Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Kreuzlingen-Constanza Amor transfronterizo durante la crisis del coronavirus

Las ciudades fronterizas de Kreuzlingen, en Suiza, y su vecina, Constanza, en Alemania quedaron físicamente divididas por rejas para frenar la propagación del virus.

En tiempos normales, los habitantes de las dos ciudades son completamente libres de cruzar la línea invisible entre las dos naciones. Pero con Covid-19 todo ha cambiado.

Las rejas se han convertido en un lugar de encuentro para las personas que han sido separadas por la pandemia. 

El fotógrafo independiente Roland Schmid, que vive en Basilea, fue allí y tomó fotos de familias, amantes y amigos separados por estas temporales barreras físicas.

Bajo el cálido sol primaveral, presionan sus cuerpos contra las vallas para permanecer lo más cerca posible permitido y expresar sus sentimientos en este difícil momento. Lo suficientemente cerca para decir "Te amo", pero demasiado lejos para tocarse.

La valla traza el camino de una frontera reforzada con alambre de púas que dividió a Suiza y Alemania durante la Segunda Guerra Mundial y que fue retirada hace mucho tiempo.

La nueva valla fue erigida a mediados de marzo con un solo elemento divisorio. Pero la semana pasada se instaló un segundo a pocos metros de distancia. Demasiada gente había intercambiado besos, cerveza y cartas a través de la alambrada, rompiendo así las reglas que exigen mantener la distancia física para evitar contagios.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Contenido externo

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

Vivir y trabajar en la montaña gracias a Internet

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes