Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente iraní, Hasán Ruhaní, en una rueda de prensa en Teherán con motivo del primer aniversario de la implantación del acuerdo nuclear, el 17 de enero de 2017

(afp_tickers)

Irán recibirá el martes de Rusia la última entrega de una importación de 149 toneladas de concentrado de uranio, prevista en el marco del acuerdo nuclear con las grandes potencias, informaron este lunes responsables de la Organización Iraní de la Energía Atómica (OIEA).

"El primer cargamento llegó el 26 de enero en avión y el último llegará mañana martes (...) En total, 149 toneladas de Yellow Cake (concentrado de uranio) que se añaden a las reservas del país", declaró Alí Akbar Salehi, jefe de la OIEA, a la agencia de prensa Fars.

El responsable precisó que, desde la entrada en vigor del acuerdo en enero de 2016, Irán ha "importado 210 toneladas de concentrado de uranio y enviado en contrapartida al extranjero uranio enriquecido al 3,5%", tal y como prevé el acuerdo. El concentrado de uranio proviene de Rusia, indicó Behlouz Kamalvandi, portavoz de la OIEA.

Irán concluyó en julio de 2015 un pacto relativo a su programa nuclear con los países del grupo 5+1 (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, China, Rusia y Alemania), poniendo fin a varios años de crisis.

Con este acuerdo, Teherán aceptaba limitar su programa nuclear, incluidos sus depósitos de uranio poco enriquecido a 300 kilos, durante un periodo de unos diez años, en contrapartida al fin de una parte de las sanciones internacionales.

Pero el nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, se ha mostrado contrario al acuerdo y su videpresidente, Mike Pence, ha dicho que la nueva administración está evaluando su pertinencia para tomar una decisión.

Mientras, los responsables iraníes han afirmado en varias ocasiones que pretenden desarrollar su industria nuclear pese a las amenazas de Washington.

Irán necesitará más cantidad de uranio para llevar su programa nuclear a niveles "industriales", advirtió en enero Kamalvandi. El portavoz añadió que, en la actualidad, Teherán está llevando a cabo operaciones de exploración en todo el país para encontrar nuevas minas de uranio, si bien quería seguir importando del exterior.

Por otra parte, Irán anunció a finales de enero nuevas pruebas en un nuevo tipo de centrifugadoras, llamadas IR-8, veinte veces más potentes que el modelo actual (IR-1) para el enriquecimiento de uranio.

En el marco del acuerdo nuclear, Irán aceptó limitar su número de centrifugadoras IR-1 a unas 6.000, pero está autorizado a desarrollar el nuevo modelo para que sea operacional en un lapso de tiempo de 10 años, aproximadamente, en los que Teherán podrá aumentar su capacidad de enriquecimiento.

AFP