar 22% del presupuesto ordinario de la ONU. Actualmente debe 381 millones de dólares de presupuestos de años anteriores y 674 millones de dólares del presupuesto ordinario del 2019. Este país también está a cargo de solventar 28% del presupuesto dedicado a mantener la paz internacional, que se maneja por separado, pero se ha comprometido a pagar solo 25%. El adeudo actual de esta nación suma 2 400 millones de dólares.

"No intentamos señalar a nadie con el dedo”, dijo a swissinfo.ch Alessandra Vellucci, directora del Servicio de Información de la ONU en Ginebra. "Si observamos los números veremos que hay 193 Estados miembros de la ONU y hasta el mes de octubre 130 de ellos han pagado”.Enlace externo

Pero hay otros contribuyentes morosos, entre ellos, Brasil, Irán, Israel, México, Corea del Sur, Arabia Saudita y Uruguay.

Medidas extraordinarias

En una entrevista publicada el mes pasado por el periódico suizo Le TempsEnlace externo,Tatiana ValovayaEnlace externo, nueva directora general de la ONU en Ginebra afirmó que heredó “una muy compleja situación financiera”.

La sede de la ONU en GinebraEnlace externo emplea a 5 000 personas de forma permanente. Pero las otras oficinas de la ONU en Nueva York, Viena y Nairobi, así como las comisiones regionales, también se han visto afectadas.

Al respecto, Vellucci ha dicho que se está evaluando el impacto de esta crisis general en las operaciones específicas de la ONU en Ginebra y los gerentes revisan propuestas concretas para ir reduciendo costos.

Desde el inicio del 2019, la ONU ha ajustado con minucia la contratación de personal y cualquier gasto adicional que no esté relacionado con la nómina al tiempo que da un seguimiento constante al flujo de caja. Guterres fue más lejos y solicitó el mes pasado medidas adicionales para atender el déficit actual: los puestos vacantes no se renovarán, solamente se realizarán los viajes esenciales, y los eventos previstos fuera del horario laboral y otro tipo de reuniones no indispensables deberán anularse o aplazarse.

"Haremos todo lo posible para no afectarlos salarios. El objetivo es no tocar el presupuesto destinado al pago de nómina”, expresó Vellucci.

“¿Nos pagarán?”

Ian Richards, presidente de la asociación de personal de la ONU en Ginebra, afirmó que la crisis de liquidez que vive la ONU ha sido muy perjudicial. Admitió que sus colegas están “muy preocupados” ante la posibilidad de que el dinero pueda agotarse.

"Quieren saber si nos pagarán", dijo a swissinfo.ch.

"A partir del verano comenzaron a congelarse las contrataciones en el secretariado de la ONU en Ginebra. Ahora mismo, estamos revisando las facturas de consumo de combustible, habrá menos horas extra y menos eventos. Y se ha solicitado a las distintas divisiones que pospongan sus conferencias o justifiquen plenamente las reuniones que deben realizar este año”.

Richards también advirtió que las decisiones que se están tomando de recortes y posposición de gastos en bienes y servicios podrían tener un impacto en las cuentas de los proveedores suizos que tiene la ONU en Ginebra.

Repercusiones

Todo este panorama inquieta al país anfitrión de la sede ginebrina de la ONU.

"Suiza está particularmente preocupada por la crisis de liquidez que enfrenta la ONU", expresó la portavoz de la cancillería suiza, Paola Ceresetti. Añadió que es probable que la crisis tenga un impacto general en las operaciones de la ONU. Algunas de las repercusiones de la falta de liquidez ya se hicieron patentes a través de recortes en los servicios de interpretación y presentación de informes durante las sesiones de junio, julio y septiembre del Consejo de Derechos Humanos de la ONUEnlace externo en Ginebra.


Traducido del inglés por Andrea Ornelas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes