Reuters internacional

Los restos del vuelo MH17 de Malaysia Airlines reconstruidos en una presentación del reporte final sobre el accidente, en Gilze Rijen, Holanda. 13 de octubre de 2015. Fiscales internacionales que investigan la caída del vuelo 17 de Malaysia Airlines hace dos años llegaron a la conclusión de que fue derribado por un misil de fabricación rusa disparado desde territorio controlado por los rebeldes en el este de Ucrania, dijeron familiares de las víctimas el miércoles. REUTERS/Michael Kooren

(reuters_tickers)

Por Toby Sterling y Anthony Deutsch

NIEUWEGEIN, Holanda (Reuters) - Fiscales internacionales que investigan la caída del vuelo 17 de Malaysia Airlines hace dos años llegaron a la conclusión de que fue derribado por un misil de fabricación rusa disparado desde territorio controlado por los rebeldes en el este de Ucrania, dijeron familiares de las víctimas el miércoles.

Las familias fueron informadas de las conclusiones de los fiscales poco antes del comienzo de una conferencia de prensa en la que se presentarán los resultados de la investigación en la ciudad holandesa de Nieuwegein.

Un misil tierra-aire impactó al vuelo comercial MH17, que cubría la ruta entre Ámsterdam y Kuala Lumpur el 17 de julio de 2014, acabando con la vida de las 298 personas a bordo, en su mayoría ciudadanos holandeses.

Robby Oehlers, primo de la víctima de 20 años Daisy Oehlers, dijo que los investigadores identificaron también a 100 sospechosos potenciales en el derribo del avión. Asimismo, las familias fueron informadas de que el sistema de misiles Buk usado para atacar la aeronave fue transportado desde Rusia a Ucrania y fue devuelto a Moscú inmediatamente después.

Antes de las declaraciones de las familias, el Kremlin afirmó que los datos del radar mostraron que el avión no fue derribado por un proyectil lanzado desde territorio controlado por separatistas prorrusos en el este de Ucrania.

"En primer lugar, los datos del radar identificaron todos los objetos voladores que podrían haber sido lanzados o estar en el aire sobre el territorio controlado por los rebeldes en ese momento", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, en Moscú. "Los datos son claros (...) no hay proyectil. Si hubiera habido alguno, podría haber sido disparado desde cualquier parte".

Cuando ocurrió el incidente, los separatistas prorrusos estaban combatiendo a las fuerzas gubernamentales ucranianas en la región. El Boeing 777 de Malaysia Airlines se destruyó en el aire, esparciendo sus restos a lo largo de varios kilómetros de territorio bajo control rebelde.

Los fiscales de Holanda, Australia, Bélgica, Malasia y Ucrania aseguraron que harán públicos los detalles del lugar del disparo y el tipo de misil Buk usado en el ataque, lo que les acercará a la identificación de los culpables individuales. Los fiscales no pueden presentar cargos, ya que no existe un acuerdo internacional sobre qué tribunal abordaría el caso.

(Editado en español por Carlos Serrano)

reuters_tickers

 Reuters internacional