Larga espera ¿Acepta donar sus órganos tras su muerte?

Es elemental que todos expresemos a nuestros familiares más cercanos nuestro deseo de donar o no nuestos órganos, en caso de fallecimiento.

Es elemental que todos expresemos a nuestros familiares más cercanos nuestro deseo de donar o no nuestos órganos, en caso de fallecimiento.

(Keystone)

Conocer la respuesta es absolutamente necesario si vive en Suiza, país donde la regla es tajante: solo se pueden emplear órganos de una persona fallecida si en vida dio su consentimiento o, tras su muerte, sus familiares más cercanos lo aceptan. Algo que limita muchas posibles donaciones. Un asunto de ética.

La demanda de órganos en Suiza es alta y constante, indica la fundación para la donación de órganos y trasplantes SwisstransplantEnlace externo. Las cifras son claras: en promedio mueren dos personas a la semana incluidos en  la lista de espera de un órgano, A finales de 2016 en ese listado se encontraban 1 480 personas, 38% más que en 2010.

En 2016, en Suiza solo hubo 111 personas que tras sufrir un paro cardiaco letal o muerte cerebral pudieron ofrecer sus órganos a otras. Esta cifra corresponde a 3,3 donantes por cada millón de habitantes, lo que coloca a Suiza en el antepenúltimo puesto de la estadística europea de donaciones de órganos post mortem. 

(swissinfo.ch)

El consentimiento, decisivo

De acuerdo con Franz Immer, director de Swisstransplant, la falta de donantes se debe, sobre todo, a la regla del consentimiento explícito. Esta exige que el paciente, o su familiar más próximo, acepte previamente la donación.

El 60% de las respuestas de los familiares de un donador potencial son negativas. En la mayoría de los casos argumentan desconocer la voluntad del concernido. En Francia esto ocurre en solo el 25% de los casos.

En Suiza no hay un registro de donantes. El gobierno rechazó su creación a causa de la protección de datos y los costos de la medida. Solo existe una tarjeta que indica el consentimiento de la persona para donar sus órganos, que se debe llevar siempre consigo. “Sabemos que la mayoría de la población es favorable a donar sus órganos, pero solo 5 de cada 100 llevan la tarjeta entre sus documentos personales. En el caso de los otros 95, la familia decide.”

Swisstransplant y la Oficina Federal de Salud Pública han lanzado una campaña nacional para sensibilizar a la gente sobre el tema y hablar con sus familiares sobre su deseo o negativa de donar sus órganos, en caso de muerte.

Objeciones éticas

Hoy, la mayoría de los países europeos opera con el modelo de presunción de consentimiento, que permite hacer uso de los órganos de todos los pacientes que no expresaron explícitamente en vida estar en contra de donar sus órganos. Pero en Suiza este sistema no está permitido.

En 2013, la cámara baja del Parlamento rechazó su introducción, luego de solicitar la opinión de la Comisión Nacional de Ética, órgano que aconseja a las autoridades en este tipo de cuestiones.

La Comisión explicaEnlace externo las razones por las que está en contra: “La presunción de consentimiento puede violar los derechos fundamentales del paciente, al extraer órganos sin el requerido consentimiento”.

Y aunque en 2015, el asunto se volvió a discutir, esta vez en la cámara alta del Parlamento, el sistema de la presunción de consentimiento fue de nuevo rechazado.

Pero la lucha sigue, advierte Immer: "El número de donantes es tan bajo que el tema volverá a la agenda política en 2018”, comentó al diario 'Le Matin', de Lausana. Sin embargo, Nicolas Müller, director del Centro de Trasplantes de Zúrich, considera que el consentimiento de los familiares de un potencial donador siempre jugará un papel importante en Suiza.

España, líder mundial

Mientras Suiza sufre de falta de donantes, España desde hace 25 años es líder mundial en donación y transplantes. En 2016 superó los 100 transplantes por cada millón de pobladores y pulverizó su propio récord, al alcanzar los 43,4 donantes por millón de poblaciónEnlace externo, con un total de 2 018 donantes, lo que permitió efectuar 4 818 trasplantes.

"El porcentaje de la población favorable o contraria a la donación no tiene ninguna relación con el número efectivo de donantes. La población puede estar predispuesta a donar órganos, pero si no hay un sistema que funcione, aquello no se materializa. La palabra clave del modelo español es organización", explicó a swissinfo.ch Rafael Matesanz, director de la Organización de Transplantes de España (ONTEnlace externo), en la siguiente entrevista, de nuestros archivos: 

Donación de órganos en Suiza

Existen tres tipos de donantes de órganos: Aquellos en estado de muerte cerebral, los donantes que murieron a causa de un paro cardiaco y aquellos que deciden donar un órgano en vida, como es el caso en Suiza para los trasplantes de riñón.

En Suiza, existe un sistema de atribución y distribución de órganosEnlace externo.

La prioridad de repartición de los órganos a los pacientes en lista de espera se establece de acuerdo con los siguientes criterios:

-Urgencia médica

-Domicilio en Suiza

-Eficacia médica del trasplante

-Prioridades (menor de edad, grupo sanguíneo)

-Plazo de espera

Fuente: Swisstransplant


¿Usted quiere ser donante de órganos? ¿Ha hablado con su familia sobre el tema?

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook


(Adaptación: Patricia Islas), swissinfo.ch

×