Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Instituto Europeo


Crisis de Ucrania: las amenazas afectan la cooperación


Por Igor Petrov


 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4
Director del Instituto Europeo de la Universidad de Zúrich, Andreas Kellerhals estima que Suiza debe tomar decisiones respecto a Rusia de manera independiente a la Unión Europea.  (swissinfo.ch)

Director del Instituto Europeo de la Universidad de Zúrich, Andreas Kellerhals estima que Suiza debe tomar decisiones respecto a Rusia de manera independiente a la Unión Europea. 

(swissinfo.ch)

La crisis en Ucrania pone en riesgo la paz en Europa. Suiza -que este año preside la OSCE- tendría que hablar con claridad, porque se trata de violaciones al derecho internacional, dice a swissinfo.ch Andreas Kellerhalls, director del Instituto Europeo (Europainstitut) de la Universidad de Zúrich.

La Unión Europa (UE) amplió las sanciones contra Rusia en los primeros días de agosto. Moscú intenta dar una respuesta “adecuada” preparándose para poner fin a las importaciones de alimentos procedentes de Occidente.

¿Está Occidente ante una nueva “Guerra Fría con Rusia”? Andreas Kellerhals, perito en Jurisprudencia y director del Instituto Europeo de la Universidad de Zúrich, descarta esa posibilidad. En esta crisis se intenta dar una nuevo diseño al reparto de poderes en el este de Europa. A Rusia le cuesta aceptar que ya no tiene la misma función de superpotencia del pasado.

swissinfo.ch: ¿Considera usted que la tercera etapa de sanciones de la UE contra Rusia y la reacción rusa son indicios de que Occidente está ante una nueva “Guerra Fría”?

Andreas Kellerhals: No, no lo creo. Pero puede ser que a quien crea en los principios de la Europa Occidental le sea difícil admitir la anexión de Crimea a Rusia. Esa acción fue llevada a cabo sin atenerse a las normas del derecho internacional y el referendo sobre la pertenencia de Crimea tampoco cumplió con los requisitos internacionales. Se hizo de prisa y sin la presencia de observadores independientes.

Puedo imaginar una reunificación de Crimea con Rusia, sobre todo porque la mayor parte de su población tiene ascendencia rusa. Pero eso debió hacerse con un procedimiento jurídico-estatal correcto. Precisamente esa actitud, la de dar a todas las partes la posibilidad de ajustarse a la reorganización de Europa en vez verse ante hechos consumados, hubiera contribuido quizás a la solución del problema.

A diferencia de la “Guerra Fría”, ya no tenemos diferencias ideológicas. La economía de mercado -al menos como es entendida-, se ha implantado en casi todas partes. Para Moscú se trata ahora de una cuestión de poder. A Rusia le cuesta aceptar que ya no es la misma superpotencia de antes.

El gobierno ruso es el que finalmente se perjudica con sus amenazas y medios de presión. ¿Por qué no emplea Rusia la ayuda amistosa para ganarse a sus vecinos en vez de amenazar? Así no se crean buenas bases para la cooperación.

Andreas Kellerhals

1978 - 1984: Estudios de Jurisprudencia en la Facultad de Derecho y Economía de la Universidad de Berna.

1986 - 1988: Periodo de prácticas y obtención del título de abogado y la licencia de notario de Solothurn.

1990 - 1991: Estudios en Tulane Unversity, School of Law, new Orleans, LA, EEUU, con especialización en leyes del comercio internacional y economía (con distinción).

1992: Promoción en Science Juris Doctor en Tulane University, School of Law.

2004: Capacitación para acceder a la cátedra en la Facultad de Derecho de la Universidad de Zúrich (Derecho Económico e Integración Europea).

Desde 2006: Catedrático titular de la Facultad de Derecho Económico, Derecho Europeo y Derecho Privado en la Universidad de Zúrich.

1987 - 1989: Secretario jurídico del Departamento de Justicia del cantón de Solothurn.

1989 - 1990: Secretario jurídico de una Fracción en la Asamblea Federal, Berna.

1991 - 1992: Abogado en el bufete de abogados “Reber, Niedermann & Hagmann”, Zúrich.

Desde 1992: Director del Instituto de Europa (EuropaInstitut) en la Universidad de Zúrich.

Desde 1994: Trabaja como abogado en (“Kellerhals & Kellerhals, Olten).

swissinfo.ch: Con respecto a la posición de Suiza en esta crisis, el ministro de Economía, Johann Schneider Amman, dijo hace poco: No sancionamos exactamente igual. Pero nos aseguramos, y eso es lo determinante, de que Suiza no sea utilizada como plataforma de desvío. ¿Qué opinión le merece esa versión si hasta en Alemania aumentan las voces reclamado que también Suiza se pliegue a las sanciones internacionales?

A.K.: Suiza no tiene la obligación de sumarse. Me parece correcto que Suiza no quiera sacar provecho de las sanciones. Nosotros debemos definir nuestras decisiones sin dependencia de la Unión Europea. Sin ataduras de intereses económicos o de la celebración del bicentenario de la relaciones bilaterales, debemos preguntarnos si podemos tolerar el paso que ha dado Rusia anexando Crimea. Y debemos reaccionar en consecuencia.

Uno puede preguntarse si esa postura de “no queremos sacar provecho de las sanciones” no es demasiado débil. Suiza es el Estado depositario de los Convenios de Ginebra. Y si apoya el respeto al derecho internacional tiene que hablar con claridad. No porque la UE o Estados Unidos lo hagan, sino porque está convencida de que la anexión es incorrecta.

swissinfo.ch: Muchos observadores dicen que el conflicto en el este de Ucrania no es una guerra entre rusos y ucranianos, sino una guerra sustituta entre nostálgicos de la Unión Soviética y defensores de los valores democráticos de Occidente. ¿Es así?

A.K.: Yo creo que están involucrados varios grupos e intereses. Por un lado se nota, por ejemplo, que no todos los jefes de los separatistas son de Ucrania. Algunos desean que Rusia recobre grandeza y fuerza, lo que, en cierta medida, es legítimo.  

Por otra parte escucho entre los ucranianos de ascendencia rusa, por ejemplo, que se sienten ucranianos y no quieren pertenecer a Rusia y prefieren vivir como rusos en Ucrania. En el marco de la Revolución de Maidán también se cometieron errores, porque se intentó convertir a los rusos en un grupo de “segunda clase”.  No se puede hacer eso. Por el contrario, habría que tratar a los rusos mejor que a los ucranianos, aunque hoy eso suene muy improbable. Habría que decirles: “Quédense con nosotros, aquí son apreciados”.

swissinfo.ch: ¿Aún puede Putin controlar esta crisis sin pérdida de imagen o es que ya ha perdido la posibilidad de superar esta situación incómoda después del derribamiento del avión de línea de Malaysia Airlines?

A.K.: Él mismo se ha complicado. Es evidente que los denominados separatistas pro rusos en el este Ucrania han recibido apoyo de Rusia, aunque el gobierno ruso lo haya negado en varias ocasiones. De no ser así, nunca hubiesen tenido la logística necesaria.

El derribo del avión de pasajeros pudo dar al presidente ruso la oportunidad de decir que fueron demasiado lejos. Pero desperdició esa ocasión. 

¿Y ahora? Las tropas ucranianas avanzan y si Rusia no ataca caerán tarde o temprano las grandes ciudades (ndlr. Luhansk y Donezk).  Putin quedará entonces como el perdedor.

¿Tendrá por ello más influencia en las zonas disputadas? Eso sería peligroso. Él podría alcanzar una solución pacífica desde su posición que aún no es totalmente débil. Pero no creo que de momento piense hacerlo. De ahí que ese rol corresponde a la OSCE.

Es esta organización la que en el marco de sus competencias debe auspiciar una conferencia sobre Ucrania, dar pasos, por ejemplo, para que el ruso sea idioma oficial reconocido.

La idea del federalismo no es, a mi juicio, una buena idea, porque aumentaría la influencia de Rusia. No obstante, Ucrania tendría que hacer concesiones a la población rusa.

Suiza vive bien con sus minorías porque siempre las trata mejor de lo que representan en términos aritméticos.

Una solución similar -dar más autonomía y fomentar las particularidades culturales de la minoría en el Estado de Ucrania-, podría ser la salida del dilema. En tal caso, Putin podría decir: vean he conseguido algo para nuestros rusos.


Traducido del alemán por Juan Espinoza, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×