Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Guerra y paz Rechazan más control a financiamiento bélico en Suiza

Armas

Producción de armas en Rheinmetall en Altdorf, cantón de Zúrich. En 2019, las empresas suizas exportaron un 43% más de material de guerra que el año anterior por un monto total de 728 millones de francos.

(Keystone / Urs Flueeler)

El Banco Nacional Suizo y las instituciones de previsión pueden mantener sus inversiones en compañías que producen material de guerra consideró este jueves  el Consejo Nacional. Estimó que la ley actual es suficiente para controlar las inversiones en el comercio de material bélico.

Por lo tanto, la mayoría de la Cámara bajaEnlace externo del Parlamento suizo invitó al pueblo a rechazar la iniciativa popularEnlace externo ‘Por una prohibición del financiamiento de los productores de material de guerra’.

Los diputados rechazaron también, con 105 contra 87, elaborar un contraproyecto para fortalecer la prohibición del financiamiento indirecto de armas prohibidas y aumentar la transparencia. Las voces de los Verdes, los Verdes Liberales, los Socialistas y los representantes del Partido Evangélico no fueron suficientes para inclinar la balanza.

La iniciativa popularEnlace externo contra el comercio de guerra fue lanzada por el Grupo para una Suiza sin ejército (GSsA) y los jóvenes Verdes. El texto pide la introducción de un nuevo artículo constitucional que estipule que el Banco Nacional Suizo (BNS), las fundaciones y las instituciones de previsión tienen prohibido financiar a los productores de material de guerra. Esto significa que ya no les sería posible otorgar un crédito, un préstamo, una donación o adquirir valores, acciones o productos financieros vinculados a empresas en las cuales más del 5% de la facturación anual proviene de la producción de material de guerra.

¿El dinero o la moral?

El debate se resumió a una confrontación de izquierda-derecha, un lado defendiendo los valores éticos y el otro la plaza económica helvética. “El BNS aplica ya criterios de inversión muy estrictos y rechazamos cualquier injerencia política en los asuntos del banco”, declaró Maja Riniker, del Partido Liberal Radical (PLR, derecha liberal). “Además, las PYME, que garantizan empleos en Suiza, sufrirían con esa iniciativa, ya que aquellas que producen herramientas de precisión para ciertos armamentos también se verían afectadas”.

Los diputados de la derecha explicaron que a las instituciones de previsión les resultaría difícil realizar inversiones seguras y diversificadas, lo que podría conducir a menores rendimientos. “Suiza necesita habilidades en la producción de material de guerra”, dijo Mauro Tuena, diputado de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora), de lo contrario depende del extranjero para abastecer a su ejército y no puede cumplir sus obligaciones de neutralidad”.

Los parlamentarios de izquierda destacaron las contradicciones de Suiza, que promueve la paz mundial mientras vende armas y financia a los productores de materiales de guerra. “Es sobre todo una cuestión de credibilidad e imagen de nuestro país”, dijo Pierre-Alain Fridez, del Partido Socialista (PS). Suiza ha hecho de la política de buenos oficios, la representación diplomática de países en guerra, la instalación en su territorio de organizaciones internacionales, el establecimiento de conferencias y conversaciones de paz un sello distintivo. Ostenta una etiqueta de valores éticos. Debemos dar el paso, por una Suiza más en sintonía con sus valores”.

Los diputados de izquierda recordaron que la plaza financiera helvética era una de los más importantes del mundo y que tenía la oportunidad de dar un ejemplo. “Los índices del mercado de valores son numerosos, y muchos de ellos no están vinculados en absoluto al comercio de guerra”, señaló Léonore Porchet, de los Verdes (PES). Así que hay otros sectores de inversión que son tan estables y rentables como el comercio de guerra”.

Límites de la ley vigente

La ley suiza prohíbe el financiamiento directo de material de guerra prohibido: armas nucleares, biológicas y químicas, minas antipersona, municiones en racimo. También prohíbe el financiamiento indirecto, pero solamente si el propósito es eludir la prohibición del financiamiento directo. Varios parlamentarios de izquierda han argumentado que esta legislación es insuficiente, citando cifras de la ONG holandesa PAX en su proyecto Don’t bank on the bombEnlace externo según las cuales Credit Suisse, UBS y el BNS invirtieron casi 9 000 millones de dólares entre 2017 y 2019 en compañías que fabrican armas nucleares, incluidas Boeing, Airbus, Honeywell y Lockheed Martin.

“Hay una amalgama entre material de guerra prohibido y material de guerra no prohibido”, reaccionó el ministro suizo de Economía, Guy Parmelin. Recordó que la ley suiza prohíbe el financiamiento de ciertas armas, mientras que la iniciativa quería extender el alcance a todo el material de guerra.

“Las afirmaciones de Don't Bank the Bomb no nos permiten decir que la ley actual no funciona, porque no tienen en cuenta el hecho de que ciertos conglomerados como Airbus o Boeing también fabrican productos civiles, especificó.

En respuesta a las revelaciones de PAX, la Secretaría de Estado de Asuntos Económicos (SECO) controló en 2018 las inversiones de las compañías citadas en el informe de la ONG, agregó Parmelin. “Concluyó que los bancos tenían reglas efectivas para garantizar el cumplimiento de la ley y que no había procesos judiciales en curso. La legislación logra su objetivo, no pretende prohibir indiscriminadamente ninguna inversión en un conglomerado”.

Convencidos por los argumentos del Gobierno, la mayoría de la Cámara baja no quería entrar en el asunto en ningún contraproyecto destinado a fortalecer la ley actual. El expediente pasa ahora a la Cámara alta (Consejo de Estados). El pueblo tendrá, sin duda, la última palabra.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes