Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Integración en Suiza ¿Es posible integrarse y conservar la cultura propia?

Gráfico con la bandera de Suiza y signos de interrogación
(swissinfo.ch)

El 29 de julio, estuvimos en directo en Facebook LiveEnlace externo con María Fernanda Salvador. Esta ecuatoriana afincada en Suiza desde hace 26 años y coach en integración respondió a sus preguntas y compartió sus consejos para que el proceso de integración en la sociedad suiza, o en cualquier nuevo entorno, sea más llevadero.  


En esta entrevista María Fernanda Salvador relata cómo fue su proceso de integración en Suiza y comparte diez consejos "para señalar un camino viable hacia una integración feliz".

Los diez mandamiento de la integraciónEnlace externo

El primero: recuerda y define tus valores y principios. Uno de los errores más grandes es no apreciar la esencia de uno, lo que uno es, lo que uno sabe. Muchas veces, no damos importancia o no somos conscientes de lo que tenemos y sabemos; entonces, todo lo extranjero es mejor, más interesante y de mejor calidad; sin embargo, no es así. Cada ser humano vale por lo que es y por lo que le tocó vivir.

El segundo: valora y respeta tus principios y valores. Es importante hacerlo, aunque muchas veces estos no cuajen en el lugar donde uno vive. Es necesario dar a nuestros propios principios y valores un lugar primordial en nuestras vidas, pues estos son parte de la base de tu autenticidad y si tú los respetas y aprecias, los otros también lo harán.

El tercero: toma en cuenta todo lo que aprendes. Lo bueno y lo menos bueno, todo sirve: las caídas y las levantadas, los resbalones y los aciertos. Todo es importante, cada detalle pesa. Todo va a formar parte de tu nuevo “tú”.

El cuarto: sé humilde. La gratitud nos permite tener una mente consciente y fría para no caer en odios y pensamientos negativos que interfieran en nuestra felicidad. Si bien es cierto, la sociedad en la que vivimos difiere en muchas cosas de la nuestra, mas seguramente tiene también muchas cosas que si las sabemos usar para nosotros, nos sacarán adelante.

El quinto: aprende bien el idioma, la cultura, la historia, la geografía, las tradiciones, las prioridades del país que te acoge, para entender mejor las diferencias. Mientras más sabes, más comprendes. Mientras más descubres, más curioso te vuelves. Mientras más meditas sobre lo aprendido, más respuestas encuentras. Tus respuestas, tu nueva fuerza, tu nuevo motor.

El sexto: enseña que en la diversidad está la belleza. Sólo uno mismo puede hacer conocer sus propias fortalezas.

El séptimo: ten paciencia y tolerancia. Hay que comprender que la integración es un proceso difícil y largo. Nada viene de la noche a la mañana.

El octavo: no esperes que los otros den el primer paso. Dalo tú. Sal a la calle y busca la gente a quien tú quieres conocer. Intenta, habla, invita. Ese es nuestro deber en un proceso de integración sincero.

El noveno: ayuda a todo aquel que no esté integrado. Tú sufriste lo mismo, recuérdalo y comprométete a cambiar la realidad de aquel que recién llega.

El décimo: culmina con orgullo tu proceso de integración. No habrá más tristezas ni comparaciones. Recuerda que todo lo que tiene un comienzo tiene también un final. Encuentra tu nueva felicidad. Hiciste del país que te acoge tu nuevo hogar, bueno, pues ahora disfrútalo y sé feliz.

Fuente: mariafernandasalvador.com

Fin del recuadro


swissinfo.ch

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes