AFP internacional

Marcelo Odebrecht, presidente del grupo brasileño Odebrecht habla durante una investigación por el caso Petrobras ante la Corte Federal de Justicia, el 1º de septiembre de 2015 en Curitiba

(afp_tickers)

La confesión masiva de ejecutivos del grupo brasileño Odebrecht por su actuación en la red de corrupción de Petrobras está trabada por divergencias sobre la multa que debe pagar en Estados Unidos, donde la empresa también es investigada.

"Está todo listo, pero aparecieron trabas sobre la multa a pagar en Estados Unidos y eso está atrasando el cierre del acuerdo. Probablemente sea recién a partir del lunes, porque además hoy es feriado en Estados Unidos", dijo este jueves a la AFP una fuente con acceso a las negociaciones.

La compensación total que pagará Odebrecht "ronda los 2.500 millones de dólares" por las infracciones cometidas a las leyes de Brasil, Estados Unidos y Suiza y existe una disputa entre Washington y Brasilia acerca de cómo será distribuida, agregó.

La esperada confesión de más de 70 funcionarios del grupo de ingeniería, a cambio de una reducción de sus condenas, es un polvorín para el mundo político brasileño que regará acusaciones sobre unas 200 personas, incluyendo políticos de casi todo el arco parlamentario, parlamentarios, gobernadores y funcionarios de Estado, según indican medios locales.

El inminente cierre del acuerdo encendió las alarmas en el Congreso.

Con más de 50 legisladores investigados por la "Operación Lava Jato" (lavadero de autos), como se conoce la causa, la Cámara de Diputados agita la posibilidad de aprobar una enmienda que permita una autoamnistía de delitos ligados a la "Caja 2" como se llama a las donaciones no declaradas ante la justicia electoral, que suelen usarse para lavar dinero de la corrupción.

Y Odebrecht, que llegó a ser una de las mayores constructoras de América Latina, era un agente financiero clave para muchos políticos, según la investigación que echó luz en el escándalo que saqueó más de 2.000 millones de dólares de la petrolera estatal.

Su expresidente, Marcelo Odebrecht, considerado uno de los empresarios más influyentes de Brasil, está preso desde hace 16 meses en Curitiba (sur), donde cumple una condena de más de 19 años por integrar una organización criminal y cometer los delitos de corrupción y lavado de dinero.

El acuerdo podría acortar drásticamente ese castigo.

El "Petrolao" fue definido por los investigadores como una confabulación entre constructoras y partidos para manipular licitaciones y sobrevalorar las obras de Petrobras, para luego distribuir entre 1 y el 3% del valor de los contratos.

afp_tickers

 AFP internacional