Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Guerra de trincheras en Consejo de Derechos Humanos

El frente se endurece contra países occidentales y latinoamericanos en Consejo de Derechos Humanos

(Keystone)

La sesión del Consejo de los Derechos Humanos (CDH), que concluye esta semana en Ginebra, tropieza con el asunto de la difamación de las religiones y la revisión de los mandatos de los investigadores independientes.

Yves Lador y Claude-Adrien Zoller subrayan los retrocesos de la institución de la ONU y las amenazas que pesan sobre su futuro. Puntos de vista de ambos especialistas.

El consultor Yves Lador y Claude-Adrien Zoller, director de Ginebra para los derechos humanos –entidad que instruye a las ONG y a los diplomáticos que trabajan en el área en el seno de la ONU- quisieran saber hasta dónde van a llegar los países africanos, los de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), China y Rusia.

En suma, ese conjunto de Estados que forman una alianza informal y cuyos votos son mayoritarios en el seno del Consejo.

Según diversas ONG, esta alianza busca muchas veces debilitar, incluso socavar los mecanismos de defensa de los derechos humanos, mientras que el objetivo oficial del CDH es promoverlos y reforzarlos, lo que intentan hacer con mayor o menor convicción otros miembros del Consejo, occidentales y latinoamericanos.

Ofensiva lanzada en 2006

Los dos países que actualmente lideran el grupo afro-asiático son Pakistán, por la OCI, y Egipto, por el grupo africano, mientras que Cuba –durante mucho tiempo a la cabeza de este grupo– adopta posiciones mucho más conciliantes. Hay que decir que el régimen de Castro ha obtenido entretanto que se haya puesto fin al mandato del relator especial para Cuba.

El grupo mayoritario sólo mantiene la ofensiva lanzada durante las negociaciones con vistas a la creación en 2006 del Consejo de los Derechos Humanos (CDH), sobre los escombros de la Comisión de los Derechos Humanos.

"Esta alianza primero intentó transformar el CDH en contrapoder para los países occidentales y muy particularmente Estados Unidos, que están en posición de fuerza en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU", explica Claude-Adrien Zoller.

Añade: "Esta alianza pasa actualmente a la etapa siguiente: minar la independencia del Alto Comisionado de los Derechos Humanos y tomar su control vía el CDH. Suiza es el único país que claramente se ha opuesto a esta estrategia a desarrollarse en varios años.

El argumento del islamofobia

Esto significa que ambos bloques que se enfrentan en el seno del CDH no están separados por una frontera rígida como una cortina de hierro, porque cada Estado defiende ante todo sus propios intereses, en el Consejo como en cualquier otro lugar. Y el debate que empieza alrededor de la espinosa cuestión de la difamación de las religiones podría ilustrar las diferencias de posición.

Animado por los países miembros de la Organización de la Conferencia Islámica, este tema gana terreno en el seno del Consejo de los Derechos Humanos. La difamación de las religiones es objeto, por ejemplo, de una resolución que podría ser adoptada esta semana al final de la principal sesión del CDH.

"Cuando el OCI pone por delante y utiliza el argumento de islamofobia para impedir las críticas contra los Estados, recibe el apoyo de países como China o Rusia, explica Claude-Adrien Zoller. Pero cuando se trate de volver a definir la libertad religiosa, según los criterios del OCI, Moscú o Pekín deberían abstenerse. Esos Estados no tienen ninguna gana de favorecer el Islam en su país".

Por su parte, Yves Lador, especialista de los derechos humanos, recuerda que este debate está fuertemente teñido de consideraciones políticas.

"Debilitados tras la caída del Muro de Berlín, los regímenes autoritarios vuelven a la carga. La difamación de las religiones constituye un instrumento formidable para subvertir los derechos fundamentales que protegen ante todo a los individuos frente a los Estados", recuerda Yves Lador.

Los Estados que querrían que la difamación de las religiones fuera considerada una violación de los derechos humanos invocan la islamofobia que se difunde en los países occidentales. Yves Lador no discute la existencia del problema. Pero teme la imposición de criterios definidos por Estados autoritarios donde el Islam es religión de Estado.

"Según la manera en que se califica la difamación de las religiones como una forma de racismo, será el Estado y no el individuo el que será protegido", arguye Yves Lador.

Amenaza contra el multilateralismo

"Los frentes no dejan de endurecerse", señala Yves Lador. "Precipitándose en la brecha abierta por Estados Unidos, algunos Estados autoritarios la toman, vía los derechos humanos, contra el conjunto del sistema multilateral de las Naciones Unidas. Confrontados con las violaciones que ellos mismos cometen en nombre de la lucha contra el terrorismo, los Occidentales están mal parados para replicar". Una tendencia favorecida por el vuelco de la economía en dirección de Asia.

Un punto de vista que comparte Claude-Adrien Zoller: "Por ahora, los países occidentales y latinoamericanos consiguieron limitar los daños en el seno del CDH. Corrigen los retrocesos confirmados por el Consejo impulsando medidas positivas como el Examen periódico universal. Pero nada está dicho y los nuevos retrocesos(distancias) son lejos de ser excluidos. "

swissinfo, Frédéric Burnand, Ginebra
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Derechos Humanos en la ONU

La Comisión de los Derechos Humanos de la ONU fue creada en 1946.

La entidad redacta la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada el 10 de diciembre de 1948.

En 1966, logra que la Asamblea General de la ONU adopte dos tratados que completan la Declaración de 1948: el pacto de los derechos civiles y políticos y el de los derechos económicos, sociales y culturales.

A partir de 1967, la Comisión actúa contra las violaciones de estos derechos, al tiempo que desarrolla esto mecanismos y procedimientos de investigaciones.

La 62ª y última sesión de la Comisión de los Derechos Humanos de la ONU inicia sus labores el 20 de marzo de 2006 y pasa el relevo al Consejo de los derechos humanos.

El 19 de junio de 2006, el Consejo mantiene su primera sesión en Ginebra.

Fin del recuadro

EL FUTURO DE LOS EXPERTOS INDEPENDIENTES

Durante la sesión de cuatro semanas que concluye el próximo 28 de marzo, los 47 miembros del Consejo de los Derechos Humanos siguen la revisión de los mandatos de una cuarentena de investigadores independientes (procedimientos especiales) heredados de la antigua Comisión de los Derechos Humanos.

Desde la creación del Consejo en 2006, dos mandatos han sido suprimidos (Cuba, Bielorrusia). El grupo africano acaba de proponer suprimir el cargo de relator especial para la República Democrática del Congo.

Suiza, como el resto del grupo occidental, procura mantener esos procedimientos especiales y reforzar su mandato. Los países del Sur, con excepción de aquellos de América Latina, buscan retener a estos relatores especiales y suprimir a los que siguen la situación de un país en particular.

Durante esta sesión, el Consejo debe también escoger a expertos para reemplazar a 14 relatores especiales que llegan al término de su mandato.

Los 14 candidatos a estos puestos, seleccionados por el presidente del Consejo de los Derechos Humanos, Doru Romulus Costea, se topan con la oposición de los países africanos, asiáticos e islámicos.

Suiza hace campaña por el sociólogo Jean Ziegler. El relator actual y especial sobre la alimentación, que llega al final de su mandato, postula para hacerse uno de los 18 miembros del órgano consultivo del Consejo, que serán elegidos en votación secreta por los 47 Estados miembro el próximo 26 de marzo.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes