Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Investigación académica Persiste violencia parental en Suiza

La violencia familiar persiste en Suiza (escena recreada).

La violencia familiar persiste en Suiza (escena recreada).

(Keystone)

Uno de cada cinco niños sufre severos castigos corporales a manos de sus padres en Suiza, según un estudio de la Universidad de Zúrich. Entre los más afectados: niños y niñas de familias más pobres y migrantes.

La cifra del 20% es superior al 13% revelado por una investigación previa efectuada en Alemania, señala el investigador Dirk BaierEnlace externo de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Zúrich (ZHAWEnlace externo).

Propinar golpes con objetos, puños o pies es caracterizado por el estudio como castigo corporal “severo”.

Dos de cada cinco niños han sido víctimas de otras formas de punición física, como bofetadas o empujones.

Las cifras se desprenden de los resultados provisionales de una pesquisa en curso sobre terrorismo, elaborada mediante una encuesta entre 10 000 jóvenes de 17 años en Suiza y que incluyó preguntas sobre métodos correctivos, explica Baier a swissinfo. ch.

Alrededor de la mitad de los jóvenes ya han respondido. Los resultados se hicieron públicos en un reciente evento y fueron difundidos por el ‘Aargauer Zeitung’Enlace externo, el pasado viernes.

Una mirada más de cerca

Con base en los resultados, pudo determinarse que el nivel de violencia en Suiza era similar al de Alemania, precisa Baier. La diferencia proviene de los grupos de migrantes.

“Hay algunos grupos en Suiza entre los que hasta el 40% de los niños sufrieron severos castigos corporales por parte de sus padres”, puntualiza. El estudio halló que esa situación afectaba principalmente a familias procedentes de los Balcanes, seguidas de aquellas originarias de Portugal (37%).

La situación financiera de la familia también desempeñó un papel importante: la tasa de violencia entre los padres en situación de desempleo o apremios económicos es dos veces más alta.

Además, en algunas culturas, el castigo corporal puede ser percibido como una parte normal de la crianza del niño. El estrés debido a la condición de migrante también puede jugar un papel en los niveles más altos del flagelo que nos ocupa.

Diferencia alemana

El derecho de los padres a utilizar castigos corporales para disciplinar a sus hijos fue eliminado de la legislación helvética en 1978. La prohibición en Alemania, que entró en vigor en el año 2000, ha contribuido a aumentar la concienciación, comenta Baier, pero en ninguno de los dos países existe una prohibición absoluta.

También hay diferentes grupos de inmigrantes en Alemania (con una fuerte comunidad turca), país en el que se ha avanzado en la difusión del mensaje antiviolencia entre los grupos de migrantes, de acuerdo con el investigador.

SueciaEnlace externo fue el primer país que prohibió el castigo corporal, en 1979.

Para Baier, sería bienvenido cualquier cambio legal en Suiza sobre el tema de la violencia parental. Sin embargo, agregó que un cambio en la ley no necesariamente se traduce en un cambio de comportamiento.

“Para mí, personalmente, sería una mejor opción garantizar que el mensaje sobre la educación no violenta y la necesidad de una educación no violenta llegue a los grupos en cuestión, por ejemplo, mediante campañas de sensibilización”.

swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×