Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

La artista anárquica


Jugar con la realidad, una forma de hacer arte


Por Vincent Landon, Londres


Rosalie Schweiker tomó una roca ordinaria y la ha bautizado ‘Piedra de la Sabiduría’ para dotarla de un nuevo significado. (swissinfo.ch)

Rosalie Schweiker tomó una roca ordinaria y la ha bautizado ‘Piedra de la Sabiduría’ para dotarla de un nuevo significado.

(swissinfo.ch)

Al final de una callejuela de Tulse Hills, al sur de Londres, se encuentra el garaje que Rosalie Schweiker ha transformado en un taller. Los muebles rústicos se codean con estatuillas, calcetines teñidos y macetones de aguacate cuyos huesos sembró y cultivó la propia artista.

Nació en Zúrich en 1989 y es la segunda de cuatro hijas. Su padre es ingeniero; su madre, paisajista. Estaba a punto de iniciar la escuela, cuando la familia se mudó a Heilbronn, en Baden-Württemberg (sur de Alemania) por un proyecto laboral paterno.

Rosalie Schweiker desdeña los detalles biográficos, como edad, fechas, formación y carrera. Por ello ha decidido publicar las informaciones sobre su persona en Wikipedia con el fin de que cualquier persona pueda completar la versión de su historia, que de ninguna manera es la única que existe.

“Para muchos artistas el control es vital. Yo trato de encontrar mecanismos, como Wikipedia, en los que renuncio a todo control y autoría de los contenidos, que delego a mis seguidores, los internautas”, afirma.

“En muchos sentidos me parece ridículo cómo funciona el mundo del arte. Se apoya excesivamente en el nombre de la escuela en la que estudiaste. Todo gira en torno a cosas que tienen un carácter simbólico”.

“Yo intento socavar todo eso. Si alguien quiere trabajar  conmigo, quiero que sea por lo que soy y lo que hago. ¿En qué cambiaría la percepción de mi trabajo el saber que he nacido en 2003?” Lo mismo se aplica al lugar de nacimiento y el origen. “Todo artista puede contarte su vida. Yo pienso que es más creativo ser lúdico con estas cosas”.

Mayor participación

Lúdico es un término que ocupa un lugar destacado en el vocabulario de la joven artista, al igual que expresiones como compromiso social o participación. Schweiker organiza conferencias en las que utiliza patatas para explicar cómo resolver problemas, o las lecciones que pueden aprenderse de los aguacates. Además, se concede premios a sí misma.

Para la artista, la participación es fundamental en un mundo en el que la gente se pasa la vida frente al ordenador, en lugar de reunirse cara a cara.

“Muchas de las cosas que hago crean espacios en los que las personas pueden encontrarse y saludarse. Tiene que ver con el hecho de estar en un lugar y sentir que perteneces a un sitio y a un grupo determinado”, dice.

“Considero que creo situaciones y contextos en los cuales suceden cosas que normalmente no habrían acontecido. Espacios en los que gente desconocida se conoce y sostiene intercambios poco probables”.

“Cuando consigo con mi trabajo que la gente se ría, soy realmente feliz. No sueles arrancar muchas carcajadas en las galerías de arte”, ironiza.

Rosalie Schweiker

Cuando la gente se topa con algo y se sorprende, para mí es arte. Esa turbación que buscas crear tiene una gran importancia para mí.

Un espíritu nómada

Rosalie Schweiker estudió en el Dartington College of Arts, en Devon (sur de Inglaterra), antes de cursar una maestría en Bellas Artes en Camberwell College of Art, en Londres.

A lo largo de su incipiente y fragmentada carrera ha vivido periodos en Finlandia, Alemania o Singapur.

Su decisión de quedarse en Londres se debe preponderantemente a que la galería de arte Space Station Sixty-Fiv le ofreció gratuitamente un estudio durante tres años. Un acuerdo vigente hasta 2015.

Ella no se siente ligada a ningún país en particular. Recientemente disfrutó de algunas estancias en su Suiza natal con motivo de un proyecto en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ) y una exhibición en Berna.

“No me siento realmente suiza, pero tampoco británica. No pienso que eso importe demasiado”. Para ella, el arte está por encima de las categorías y los estereotipos.

“Lo mismo sucede con el efecto que produce si una persona es hombre o mujer. He presentado trabajos bajo identidades distintas, con nombres masculinos, y la percepción fue diferente”, afirma.

“También es distinto cuando utilizo solo mi apellido y la gente desconoce a qué sexo pertenezco. Estos detalles realmente influyen en lo que uno piensa de una obra”.

“Tomar un objeto corriente y darle un nombre distinto nos permite dotarlo de nuevas cualidades”, explica Rosalie. (Rosalie Schweiker)

“Tomar un objeto corriente y darle un nombre distinto nos permite dotarlo de nuevas cualidades”, explica Rosalie.

(Rosalie Schweiker)

Subsistir

Al igual que muchos otros jóvenes artistas, Schweiker ha tenido que luchar para llegar a fin de mes. Con el fin de aumentar sus ingresos suele vender flores, leer el tarot, impartir clases en academias de arte y organizar eventos. Su sitio web ofrece otros detalles sobre su vida.

“Gano una fortuna leyendo el tarot.  Y desde 2008 he costeado mi labor artística dirigiendo una rentable tienda erótica…”, cita.

“Un colega y yo solemos bromear acerca de que hacemos arte para ciegos, porque nuestro trabajo existe en las descripciones, en las historias y en los rumores más que en el universo material”.

“En el arte tradicional te comunicas a través de los objetos. Cuando no puedes expresar algo buscas la forma de representarlo visualmente. Y confías en que alguna persona lo mirará y que genere en ella alguna reacción”.

“Nosotros jugamos con la realidad. No intentamos manipular materiales como la madera o el bronce, pero manipulamos situaciones”.

La Piedra de la Sabiduría ocupa un lugar destacado en su estudio. Esta roca simple está acompañada del siguiente mensaje: “Si no comprende de que se trata todo esto, toque la piedra de la sabiduría. Todo se aclarará”.

Schweiker la describe como su pieza más emblemática. Tomar un objeto corriente y darle un nombre distinto nos permite dotarlo de nuevas cualidades, explica.

“La Piedra de la Sabiduría resume mi convicción de que el arte necesita ser explicado constantemente; le das significado a algo cuando hablas sobre ello”.

Las ideas, las bromas y las conversaciones son las formas inmateriales de la obra de Schweiker.

“¿Cuál es el propósito de este tipo de arte? El deseo de que la gente piense de una forma diferente”, dice.

Rosalie Schweiker

Creo situaciones y contextos en los cuales suceden cosas que normalmente no habrían acontecido.  

Arte útil

“Cuando la gente se topa con algo y se sorprende, para mí es arte. Es justo el momento en el que se preguntan: ¿Por qué está haciendo eso? ¿Qué sentido tiene? Esa turbación que deseas crear es muy importante para mí”.

Además de desear que su arte sea descrito con palabras simples, aspira a que su obra sea relevante y útil para su comunidad local.

“Me gustan mucho los proyectos a largo plazo. No creo en los artistas que desembarcan en un sitio y comienzan a hacer cosas. Me gusta que las cosas se desarrollen durante un periodo largo”.

Antes de despedirme, no resisto a la tentación de preguntarle sobre su obsesión con los aguacates.

“El aspecto de los aguacates suele ser bastante vulgar durante algún tiempo. Se ponen incluso un poco mohosos y te dan ganas de tirarlos. Pero no lo haces porque confías en ellos. Repentinamente brotan y esto es más o menos lo que sucede con las ideas en las que trabajan los artistas. Tienes todas esas pequeñas macetas en las que has sembrado huesos de aguacate o ideas, y ves el moho. Luego, algunas germinarán y otras no”.

Antes de partir me entrega su tarjeta de visita, en la que solo me fijo al volver a casa. Su oferta es irresistible.

Rosalie Schweiker quiere intercambiar contigo el puesto de trabajo durante un periodo determinado de tiempo. Para hablar de esta posibilidad, escribe a rosalie.schweiker@gmail.com”.

Datos clave

Nace el 26 de septiembre de 1989 en Zúrich

1995: Se muda con su familia a Heilbronn, Alemania.

2007: Estudia en el Dartington College of Arts, en Devon, Inglaterra.

2010: Inicia una maestría en Bellas Artes en el Camberwell College of Art, en Londres.

2012-2015: Trabajará en su estudio de Tulse Hill, al sur de Londres.

Suiza y los suizos en dos palabras

Creo que el hecho de ser una artista suiza ha sido una gran ventaja. Me ha abierto muchas puertas y me ha proporcionado oportunidades que de otra manera jamás hubiera tenido. Quizás porque hace tiempo que vivo en el extranjero, me resulta extraño aprovecharme de algo que no me ha costado ningún esfuerzo. Después de todo,  nadie elige dónde nace. Así que, a veces, ser suiza me hace sentir como una bastarda con una suerte descarada”, como se dice aquí.

Dice Rosalie Schweiker


(Traducción del inglés: Andrea Ornelas), swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×