AFP internacional

La bandera nacional de Francia bajo el Arco del Triunfo en París, el 11 de noviembre de 2016

(afp_tickers)

Cinco organizaciones cristianas presentarán el martes en París una iniciativa para abrir "pasillos humanitarios" hacia Francia que acogerán a 500 refugiados sirios "de los más vulnerables", procedentes de Líbano.

El presidente francés, François Hollande, estará presente en la firma de un protocolo de acuerdo para poner en marcha esta operación de "acogida solidaria" de exiliados, que huyen de la guerra que asola Siria desde marzo de 2011.

La firma asociará a los ministros Bruno Le Roux (Interior) y Jean Marc-Ayrault (Relaciones Exteriores) a tres estructuras católicas (comunidad de Sant'Egidio, Conferencia de obispos de Francia y Cáritas) y dos protestantes (Federación Protestante de Francia y Federación de Cooperación Protestante).

Según Sant'Egidio, iniciador del proyecto, Francia es el segundo país que instaura estos "pasillos humanitarios" después de Italia, que recibió a 700 sirios en este marco ecuménico desde febrero de 2016.

El corredor humanitario francés podrá utilizarse a partir de finales de abril. El dispositivo prevé "la inclusión" en Francia de "500 personas en los 18 meses posteriores a la firma del protocolo, con prioridad" para los "más vulnerables": familias con niños, mujeres solas, personas mayores, enfermos, discapacitados...

Aunque la iniciativa es cristiana, "la acogida es incondicional", sin criterio de pertenencia religiosa, señala a la AFP el presidente de la Federación Protestante de Francia, François Clavairoly.

"Se volvía insoportable ver llegar embarcaciones enteras llenas de muertos. Hemos querido ir a la raíz del problema", explica por su parte Valérie Régnier, presidenta de Sant'Egido en Francia. Más de 5.000 migrantes murieron en 2016 intentando atravesar el Mediterráneo para llegar a las costas europeas, según la ONU.

- Extensión europea -

Este protocolo debe permitir la concesión en Líbano de un visado de asilo a los desplazados en los campos fronterizos de Siria. Los beneficiarios serán elegidos por las asociaciones, antes de ser validados por las autoridades francesas. Una vez llegados a Francia en avión, "vía segura", recibirán el estatus de refugiado.

Esta visa de asilo es una particularidad francesa que ha beneficiado a 4.200 sirios desde 2012 y 4.700 iraquíes desde 2014, según el ministerio del Interior. Francia recibió igualmente a 3.000 personas desplazadas de campos en Oriente Medio el año pasado a través la "reinstalación", y cerca de 3.000 demandantes de asilo con el programa europeo de "recolocación" desde Grecia o Italia.

"No pedimos que el Estado nos dé dinero, sino que haga algo con el factor tiempo: dos meses para obtener la visa en el consulado de Beirut, después tres meses en Francia para que la 'Ofpra' (Oficina Francesa de Protección de los Refugiados y Apátridas) reconozca de su estatus de refugiado", sostiene el responsable de Sant'Egido.

Los gastos están "totalmente autofinanciados" a través de donaciones y la movilización de las redes cristianas. Un presupuesto valorados en 11.000 euros de media en un año para una familia de cuatro personas.

Sin embargo, la cuestión del recibimiento de extranjeros provoca cada vez mayor polémica, incluso entre los cristianos, en respuesta al miedo a un aumento del islamismo radical.

Las asociaciones esperan que los "proyectos piloto" en Italia y Francia se extiendan en Europa.

AFP

 AFP internacional