Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Inmigrantes, ¿chivo expiatorio en el debate político?


Por Julia Slater


Francis Mathey presenta el informe de la comisión. (Keystone)

Francis Mathey presenta el informe de la comisión.

(Keystone)

El impacto de la inmigración sobre el medioambiente y la calidad de vida en Suiza se ha convertido en un tema de debate político.

Un enfoque que la Comisión Federal para Asuntos Migratorios (CFM) considera bastante equivocado.

En rueda de prensa para informar sobre sus actividades en 2010, Francis Matthey, presidente de la comisión, pidió que los diversos desafíos que enfrenta Suiza actualmente sean discutidos los más cerca posible "de las áreas políticas a la que pertenecen".

"Lo que decimos, enérgica y claramente, es que los problemas de transporte, el medioambiente y parecidos, no deben vincular exclusivamente a la población inmigrante", dijo a swissinfo.ch, tras la conferencia celebrada a finales de mayo pasado.
 
Su llamado fue hecho el mismo día en que el partido conservador Unión Democrática del Centro (UDC) anunció su intención de convocar a una votación popular para introducir un tope y cuotas al número de extranjeros que reciben el permiso de residencia.
 
La Asociación de Ecología y Población, Ecopop, ha lanzado ya la iniciativa popular “Detener la sobrepoblación – para asegurar los fundamentos naturales de la vida”, que busca limitar el crecimiento anual de la población en Suiza: de un promedio de 1.3 % actualmente, a 0.2 %.


Ecopop dice que la iniciativa no se dirige a los extranjeros, sino contra la sobrepoblación en la tierra en general. "Para nosotros el problema es la densidad poblacional, independientemente de la procedencia de la gente”, señala en su página web.

 
Ya a fines de 2009, dos miembros del partido Verde presentaron un documento controvertido en el que advertían del peligro que representa la sobrepoblación para el medioambiente, aunque sin mencionar expresamente a los extranjeros. En realidad, Bastien Girod, uno de sus autores, dijo al diario 'Le Matin' que, en su opinión, el problema también se resolvería si más personas emigraran.

Suiza necesita de los inmigrantes

"Ciertos sectores políticos en este país atribuyen las dificultades a la población extranjera. Pero como comisión, parte de nuestra labor no es tratar de contradecir, sino indicar en lo posible los hechos. Y lo que los hechos en realidad demuestran es que somos un país con aspiraciones de tener una economía de alta calidad, y que tenemos una población suiza que no ha crecido durante muchos años. Solo se ha incrementado gracias a la inmigración", señaló Matthey a swissinfo.ch.

Su informe apunta que no solo las grandes empresas necesitan personal extranjero especializado. Actualmente alrededor del 80% de las empresas pequeñas y medianas tienen dificultades para reclutar a los expertos que necesitan.
 
La CFM reconoce que el crecimiento trae problemas consigo, pero debe ser tratado en el contexto de las políticas de planificación, infraestructura, transporte y vivienda.
 
El informe hace notar que Suiza se beneficia de las contribuciones realizadas por los trabajadores extranjeros a su sistema de seguridad social.
 
"El Ministerio del Interior ha calculado que si no fuera por los inmigrantes, el fondo estatal de pensiones habría estado en déficit desde 1992".
 
"La inmigración también ha desacelerado el envejecimiento de la población", Admitió también que a largo plazo estas contribuciones no serán suficientes, por lo que apeló a buscar nuevas maneras de garantizar la financiación de la seguridad social.
 
Los trabajadores no calificados son necesarios para ejecutar trabajos que los suizos no pueden o no quieren hacer, indicó Matthey a swissinfo.ch.

Aunque las personas menos calificadas encuentran mayores dificultades para ser aceptadas, son ellas las que contribuyen al bienestar de Suiza en áreas como hospitales, la industria del turismo y la agricultura.
 
"Y si simplemente se dice que se deben ir o que se debe reducir su número, se necesita saber quién los va a reemplazar."
 
"¿Cómo quiere estar Suiza en los próximos diez o 20 años? Esas son las cuestiones reales que tienen que responderse”.

Una historia exitosa

Matthey está convencido de que Suiza es un modelo exitoso en lo que se refiere a integración, en comparación con sus vecinos.
 
"Por supuesto que todavía hay algunas personas que no se adaptan a lo que nos gustaría tener, pero la inmensa mayoría de los inmigrantes acepta los valores de este país, trabajan, sus hijos van a la escuela, y creemos que su integración es muy exitosa", explicó a swissinfo.ch.
 
Mientras la atención hasta el momento ha estado centrada en la integración de los inmigrantes que viven en las ciudades, ha quedado claro en los últimos años que muchos de ellos - al igual que muchos nativos suizos - se han mudado de las zonas urbanas a los suburbios, que conservan bastante su carácter rural.
 
En 2008, la Comisión puso en marcha su programa "periurbano"*para promover la integración también en estas regiones. Se ha dado apoyo y respaldo a cinco regiones que presentaron propuestas para promover la convivencia entre grupos de población.
 
Simone Prodolliet, directora de la Comisión, precisó a swissinfo.ch que aunque el proyecto aún está en sus etapas iniciales, ha creado una conciencia creciente en esas regiones y que enfrentar los problemas con éxito requiere la participación de cada uno de los pobladores locales.
 
"Otro logro importante fue que los diferentes actores, con diversos orígenes  trabajaron juntos - en la planificación municipal, en el trabajo social o en otros campos - y encontraron puntos en común en los que podrían colaborar", dijo Prodolliet.
 
El proyecto se está ampliando y otras regiones han sido invitadas a presentar sus propuestas para que sean apoyadas por la Comisión.

Esquema ‘periurbano’

La Comisión Federal para Asuntos Migratorios (CFM)  lanzó su proyecto ‘periurbano’ en 2008.


La etapa inicial incluye 5 regiones:

 
Rheintal (St. Gall)
Freiamt (Argovia)
Cantón Glaris
La Broye (Friburgo y Vaud)
Le Chablais (Vaud y Valais)
 
Los objetivos son los siguientes:

Contribuir al desarrollo regional
Ayudar a mejorar la convivencia
Reunir a actores con diferentes orígenes
Motivar a la población local a participar
Aumentar la conciencia sobre el trabajo de integración
Encontrar nuevas formas de llevar a cabo el trabajo de integración
Fomentar políticas locales sostenibles de integración
Para la segunda etapa del proyecto, 15 regiones adicionales han sido invitadas a solicitar apoyo de la Comisión para promover una mayor integración.


(Traducción, Rosa Amelia Fierro), swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×