Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Leche para bebés Nestlé intenta ganarse a los críticos de las fórmulas infantiles

niño con biberón

Según Euromonitor, la leche de crecimiento supuso la mayor parte de las ventas del sector en 2018.

(123rf.com)

Para el gigante suizo de la alimentación Nestlé, la diversificación de la oferta de fórmulas infantiles supone una significativa promesa de rentabilidad. Pero los críticos del sector se muestran escépticos.

A las pocas semanas de su nacimiento, el hijo de Lindsay Beeson desarrolló una erupción cutánea, había sangre en sus pañales y padecía diarrea y vómitos. Los médicos determinaron que era alérgico a la leche de vaca.

Beeson, como muchas otras madres en la misma situación, eliminó la leche de vaca de la dieta y complementó su leche materna con fórmula infantil hipoalergénica. Cuando su hijo cumplió un año, comenzó a consumir una leche especialmente formulada para infantes con alergias.

"Sabía que con esto estaba obteniendo el equilibrio adecuado de proteínas, grasas y vitaminas, como el que ofrece la leche de vaca", dice a swissinfo.ch. "Y a mi hijo le gustó el sabor".

Para los grandes consorcios dedicados a la nutrición, como Nestlé, los productos para bebés, niños con necesidades dietéticas especiales o, simplemente, para los pequeños comedores quisquillosos, se abre un nuevo horizonte en materia de alimentación.

"Queremos incluir a todos los bebés, no solo a los alimentados con fórmula", explica el jefe de nutrición de Nestlé, Thierry Philardeau, a un grupo de periodistas reunidos en el centro de operaciones de I + D de la multinacional en Lausana. "Todas las etapas, todos los bebés y todas las madres", precisa.

En términos prácticos, la estrategia consiste en llenar las brechas nutricionales para madres y bebés, ya sea que se alimenten exclusivamente con fórmula, con leche materna o una combinación de ambos. Si bien aún se centra en bebés prematuros y aquellos con necesidades médicas específicas, la multinacional suiza ha aumentado la la inversión en investigación y desarrollo para atender a los bebés mayores de seis meses de edad, es decir, cuando la leche materna ya no es suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales de un niño.

Divergencias

Lo que hace Nestlé afecta a la salud de millones de niños. Más de 150 años después de que Henri Nestlé desarrollara la llamada "harina láctea”, o cereal infantil concebido para ayudar a los bebés desnutridos, Nestlé es la mayor productora de fórmula infantil del mundo, con un 20% del mercado global, seguida de la francesa Danone.

En las últimas décadas ha aumentado la lactancia materna, por lo que se ha reducido los beneficios de las ventas de leche de  fórmula. Pero este negocio retoma brío, en gran parte debido a la venta de la llamada leche de crecimientoEnlace externo, que supuso la mayor parte de las ventas a nivel mundial en 2018, según Euromonitor.

Pero no todo el mundo está satisfecho con la calidad de estos productos.

Algunos críticos de la industria alimentaria, como Patti Rundall, se quejan. Rundall es directora de políticas públicas de la oenegé Baby Milk Action desde los años 1980, lidera algunas de las principales luchas legales contra la leche de fórmula de Nestlé.

"Nestlé y Danone lideran el mercado de las leches de fórmula y de crecimiento para niños de entre 6 y 36 meses, pero también atienden el consumo de niños de hasta 9 años. Utilizan la misma marca de la fórmula infantil, o una muy similar, para que los padres vean los logotipos de la fórmula infantil y piensen que se trata de una gama integral de productos". Pero, en su opinión, solo son nuevas formulaciones de productos que responden a una estratagema publicitaria.

“Deberían salir del mercado. Pero el mercado se ha vuelto tan grande que nadie quiere abandonarlo, aunque saben que están ignorado el código", explica.

Se refiere al Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (1981), que establece estándares sobre las prácticas responsables de comercialización, incluidos los límites de la publicidad pública, patrocinios y muestras gratuitas de fórmula para bebés.

Éste refiere que la lactancia materna exclusiva es lo mejor para todo bebé de hasta seis meses, una visión que comparten también Nestlé y los críticos de la multinacional. Las divergencias emergen a partir del momento en el que inicia la diversificación alimentaria para los bebés, lo que sucede alrededor de los seis meses de vida.

Este período puede ser muy confuso para los padres que suelen recibir informaciones contradictorias de los médicos, fabricantes de leche de fórmula y escépticos sobre cómo alimentar a sus hijos.

Algunos estudios científicosEnlace externo sostienen que la "leche de crecimiento" para niños de entre uno y tres años no lo es en realidad, pero sí puede compensar carencias nutricionales, especialmente en menores con malos hábitos alimenticios o cuando algunos nutrientes no están disponibles en la dieta local.

Acicate a la industria

Las críticas a Nestlé no son fortuitas. Han pasado cuatro décadas desde que un grupo de activistas acusó a la multinacional de usar agresivas tácticas publicitarias para llevar a las madres a abandonar la lactancia en favor de la leche de fórmula. Este boicot generalizado provocó cambios importantes en las prácticas de marketing de los grandes consorcios.

Y esta estrategia de mercadotecnia sigue influenciando la elección de muchas madres. Catherine Watt, de La Leche League (Liga de la Leche), en Ginebra, grupo que defiende la lactancia materna, afirma que muchas mujeres abandonan la lactancia antes de lo que les gustaría.

Estándares globales para leche de fórmula

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda alimentar a los bebés exclusivamente con leche materna hasta los seis meses, y luego introducir alimentos complementarios adecuados hasta los dos o más años.

El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche MaternaEnlace externo, publicado en 1981, establece un estándar de prácticas responsables para la comercialización de fórmulas infantiles.

En 2016, la OMS publicó una guía sobre la promoción inadecuada de alimentos infantilesEnlace externo en la que aclara que los sustitutos de la leche materna incluyen cualquier leche comercializada destinada a niños de hasta 3 años, que deben estar sujetas a las mismas restricciones que las destinadas a bebés menores de seis meses.

Fin del recuadro

"Existe una insidiosa presión de la industria a través de la publicidad sobre [las bondades de] sus diferentes tipos de alimentos y leches especiales", dice. "Si una madre no sabe si tiene suficiente leche para amamantar a su hijo y tiene un producto de fórmula en la alacena, simplemente lo probará", explica.

Las consecuencias pueden ser graves en los países en desarrollo. A JP Dadhich, director técnico de la Red de Promoción de la Lactancia Materna de India, le preocupa el elevado costo de estos productos, su impacto ambiental y la potencial contaminación que pueden entrañar.

"Es imposible asegurar la calidad del agua que se mezcla con los productos, lo que aumenta el riesgo de diarrea en los niños. Además, la leche animal está ampliamente disponible, es segura después de hervir y está culturalmente aceptada en India”, afirma el pediatra. “Sería mejor que los niños se alimentaran con buenos productos locales para complementar la leche materna después de los seis meses de edad".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también ha expresado preocupaciónEnlace externo sobre los productos para bebés mayores de seis meses porque pueden perjudicar su nutrición y la lactancia materna, especialmente cuando utilizan una marca similar a la de la leche de fórmula afirmando que es la mejor alternativa alimenticia y que está enriquecida con vitaminas y minerales.

El diablo está en los detalles

Esto ha llevado a acalorados debates entre los gobiernos y los lobbies de las empresas sobre si los productos diseñados exclusivamente para la etapa posterior a la lactancia materna deberían regularse como sustitutos de la leche materna y, por lo tanto, estar sujetos a las estrictas restricciones de comercialización.

Nestlé dice que ha ido más allá que muchos otros actores de la industria al imponer las mismas restricciones de comercialización de productos para niños de hasta un año de edad que pondrá en marcha la Unión Europea a partir de este añoEnlace externo, mientras que otros solo se centran en el período de lactancia materna exclusiva.

Code Implementation

mapa

Pero se niega a aceptar cualquiera otra regulación adicional, argumentando que varios estudiosEnlace externo confirman que lo que comen los niños pequeños en muchos países es, en realidad, menos saludable. "No tiene sentido restringir la publicidad de productos alimenticios para niños de un año cuando Coca-Cola y otros productos se administran demasiado pronto y para ellos no hay restricciones”, sostiene Philardeau.

Déficit de confianza

Nestlé sabe que debe andar nuevos caminos tras los escándalos que protagonizó en el pasado. "No es como vender chocolate, aquí tenemos una gran responsabilidad. Alimentamos a 15 millones de bebés cada año, lo que es el equivalente de la población de Holanda ", señala Philardeau.

La empresa ha actualizado su política de mercadotecnia varias veces, ha establecido un sistema de denuncias y publica informes anuales de cumplimiento. A diferencia de lo que sucedía en la década de 1980, la compañía también comunica claramente que "la lactancia materna es la mejor", pero desea ser la mejor opción de las opciones después de la leche materna.

Los críticos de la industria dicen que no es suficiente con que Nestlé sea el "mejor de un mal grupo", dice Rundall. La multinacional aún se está defendiendo de acusaciones de afirmaciones nutricionales engañosasEnlace externo y del patrocinio de estudios con profesionales de la salud.

Nestlé argumenta que, si es expulsada del mercado, entrarán otras empresas que tienen un historial cuestionable. Especialmente en países con marcos regulatorios débiles, como China, Rusia o Estados Unidos. Países donde es común que las madres reciban muestras gratis de leche de fórmula por correo, algo que incluso Nestlé lamenta. Según la OMS,Enlace externo unos 58 países aún carecen de leyes para limitar la comercialización de fórmula infantil.

"Quiero poner punto final a esta historia de que Nestlé está matando bebés", dice Philardeau. "Seguimos adelante, pero no olvidamos lo aprendido. Hoy somos distintos. Quisiera mirar la historia hacia el futuro y que dejemos de ser castigados, a pesar de que hacemos más que muchos otras personas”.

Decodificando la nutrición infantil

Fórmula infantil: sustituto de la leche materna fabricado para satisfacer todos los requerimientos nutricionales de los bebés durante los primeros meses de vida.

Fórmula de seguimiento: alimento previsto para ser la parte líquida de una dieta de destete para infantes a partir de los seis meses o como alimento complementario para niños de entre 12 y 36 meses. Se prepara a partir de leche de vaca u otros animales y tiene componentes adicionales de origen animal o vegetal.

Leche de crecimiento para niños pequeños: destinada a niños de entre 1 y 3 años, generalmente reemplaza la leche de vaca. Su oferta es variada y puede incluir leche de cabra, oveja, soja, arroz, avena o almendras.

Fuente: Codex

Fin del recuadro


Traducción del inglés: Andrea Ornelas

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes