Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Inversión galopante El dragón chino devora una empresa suiza tras otra

Un creciente número de inversiones y turistas chinos llegaron a Suiza en 2017, una tendencia que continuará. La industria hotelera es beneficiaria, pero hay voces críticas que advierten que Suiza estaría vendiendo las joyas de la familia. (SRF/swissnfo.ch)

El multimillonario chino Yunfeng Gao es dueño de cuatro hoteles en Suiza, entre ellos, el Hotel Palace de Lucerna y un establecimiento de cuatro estrellas en Melchsee-Frutt. También el hotel spa Bad Serneus, el Hotel Schützen de Lauterbrunnen y Le Mirador, con vistas al lago Lemán, pertenecen a capitales chinos.

El diputado de la Unión Democrática de Centro (UDC, derecha conservadora), Hans-Ueli Vogt, advierte de que Suiza “está vendiendo su ’saber hacer’ a China” y exige que el Gobierno helvético aclare por qué prodiga tal apoyo a la política de expansión del poder global chino. La lista de las compañías, otrora helvéticas y ahora en manos chinas, crece día tras día, e incluye tanto servicios aeroportuarios como comercio al detalle, relojería, materias primas, manufacturas u hoteles.

Vogt no es el único político preocupado. Algunos piden renegociar el tratado de libre comercio (TLC) que firmaron Suiza y China en 2013) para conceder a las empresas helvéticas el mismo derecho a adquirir acciones de compañías chinas. Y exhortan a Suiza a seguir los pasos de la Unión Europea, es decir, que proteja sus inversiones estratégicas, como el sector energético.

El año pasado, las inversiones chinas en el mundo aumentaron un 70Enlace externo%Enlace externo para sumar 183 000 millones de dólares (177 000 millones de francos suizos), según la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD). De ese total, 43 000 millones de dólares se destinaron a Suiza para pagar la adquisición de la agroquímica Syngenta por parte de ChemChina.

En enero pasado, el presidente chino, Xi Jinping, abogó por dar un paso más en el TLC entre China y Suiza e incluir la promoción del turismo. Incluso sin este impulso, las pernoctaciones de huéspedes chinos en Suiza aumentaron un 7,8% durante la pasada temporada invernal, y 12,3% entre marzo de 2016 y 2017.

Se espera que los primeros vuelos directos entre Pekín y Zúrich, a cargo de Air-China, incrementen entre 20 000 y 30 000 el número de pernoctaciones de viajeros chinos.

¿En liquidación?

El ministro suizo de Economía, Johann Schneider-Ammann, se toma las críticas con serenidad. Según reconoció recientemente al diario ‘Blick’, es relevante proteger las industrias que son vitales para Suiza. Pero aclaró esto ya sucede sobre la marcha, porque el Gobierno helvético tiene la mayoría accionaria de los ferrocarriles nacionales, las telecomunicaciones, la energía, el armamento y el servicio postal.

No se fortalecerá el proteccionismo, afirmó Johann Schneider-Ammann. “Puedo entender perfectamente que haya inquietud entre la gente. Yo puedo vivir con ello [las adquisiciones chinas] siempre que la tecnología, la innovación y, sobre todo, los empleos, se queden aquí. Esto es lo que realmente cuenta”, expresó al ‘Blick’.

A su juicio, el ‘saber hacer’ suizo no se perderá, “porque está en las mentes de los suizos. Y quienes poseen este talento no se irán, así sin más y por millares, a otros países. Pero operamos en mercados abiertos, y esto trae consigo prosperidad y empleo”, refirió.