Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Isabel de Habsburgo


El último paseo ginebrino de 'Sissi'




Amante de los viajes, Isabel de Habsburgo se hospedó en varias ocasiones en los hoteles más lujosos a las orillas del Lago Lemán. Precisamente frente a uno de ellos, el 'Beau Rivage' de Ginebra, la emperatriz austrohúngara fue víctima de la locura anárquica de un terrorista.

Sábado 10 de septiembre de 1898: un cuervo vuela sobre la cabeza de Isabel de Habsburgo, sentada sobre un banco en las orillas del Lago Lemán, en compañía de una amiga, frente al hotel 'Beau Rivage'. La emperatriz se acongoja, piensa en un presagio de desventura.

De lejos, un hombre observa a la mujer que lleva una sombrilla. Cuando las dos mujeres se levantan para dirigirse hacia el embarcadero, el sujeto se acerca rápidamente y se lanza sobre "Sissi" enviándola al piso.

Parece ser sólo el gesto de un hombre malintencionado. Pasado el susto, "Sissi" sube al vapor que debe conducirla a la ciudad de Montreux donde está hospedada.

Sin embargo, pocos minutos después se siente mal y se desvanece sobre el puente. Tiene el rostro pálido y cuando le retiran el corsé para reanimarla, una mancha de sangre aparece a la altura del corazón. El médico sólo puede constatar la muerte.

Una princesa cansada de la vida

"Pueblo suizo, tus montañas son soberbias y tus relojes funcionan bien, pero cuán peligrosa es para nosotros tu venganza regicida".

En las pocas líneas escritas por Isabel de Habsburgo hacia 1880, se percibe, con la apariencia de un trágico presentimiento, el temor de la emperatriz a vivir en un país considerado como particularmente acogedor con anarquistas y revolucionarios.

Examinando su biografía se descubre no obstante que en los últimos años "Sissi" ya no tenía más miedo del peligro anarquista. Cansada de su existencia, la emperatriz parecía esperar la muerte con cierta impaciencia.

Renunció incluso a la protección de algunos agentes a pesar de las urgidas recomendaciones de la policía helvética.

Contexto

Isabel de Habsburgo, llamada "Sissi", nació en Munich el 24 de diciembre de 1837.

A los 16 años de edad se casa con el primo Francisco José I, emperador de Austria. Alcanza así la dignidad de primera dama de Austria.

En 1867, los reyes de Viena son coronados como soberanos de Hungría. Este acontecimiento representa el nacimiento del imperio austrohúngaro.

El 10 de septiembre de 1898, durante un paseo por las orillas del Lago Lemán, en Ginebra, "Sissi" fue apuñaleada mortalmente por un anarquista italiano.

La tranquilidad a orillas del lago

"Isabel había llegado a las tres de la tarde a Territet con el tren que venía de Niza. Estaba acompañada por 8 domésticos y 42 maletas", escribía el diario de los extranjeros de Montreux y alrededores del 20 de febrero de 1893.

Agotada por la crisis conyugal después de haber descubierto a su marido entre los brazos de una condesa, "Sissi" siguió el consejo de su médico que le sugería viajar.

Iniciaba así un largo periplo a través de Europa que la llevaría a transitar brevemente por Zúrich, Lucerna y Ginebra, antes de detenerse en el 'Hotel de los Alpes', en Territet.

Apasionada de los paseos por las orillas del lago y por las excursiones en la montaña, "Sissi" regresó en varias ocasiones a las costas del Lago Lemán en el cantón de Vaud.

Según Evelyne Lüthi Graf, responsable de los archivos comunales de Montreux, "la emperatriz apreciaba de modo particular la calma del lugar".

El cliente más prestigioso

Amante de los hoteles lujosos de las costas del Lago Lemán, "Sissi" se hospeda, durante su visita a la baronesa de Rothschild, en el 'Beau Rivage', de Ginebra.

Aunque de manera discreta –como señalan las nuevas estrategias de marketing deseadas por los propietarios- el recuerdo de la emperatriz vive aún hoy en los locales del hotel ginebrino de cinco estrellas.

"La imagen de Isabel está siempre asociada a nuestro hotel y muchas personas vienen a visitar su habitación y el pequeño museo creado en su honor", explica Charles Buffle, director comercial del 'Beau Rivage'.

"Es el lugar donde "Sissi" entregó su alma", agrega.

Datos clave

Febrero de 1893:Isabel de Habsburgo llega por primera vez a Territet, cerca de Montreux.
1893-1898: numerosas estancias, más o menos largas, en las costas del Lago Lemán, en el cantón de Vaud y en Ginebra.

Los últimos días de turista

La última estancia de la emperatriz en Suiza comenzó el 30 de agosto de 1898. En aquella ocasión no fue Territet el pueblo que recibió a su bienamada, sino Caux, en las alturas de Montreux.

En su habitación del 'Gran Hotel' "Sissi" se sentía lejos del calor y de la densa población en las orillas del lago.

Pese a todo, la visita al Castillo de Chillon, al poblado de Glion, las incursiones en la región de Bex o el paseo en barco sobre el lago no son suficientes para calmar la ansiedad que la consume desde dentro. Cada día que pasa sólo sirve para acercar a "Sissi" a su trágico destino.

La emperatriz emprende el vuelo

Su último recuerdo se escapa durante una jornada septembrina de finales del siglo XIX. Paradójicamente el anarquista italiano que la mata; un tal Luigi Lucheni, hace un favor a Isabel.

Le proporcionó el género de muerte que ella anhelaba: imprevista, sin sufrimiento, lejos de sus personas más queridas para no angustiarlas, y frente a la naturaleza que tanto amaba.

Para decirlo con sus propias palabras: el puñal de Luchen permitió a Isabel "volar fuera de este mundo como un pájaro, como un hilo de humo".


Traducción: Jaime Ortega, swissinfo.ch



Enlaces

×