Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Iniciativa popular


No al impuesto a las herencias millonarias


Por P. Islas


 (Keystone)
(Keystone)

La ciudadanía rechazó este domingo la iniciativa para crear un impuesto a las herencias mayores a 2 millones de francos, para financiar así el seguro de vejez. El resultado es un revés para la izquierda.

Los resultados definitivos: 72% de votos, en contra.

Esta iniciativa, combatida por la derecha y los medios económicos, intentaba redistribuir la riqueza entre la población suiza y garantizar la financiación del seguro de vejez.

En Suiza, la riqueza está cada vez más concentrada. En 1990, el 1% de la población más adinerada del país poseía 30% del patrimonio neto nacional. Hoy, el dato alcanza el 40%, según la Administración Federal de Contribuciones (AFC). Y considerando la capacidad de este grupo para aprovechar la creciente “optimización fiscal” –si se compara con el ciudadano promedio– es previsible que dicha tendencia siga aumentando.

En este gráfico puede usted ver con inmediatez los resultados que se dan a conocer a lo largo de esta tarde, hasta conocer los resultados definitivos. También puede pulsar sobre cada cantón suizo para conocer la tendencia de voto en cada entidad federativa helvética, de los cuatro temas tratados hoy en las urnas.

En lo que se refiere a la reforma fiscal sobre las herencias, el Partido Socialista, los Verdes, el Partido Evangélico y la mayoría de los sindicatos en Suiza respaldaban esta iniciativa, cuyo nombre exacto era ‘Gravar las herencias de varios millones para financiar el AVS’.

Concretamente, proponía reformar el sistema impositivo en materia de sucesiones y que la recaudación del mismo sea competencia del Estado federal y no de los cantones (estados) como ocurre actualmente. De tal manera que el impuesto federal propuesto por esta iniciativa, pretendía gravar 20% de las sucesiones y donaciones superiores a 2 millones de francos.

Para evitar la oposición del medio empresarial, los precursores contemplaron en su texto una reducción de esa cuota en caso de que los concernidos fuesen dueños de empresas o explotaciones, solo en caso de que la generación que heredara esas sumas millonarias estuviese dispuesta a trabajar en ellas al menos 10 años.

Las sucesiones y donaciones en favor de los cónyuges o las parejas estaban, según la propuesta, exentas del pago de este impuesto, así como todo regalo en especies que no supere los 20 000 francos.

Se contemplaba que dos tercios de la suma recaudada se destinarían al Seguro de Vejez y Supervivencia (AVS) y el tercio restante, a los cantones. Hoy, todos los cantones, excepto Schwyz, cobran un impuesto sobre las herencias.

Entre los opositores a la propuesta estaba también el Gobierno, así como los responsables cantonales de la cartera de Finanzas. Consideraron que la propuesta constituía no solo una injerencia en la soberanía de los cantones, sino que reduciría la competencia entre cantones.

En su mensaje a la ciudadanía sobre esta iniciativa, el Consejo Federal (Ejecutivo) recomendó rechazarla.

La mayoría del Parlamento (partidos de centro y derecha) defendió también la soberanía fiscal y criticó la retroactividad del impuesto de donaciones, porque contradice la legislación vigente. En su opinión, la propuesta de la izquierda era injusta porque una persona que herede 1,99 millones de francos no pagaría un gravamen, pero cuatro descendientes que reciban 525 000 francos cada uno por una herencia de 2,1 millones de francos sí tendrían que tributar al fisco.

El voto ciudadano hoy también se inclinó en contra de la iniciativa. Solamente el 28% de los que hoy acudieron a las urnas a tratar el tema (44,4% del electorado total) apoyaron esta propuesta.

Para la derecha, este es un resultado adecuado, pues el impuesto propuesto habría acrecentado la carga fiscal en Suiza en detrimento del conjunto de la economía. "Suiza es uno de los pocos países europeos que grava el capital. Si el pueblo aprueba la iniciativa, tendríamos que soportar una triple imposición: sobre la renta, el patrimonio y las sucesiones”, afirmaba antes de conocerse la decisión ciudadana, Jean-François Rime, miembro de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora).

Para la izquierda este ‘no’ en las urnas, se suma al rechazo a otras tres propuestas que ya fueron sometidas al veredicto de las urnas en los últimos años, todas rechazadas: ‘1:12 – Por los salarios justos’, ‘Por un salario mínimo’ y ‘Contra los privilegios fiscales de los millonarios’.

Dato curioso: algunos empresarios de PYMES estaban a favor de la iniciativa. E incluso el millonario Hansjörg Wyss, que vive en EEUU, se declaró faborable a un "impuesto razonable sobre las sucesiones de entre 15 a 20%". Otros tres millonarios, de los alrededor de 240 000 que tiene Suiza, respaldaron el texto: Martin, Daniel y Marcel Meili. Estos tres herederos dispusieron más de medio millón de francos en la campaña a favor de la iniciativa, hoy rechazada.

Aunque rechazada, esta iniciativa marca una vez más el esfuerzo de algunos grupos partidistas para responder al reclamo popular de mayor equidad en la repartición de la riqueza, o dicho de otro modo, en reducir la brecha entre pobres y ricos. Baste mirar este gráfico para observar que cerca del 5% de la población suiza es millonaria, mientras que el 25% no declara ningún patrimonio en su declaración fiscal. 

Si bien, de nuevo hoy se rechazó esta opción para reducir la concentración de la riqueza en pocas manos en Suiza, el tema seguirá dando tela de dónde cortar a los grupos de izquierda, y a aquellos que apoyan mayor equilibrio monetario, como es el caso de Daniel Meili, que ha dicho tras conocer los resultados de hoy, que al menos él y sus familiares "han podido contribuir a reforzar el debate sobre  la disparidad en la repartición de los haberes", y que seguirán haciendolo.  


con información y datos gráficos de Armando Mombelli, swissinfo.ch

×