Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Kellenberger concluye su misión en Oriente Medio

Este martes, Jakob Kellenberger en el puerto de Tiro.

(CICR)

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) obtuvo el "compromiso personal" del primer ministro israelí Ehud Olmert para facilitar el acceso de la ayuda humanitaria al sur de Líbano.

Al término de una visita de cuatro días a Líbano e Israel, Jakob Kellenberger reiteró su llamamiento a las partes para que eviten daños a la población civil y las infraestructuras.

"Este jueves me entrevisté con Olmert y los ministros israelíes de Asuntos Exteriores y de Defensa, Tzipi Livni y Amir Peretz. Les dije que no estoy para nada satisfecho con lo que está ocurriendo en el ámbito humanitario" en el sur de Líbano, declaró Kellenberger durante una rueda de prensa, celebrada en un hotel de Jerusalén-Este.

"Desde hace diez días no logramos llegar con nuestra ayuda a numerosas localidades de la región", agregó. "Es esencial un mejor acceso dada la desesperada situación humanitaria", precisó.

"Tengo la impresión de que el mensaje ha sido recibido", precisó. "El primer ministro Olmert me ha expresado su compromiso personal de que se hará todo lo posible para facilitar el acceso de nuestros colaboradores en el terreno".

Evacuaciones

Ehud Olmert ha asegurado una solución para la evacuación de 400 a 600 personas (sobre todo niños y heridos) del sur de Líbano. "Un convoy ya se está desplazando actualmente" con ese fin, confirmó una portavoz del CICR en Ginebra, sin precisar el número de personas que serán evacuadas.

El pasado martes, el CICR y la Cruz Roja Libanesa pudieron evacuar a unas 200 personas de algunas localidades situadas al sur de Marjayun, agregó la portavoz.

Un navío cargado de víveres y medicinas ha recibido la autorización para atracar en el puerto de Tiro. Después de la destrucción de un puente en la carretera que une Beirut con Tiro, la marítima es la única vía para el transporte de ayuda a la región meridional de Líbano.

En uno de los momentos más significativos de su misión, el martes Jakob Kellenberger atravesó a pie el río Litani para llegar a Tiro, completamente aislada después de que el ejército israelí bombardeara los puentes sobre el río.

En Beirut, el presidente del CICR se reunió con el presidente Emile Lahoud, el primer ministro Fuad Siniora y el presidente del Parlamento Sabih Berri, con quien discutió sobre la situación del país que vive bajo los bombardeos israelíes desde hace casi un mes.

Proteger a civiles y sus pertenencias

Kellenberger llegó a Beirut procedente de Tiro, en el sur de Líbano, pero luego prosiguió viaje rumbo al norte de Israel. El máximo responsable del CICR pudo comprobar en persona la trágica situación de la población civil.

"Distinguir entre civiles y bienes de carácter civil por una parte, y objetivos militares, por otra, es fundamental", declaró.

Especialmente grave, según aseguró este jueves Naciones Unidas, es la penuria de carburante que amenaza con paralizar la red eléctrica del país.

También la Organización Mundial de la Salud (OMS) manifestó su temor de que queden paralizados los hospitales que necesitan urgentemente carburantes para el funcionamiento de estructuras esenciales como son los quirófanos y las incubadoras.

swissinfo y agencias

CICR en Líbano

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) está presente en Líbano desde 1967 y cumple numerosas labores a favor de las víctimas de las hostilidades entre Israel y Hezbolá.

Para hacer frente a la grave situación humanitaria, la organización emitió recientemente un llamamiento para reunir 65 millones de euros y ha aumentado su presencia en Líbano (de 6 a 59 delegados).

El CICR, guardián de los Convenios de Ginebra relativos al derecho humanitario, ha manifestado reiteradamente su disposición a brindar apoyo logístico y neutral en el caso de un acuerdo sobre los presos detenidos por ambas partes.

Fin del recuadro

Llamamiento de la ONU

En Ginebra, el coordinador de la ONU para situaciones de emergencia humanitaria, Jan Egeland, pidió el cese inmediato de los combates en Líbano y el acceso al sur del país.

Unas 100.000 personas están totalmente incomunicadas en la zona, después de que Israel bombardeara sistemáticamente la carretera por la costa que comunica Beirut con Tiro.

La ONU está tratando de hacer llegar su ayuda al sur del país por vía marítima.

Egeland espera ahora una rápida resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para evitar una "catástrofe total".

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes