Reuters internacional

El ministro de Petróleo de Irak, Jabar Ali al-Luaibi, arriba al hotel antes de un encuentro con pares de la OPEP en Viena, Austria, November 28, 2016. Irak e Irán se resistían el martes a la presión de Arabia Saudita para recortar su producción de crudo, lo que complicaba los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo por alcanzar un acuerdo para aliviar el exceso de suministros globales en su reunión del miércoles en Viena. REUTERS/Heinz-Peter Bader

(reuters_tickers)

Por Ahmad Ghaddar y Vladimir Soldatkin

VIENA (Reuters) - Irak e Irán están resistiendo la presión de Arabia Saudita para que recorten sus producciones de crudo, lo que complicaba los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo para alcanzar un acuerdo que reduzca el exceso de oferta e impulse los precios cuando se reúna el miércoles.

Fuentes de la OPEP dijeron a Reuters que los expertos que se congregaron en Viena el lunes no consiguieron superar las diferencias entre el líder de facto del cartel, Arabia Saudita, y los otros dos grandes productores del bloque -Irán e Irak- sobre la mecánica de los recortes del bombeo.

El martes las tensiones se avivaron cuando Irán le escribió a la OPEP diciendo que quería que Arabia Saudita recorte su bombeo hasta un millón de barriles por día (bpd), mucho más de lo que Riad está dispuesto a ofrecer, dijeron a Reuters fuentes de la OPEP que vieron la misiva.

"Es una respuesta a los saudíes que le dicen a Irán cuánto producir", aseguró una de las fuentes.

La OPEP, que representa un tercio de la producción mundial de petróleo, acordó en septiembre en Argelia limitar el bombeo a entre 32,5 millones y 33 millones de bpd desde el nivel actual de 33,64 millones de bpd a fin de apuntalar los precios del crudo, que han caído a la mitad desde mediados del 2014.

El grupo dijo que eximiría a Irán, Libia y Nigeria de los recortes, ya que su producción se ha visto impactada por tensiones políticas y sanciones.

Irán sostiene que desea elevar sus niveles de producción para recuperar la participación de mercado que perdió por las sanciones internacionales impuestas durante la disputa por su programa nuclear, un periodo en el que su archirrival Arabia Saudita incrementó su oferta de crudo.

En las últimas semanas, Riad cambió su postura y ofreció recortar 500.000 bpd a su producción, según fuentes de la OPEP, sugiriendo que Irán debería limitarla a cerca de 3,8 millones de bpd, en línea o levemente por sobre la actual producción.

Teherán ha enviado señales contradictorias al respecto e incluso ha afirmado que desea extraer 4,2 millones de bpd. Su carta a la OPEP sugiere que Arabia Saudita aplique un recorte de producción a 9,5 millones de bpd.

DEMANDAS DE BAGDAD

Documentos preparados para la reunión del miércoles proponen que la OPEP en conjunto recorte la producción en 1,2 millones de bpd desde los niveles de bombeo de octubre, dijo una fuente de la organización.

Los documentos también proponen que Arabia Saudita reduzca la producción a 10,07 millones de bpd desde los 10,54 millones de bpd en octubre y que Irán congele el bombeo en 3,797 millones de bpd, según la fuente.

Irak también exige una cuota más alta de bombeo porque necesita más fondos para combatir al grupo extremista Estado Islámico. Irak e Irán producen en conjunto más de 8 millones de bpd, por debajo de los 10,5 millones de Arabia Saudita.

El desencuentro entre Irak y Arabia Saudita se centra básicamente en si Bagdad debería utilizar sus propias estimaciones para limitar su producción o guiarse por las cifras más bajas entregadas por los expertos de la OPEP.

En un hecho que calentó aún más las tensiones, el ministro de Energía saudí, Khalid al-Falih, dijo el fin de semana que el mercado petrolero lograría el equilibrio incluso sin un pacto sobre la producción. Antes había afirmado que su Gobierno estaba ansioso por lograr un acuerdo.

"Hoy las percepciones son dispares", dijo el martes el ministro de Energía de Indonesia, Ignasius Jonan, cuando fue consultado sobre la posibilidad de un acuerdo. "No lo sé, veamos", respondió.

Los precios de crudo Brent se hundieron casi un 4 por ciento el martes, a cerca de 46 dólares por barril, tras los comentarios de Indonesia e Irán.

(Reporte adicional de Rania El Gamal y Alex Lawler, escrito por Dmitry Zhdannikov; editado en español por Marion Giraldo y Javier López de Lérida)

reuters_tickers

 Reuters internacional