Reuters internacional

Un hombre camina por una calle inundada mientras pasa el huracán Matthew, en Puerto Príncipe, Haití. 4 de octubre de 2016. La tormenta más feroz del Caribe en casi una década golpeaba el suroeste de la península de Haití el martes con vientos de 230 kilómetros por hora y fuertes marejadas que causaron la muerte de al menos una persona, además de daños en casas y edificaciones. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

(reuters_tickers)

Por Makini Brice y Sarah Marsh

LOS CAYOS, Haití/ GUANTÁNAMO, Cuba (Reuters) - Matthew, el huracán más feroz que sufre el Caribe en casi una década, azotó el martes a Haití y Cuba con vientos de más de 160 kilómetros por hora que afectaron a ciudades y zonas agrícolas, lo que obligó a cientos de miles de personas a buscar refugio.

Calificado por Naciones Unidas como la peor crisis humanitaria que golpea a Haití desde el devastador terremoto del 2010, el huracán de categoría 4 desencadenó lluvias torrenciales en la isla de La Española que ese país comparte con República Dominicana.

En su avance hacia Estados Unidos, el ojo del huracán se alejaba desde la costa noreste de Cuba el martes por la noche, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH).

Al menos cuatro personas murieron en República Dominicana por el colapso de muros y deslizamientos de tierra, y se registraron dos víctimas fatales en Haití, donde las comunicaciones en las áreas más afectadas estaban caídas, lo que hace difícil evaluar la magnitud de los daños.

"Haití se enfrenta al mayor evento humanitaria visto desde el terremoto de hace seis años", dijo Mourad Wahba, Representante Especial Adjunto del Secretario General de la ONU para Haití. Más de 200.000 personas murieron en el país por el terremoto de enero del 2010.

Matthew desplazó vientos sostenidos de 230 kilómetros por hora (kph) o más durante gran parte del martes, aunque al caer la noche la velocidad del viento bajó a alrededor de 209 kph, dijo el CNH.

Los primeros reportes sugieren que Cuba no fue golpeada con tanta fuerza como Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, donde la situación fue descrita como "catastrófica" en la ciudad portuaria de Los Cayos.

En la ciudad cubana de Guantánamo, las calles se vaciaron luego de que las personas se trasladaron a refugios o se resguardaron dentro de sus hogares.

Matthew probablemente seguirá siendo un huracán importante al menos hasta la noche del jueves, y avanzará sobre Bahamas en dirección a Florida y la costa del sur de Estados Unidos, dijo el CNH. El gobernador de Carolina del Sur ordenó la evacuación de más de un millón de personas a partir de la tarde del miércoles.

Con las comunicaciones caídas en la mayor parte de Haití y un puente clave intransitables a causa de un río crecido, no había información inmediata sobre la magnitud total de las víctimas y los daños causados ​​por la tormenta.

EMPEZAR DESDE CERO

Los pronósticos apuntaban a una caída de hasta 1.000 milímetros de lluvia sobre las colinas de Haití, muy deforestadas y propensas a inundaciones y deslizamientos de tierra, lo que amenazaba a pueblos y los barrios vulnerables de la capital Puerto Príncipe.

"Las granjas han sido golpeadas con fuerza. Cosas como plátanos, frijoles, arroz (...) se han perdido", dijo Hervil Cherubin, de la organización no lucrativa Heifer International, que trabaja con 30.000 familias de agricultores en Haití. "La mayoría de las personas van a tener que empezar desde cero", agregó.

Matthew se encontraba a 32 kilómetros al noroeste del extremo oriental de Cuba a las 23.00 hora del este (0300 GMT). Se movía hacia el norte a unos 13 kph, dijo el CNH.

El Gobierno cubano usualmente lleva a cabo grandes esfuerzos para salvar vidas y bienes antes del paso de las tormentas, y las autoridades han pasado días organizando equipos de voluntarios que llevaron a los residentes a lugares más seguros.

La tormenta golpeó a la ciudad turística de Baracoa en la provincia de Guantánamo, sede de la polémica base naval y prisión militar estadounidense. La Marina de Estados Unidos ordenó la evacuación de 700 familiares del personal de la base ante el avance de la tormenta.

El presidente estadounidense, Barack Obama, canceló más temprano un viaje a Florida fijado para el miércoles, debido a los posibles efectos de la tormenta, dijo la Casa Blanca.

(Reporte de Joseph Guyler Delva en Puerto Príncipe y Makini Brice en Los Cayos; Reporte adicional de Marc Frank en Cuba y Jorge Pineda en República Dominicana, escrito por Frank Jack Daniel y Dave Graham. Editado en español por Rodrigo Charme, Carlos Serrano y Carlos Aliaga)

reuters_tickers

 Reuters internacional