Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

La argentina Martha Argerich abre el Festival de Verbier

Este viernes se inaugura la octava edición del Festival de música clásica con la ilustre artista que interpretará el concierto para piano nº 3 de Prokofiev y ofrecerá, en doce días, cuatro conciertos en la estación alpina suiza del cantón Valais.

Así por lo menos está previsto. Porque Martha Argerich no firma nunca un contrato y es imposible de localizar cuando decide no presentarse al público o modifica su repertorio a última hora.

Aún así, el director de la manifestación confía en que sí va a actuar considerando los triunfos que ha cosechado la intérprete en Verbier. "Creo que ama la atmósfera distendida del Festival". Reconoce que "Martha Argerich es imprevisible, pero su forma de tocar es de un nivel incomparable. Desearía que hubiera más personalidades como ella", señala.

Un talento precoz

Nacida el 5 de junio de 1941 en Buenos Aires, Martha Argerich manifiesta un talento para la música a una edad precoz. A los cuatro años, ya tocaba en público y a los ocho daba recitales.

En 1955, su familia se establece en Europa, donde Martha Argerich prosigue su formación con los pianistas Friedrich Gulda, en Austria, y Nikita Magaloff, en Suiza.

Inicia su carrera profesional en 1957 obteniendo los premios de los concursos de Ginebra y de Bolzano, en Italia. Pero una depresión la aleja de los escenarios entre 1962 y 1965. Recuperada de esa dolencia, ofrece una serie de conciertos en Estados Unidos y Europa, y luego en Japón, a partir de 1970.

En 1976, tras una nueva interrupción de tres años, vuelve a retomar de forma más regular la trayectoria de concertista y su interés comienza a centrarse en la música de cámara.

Su discografía, que incluye grabaciones de obras de Prokofiev, Bartok, Debussy, Liszt, Ravel y los Preludios de Chopin, le ha valido numerosos premios.

Matrimonio con un director de orquesta suizo

Madre de tres hijas de tres padres diferentes, Martha Argerich estuvo casada, entre 1969 y 1973, con el director de orquesta Charles Dutroit, con quien mantiene lazos amistosos. La pianista reside en Bruselas y dispone de un apeadero en Ginebra.

Preocupada por apoyar a los jóvenes talentos, la intérprete argentina organiza un concurso de piano en Argentina. La segunda edición, con un premio dotado de 50.000 dólares, se desarrolla en septiembre. Además, se organiza un Festival Martha Argerich en Japón.

La pianista argentina ha reivindicado siempre con vehemencia su libertad. "Vivir toda la vida en un marco rígido, verse forzada a ser pianista y música, no satisface todos los aspectos de la personalidad. Uno necesita expresar otras cosas. Por ello, yo suelo estar largos periodos sin tocar un piano sin echarlo de menos."

Emmanuel Manzi



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×