Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Bicentenario


Ginebra se lanza a los caminos para seducir a Suiza




En Lucerna, el autobús de promoción de Ginebra se ubica en un lugar estratégico entre la sala de conciertos y el borde del lago.   (Fondation pour Genève)

En Lucerna, el autobús de promoción de Ginebra se ubica en un lugar estratégico entre la sala de conciertos y el borde del lago.  

(Fondation pour Genève)

Hace doscientos años que Ginebra ingresó oficialmente a la Confederación. Para celebrarlo, sus autoridades fletaron un autobús que recorre las principales ciudades suizas. El objetivo: dar a conocer de una manera más amplia el cantón al resto de los confederados y suprimir algunos estereotipos. Encuentro en Lucerna.

Ginebra y Lucerna son especialmente conocidas por los turistas extranjeros. Este  día de finales de abril, tienen la oportunidad de descubrirlas de forma simultánea. En plena ciudad de Lucerna, entre el Centro de Congresos y Cultura (KKL), diseñado por el arquitecto francés Jean Nouvel, y las orillas del pintoresco lago de los Cuatro Cantones, se estaciona el autobús que promueve al cantón.

Un vehículo que difícilmente pasa desapercibido ya que está decorado completamente con grandes dibujos de Zep, el padre de ‘Titeuf’.

Lucha contra los prejuicios

Iniciada y organizada por la Fundación de Ginebra, una sociedad de utilidad pública que trabaja por el esplendor de Ginebra, esta gira denominada ‘Ginebra al encuentro de los suizos’, tiene lugar del 18 de abril al 27 de junio. Durante 70 días, el autobús visita 43 ciudades, la capital y la segunda ciudad de cada cantón del país, así como dos localidades exteriores, Vaduz (Liechtenstein) y Divonne-les-Bains (Francia).

Este periplo es una ofensiva publirrelacionista de gran escala. Su presupuesto, dos millones de francos, fue proporcionado principalmente por patrocinadores privados. La idea no es solamente celebrar el bicentenario de la firma del tratado de adhesión de la República de Ginebra a Suiza (19 de mayo 1815), sino también torcerle el cuello a los prejuicios y clichés que algunos suizos alimentan con respecto a Ginebra.

En 2012, el ‘Weltwoche’ (semanario cercano a la derecha conservadora)  provocó indignación en la parte de expresión francesa del país con la publicación de un artículo intitulado “Los griegos de Suiza”. La población francófona, y en particular los ginebrinos, fueron descritos como poco trabajadores, proclives a la botella y despilfarradores.

Para Ivan Pictet, esta vuelta de Suiza permite poner los puntos sobre las íes. “Queremos mostrar que contribuimos claramente a la prosperidad de Suiza, cuando a menudo se nos ve como una carga para el país con nuestras numerosas organizaciones internacionales y nuestra población constituida a medias por extranjeros. En realidad, somos el tercer mayor contribuyente del sistema de perecuación financiera que permite transferir fondos de los cantones más ricos a los más pobres”.

No solamente la Ginebra internacional

En Suiza, como en el exterior, Ginebra es conocida por ser la sede de numerosas  organizaciones internacionales, amén de la ONU: el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Internacional del Trabajo, por citar solo algunas. El periplo, naturalmente, destaca esta faceta. En el interior del autobús, fue instalada una exposición audioguiada sobre la presencia de las organizaciones internacionales y su impacto en la vida de personas del mundo entero.

Pero hay muchas otras cosas por descubrir. “Por ejemplo, Ginebra no es solamente los bancos, las Naciones Unidas y el Chorro de Agua. Es también un cantón agrícola. Pocas personas saben que el 42% de su territorio está dedicado a la agricultura”, dice el exembajador Luzius Wasescha, miembro de la Fundación para Ginebra.

Las pancartas colocadas alrededor del autobús llaman la atención sobre esas distintas realidades. Y como el interés pasa a menudo por el estómago, el visitante puede conocer la receta del tradicional gratinado de cardo y degustar algunos vinos. Es también la oportunidad de nuevos descubrimientos, ya que pocas personas saben que después del Valais y de Vaud, Ginebra, con sus 1 400 hectáreas de superficie vitícola, es la tercera viña del país. 

La entrada de Ginebra a la Confederación

La República de Ginebra estableció vínculos con la Confederación previo a su adhesión. Firmó un primer tratado de asistencia mutua con los cantones de Friburgo y Berna en 1526. Luego hubo otros. Hasta 1798, la República de Ginebra fue aliada de la Confederación Suiza.

En 1798, la Francia revolucionaria invadió la Confederación y estableció una República Helvética “hermana”. El territorio ginebrino fue incorporado a Francia por el Tratado de Reunión del 15 de abril de 1798.

Tras la derrota militar de Napoleón, las tropas francesas salieron de Ginebra el 30 de diciembre de 1813 y la República del Antiguo Régimen fue restaurada.  Incapaz de permanecer aislada, Ginebra se acercó a Suiza. Para evitar un  retorno de los franceses durante los Cien Días, soldados de Friburgo y Solothurn desembarcaron en el Puerto Negro el 1º. de junio de 1814. Esa gesta es reconstituida aún año con año.

Las autoridades de Ginebra firman oficialmente su entrada a la Confederación Suiza el 19 de mayo de 1815, junto con los cantones de Neuchâtel y del Valais.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×