Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Las relaciones Suiza-Cuba, sin cambio (II Parte)


El Ministerio de Exteriores de Suiza rechaza que la transferencia temporal del poder en Cuba incida en las relaciones entre ambos países.

Por otra parte, el periodista René Zeyer analiza para swissinfo el momento actual de Cuba, las relaciones de Suiza con la isla, la figura de Castro: su grandeza, sus traiciones...

"La transferencia temporal del poder en Cuba no tiene consecuencia directa alguna en las relaciones de Suiza con Cuba", subrayó el vocero del Ministerio suizo de Exteriores, Lars Knuchel a swissinfo.

Su declaración se produce luego de que el pasado 31 de julio, por primera vez en 47 años, y en virtud de una intervención quirúrgica en el intestino, Fidel Castro transfiriera, de manera temporal, la dirección del país a su hermano y ministro de Defensa, Raúl Castro.

Cabe recordar que Suiza representa los intereses de Cuba ante Estados Unidos y viceversa (En más sobre el tema, de Washington a La Habana vía Berna).

El portavoz declinó manifestarse sobre la posibilidad de que la evolución de los acontecimientos en Cuba pudiera representar un desafío para esa tarea helvética.

Confirmó, por otra parte, que los programas que la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) instrumenta en la isla se mantienen sin cambio. (En más sobre el tema: COSUDE prolonga su presencia en Cuba).

"Seguimos atentamente la situación en Cuba", acotó por su parte Joachim Arens, portavoz de la Agencia.

Derechos humanos

Ambos países han tenido diferencias derivadas del enfoque propio en materia de derechos humanos, lo que se hizo patente en el año 2003 con la aplicación, de nueva cuenta, de la pena de muerte en Cuba, una medida que Suiza desaprueba completamente. (En más sobre el tema: Cuba sí, pero no a la pena de muerte).

"Suiza mantiene su compromiso con el respeto de los derechos humanos", subrayó Lars Knuchel.

Por su parte, el periodista Rene Zeyer, experto en Cuba, comentó que las relaciones entre ambos países, aun cuando Berna cumple el señalado papel de representante, no son muy amplias en los terrenos diplomático y económico. (En más sobre el tema: Interés de Cuba en las inversiones helvéticas)

Asimismo, en entrevista con swissinfo, René Zeyer pasó revista a la realidad cubana en momentos en que, por primera vez en 47 años y aquejado por un problema de salud, el presidente Fidel Castro deja las riendas del poder en manos de su hermano y ministro de Defensa, Raúl Castro.

El especialista ha dado seguimiento al acontecer de la nación caribeña por espacio de casi tres décadas y trabajó como corresponsal de diversos medios suizos desde 1990 y hasta el 2000 en La Habana, amén de que también pasó algún tiempo en La Florida.

"El problema especial de Cuba es que, como todo el mundo sabe, Castro es Cuba y Cuba es Castro. Entonces, su estado de salud, especialmente si es tan grave que probablemente no podría continuar trabajando y luchando, convierte este problema, de una persona que al fin casi tiene 80 años, en un problema estatal y muy grave para Cuba".

En su opinión, ¿Fidel Castro reasumirá la dirección de la isla?

Fidel Castro va a mostrar a todo el mundo que tiene vida después de su muerte y es que Castro, desde hace muchos años, más que una persona viva es una leyenda, tiene carisma, tiene una posición en la historia, y si esta persona está viva o trabajando, está viva o está muerto, desde mi punto de vista, eso no hace una gran diferencia con respecto a la política actual de Cuba.

¿La ausencia de Fidel supone un riesgo de naufragio para la Revolución Cubana?

Yo creo que se podría discutir mucho sobre si Fidel Castro es un comunista, un revolucionario, un dictador... pero la única cosa que se puede decir con toda la certeza debida es que es un genio del poder y me sorprendería muchísimo que este genio del poder no hubiera previsto que de un momento al otro, en esta edad, su vida podría terminar. Por eso, mi especulación sobre el futuro de Cuba es que muy probablemente no va a cambiar mucho.

También hay que tomar en cuenta que un cambio necesita alternativas válidas y estas alternativas, desde mi punto de vista, no existen tampoco, porque dentro de Cuba no existe ninguna oposición o una disidencia notable.

¿Y en el exterior?

De afuera de Cuba las únicas dos alternativas son los cubanos en el exilio, en primer lugar en Miami, y estos cubanos son bienvenidos, por supuesto, hoy día en Cuba cuando van como visitantes y llevan muchos regalos y mucho dinero, pero si quieren regresar para tomar el poder o la posesión otra vez de sus mansiones, latifundios, fábricas, dudo mucho que sean bienvenidos.

Y el otro factor, por supuesto son los Estados Unidos y los Estados Unidos tienen tantos problemas en otros lugares del mundo que no estoy seguro, después de las consecuencias en Irak, que quieran lo mismo con Cuba porque eso significaría que dentro de unas semanas, unos días, más de un millón de cubanos estarían en Florida.

En torno a la figura de Raúl Castro se ha dicho mucho, lo primero, que no tiene las dimensiones del Comandante. ¿Cuál es su opinión?

Sin subestimar a Raúl Castro, hay que tomar en cuenta que, por supuesto, carece totalmente del carisma, le falta la reputación de su hermano.

Pero, por otra parte, es el responsable del ejército cubano, es el ministro de la Defensa de Cuba desde hace 47 años y el Ejército cubano es el factor más importante del poder dentro de Cuba, y quien domina las fuerzas revolucionarias de Cuba es el jefe de Cuba. Por eso, no creo que haya grandes dificultades para cambiar el poder de Fidel a Raúl.

Hasta ahora, Raúl ha tomado un papel muy inteligente al no aparecer en público. No hace discursos para mantener, o probablemente para preparar, esa nueva etapa en la que falte el gran jefe y en la que, sin embargo, persistirán sus ideas, sus visiones, sus direcciones, sus órdenes. Y en ese momento, no vamos a competir con este carisma, vamos a mantener la situación como si él estuviera todavía vivo.

(I y II Partes en Más sobre el tema)

swissinfo, Marcela Águila Rubín

Datos clave

Desde 1961, Suiza representa los intereses de Estados Unidos en La Habana.

Treinta años más tarde, desde 1991, representa también los de Cuba en Washington.

En 1997 Estados Unidos establece en La Habana una "Sección de la Embajada de Suiza".

El tema migratorio supone un intenso intercambio entre Washington y La Habana.

Contexto

En Cuba, COSUDE apoya programas de desarrollo sostenible en las áreas de: postocosecha, fitomejoramiento participativo de semillas y reducción de consumo elétrico.

Desarrollo local: desarrollo comunitario, vivienda, ética de responsabilidad social y ecológica, descentralización técnica y administrativa, cobertura de servicios sociales y fomento al desarrollo económico a nivel local y ampliación red de datos en materia de salud.

Area cultural: Escuela Internacional de Televisión y Cine de San Antonio de los Baños.

Ayuda humanitaria: Financiamiento al Programa Mundial de Alimentos; cofinanciamiento de MediCuba; ayuda de emergencia luego de los huracanes del 2001 y 2002.



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×