AFP internacional

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry (c), se reúne con los empleados y familiares de la Embajada en Arabia Saudí el 24 de enero de 2016 en Riad

(afp_tickers)

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, aseguró este domingo en Riad que su país y Arabia Saudí mantienen una "relación sólida", pese al deshielo de Washington con el gran rival regional del reino wahabita, Irán.

"Tenemos una relación sólida, una alianza clara y una amistad fuerte con el reino de Arabia Saudí, tal y como siempre ha sido el caso", dijo Kerry antes de cerrar una visita de 24 horas a Riad y tomar un avión para Laos. "Nada ha cambiado por el hecho de que hayamos trabajado con un país de la región para eliminar un arma atómica", añadió refiriéndose al acuerdo alcanzado en julio entre Teherán y las grandes potencias. "Seguiremos trabajando en la región con nuestros amigos y aliados", insistió.

"No veo a Estados Unidos y a Irán caminando juntos. Irán sigue siendo el líder mundial en apoyo al terrorismo", dijo de entrada el ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel Al Jubeir, en una breve declaración ante la prensa el sábado junto con John Kerry.

Éste reiteró que "Estados Unidos sigue preocupado por ciertas actividades de Irán" en la región, en particular "su apoyo a grupos terroristas como Hezbolá" en Líbano y el programa de misiles balísticos de Teherán, contra el que Washington ha adoptado nuevas sanciones.

Tras participar en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, Kerry asistió en Riad a una reunión con los ministros de Exteriores del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG, formado por Arabia Saudí, Kuwait, Catar, Baréin, Omán y Emiratos Árabes Unidos).

Kerry se entrevistó con el rey Salman y su poderoso hijo el príncipe Mohamed bin Salman, ministro de Defensa.

En su visita a Riad, Kerry se ha esforzado por tranquilizar a sus socios del Golfo sobre la fortaleza de la alianza con Washington. Y es que las monarquías árabes sunitas de la región ven con muy malos ojos el acercamiento con Irán, potencia chiita de Oriente Medio, tras el acuerdo nuclear, que ha propiciado el levantamiento de parte de las sanciones vigentes desde hace una década. Riad teme que el deshielo entre Washington y Teherán se haga en su detrimento.

Más allá de la rivalidad de fondo entre Riad y Teherán, que apoyan a bandos rivales en Siria, Yemen y Líbano, la relación entre ambos degeneró en crisis abierta a comienzos de mes con la ruptura de las relaciones diplomáticas. La crisis comenzó con la ejecución el 2 de enero de un clérigo chiita saudí, crítico con el poder de los Saud, a lo que siguió el saqueo e incendio de la embajada del reino en Teherán.

"Queremos hablar con los ministros del Consejo de Cooperación del Golfo y con los saudíes de la importancia de la cólera saudí provocada por los ataques contra sus misiones diplomáticas en Irán. En esos temas estamos del todo con ellos, pero también nos parece que reducir la tensión es un objetivo importante, no sólo para Estados Unidos, sino para la región", explicó un funcionario del Departamento de Estado. El diplomático dijo esperar que Riad se plantee "la reapertura de su embajada en Teherán".

- Conversaciones en los próximos días -

Durante la visita, Kerry también anunció que el grupo internacional de apoyo a Siria que lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico y las delegaciones opositoras se reunirán apenas termine la primera ronda de diálogos, ya que desea que "el proceso avance", sin dar una fecha para el inicio de las conversaciones.

Kerry también se reunió en un palacio de Riad con el coordinador general de la coalición más amplia de la oposición en Siria, Riyad Hijab. "Estamos confiados de que si hay buena disposición en los próximos días, las conversaciones puedan comenzar", dijo Kerry.

La semana pasada, los principales delegados de la oposición anunciaron que su jefe negociador será un líder rebelde islamista apoyado por Riad, Mohamed Alush, del grupo armado Jaish Al Islam (Ejército del islam, en árabe). Esta elección ha sido cuestionada por Siria, que considera que Jaish Al Islam es una organización "terrorista", pero también por otros grupos opositores, que consideran inaceptable que la delegación la encabece un miembro de un grupo armado.

afp_tickers

 AFP internacional