Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Lista de obras


Las verdades ocultas de la colección Gurlitt


Por Michèle Laird


 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4
Una litografía de Cornelia Gurlitt de una mujer de luto que dedicó a su amante, el crítico de arte Paul Fechter. (Vilna Gaon State Jewish Museum)

Una litografía de Cornelia Gurlitt de una mujer de luto que dedicó a su amante, el crítico de arte Paul Fechter.

(Vilna Gaon State Jewish Museum)

En aras de la transparencia, el Museo de Arte de Berna ha publicado una primera lista de las obras que integran la controvertida colección Gurlitt. La recopilación ofrece una imagen inesperada de lo que representa este tesoro artístico.

Para quienes esperaban la identificación de las miles de obras escondidas por un valor superior a los 1 000 millones de dólares, la publicación tardía de la lista puede resultar decepcionante. El inventario incluye obras de Rembrandt, Renoir, Chagall, Picasso, Monet y Toulouse-Lautrec, pero muchas de ellas en papel. La colección contiene también un número importante de litografías, grabados y carteles.

En contrapartida, la lista es profundamente reveladora con respecto a los motivos y las habilidades técnicas que permitieron a Hildebrand Gurlitt constituir esta colección. Las obras reunidas por este célebre negociante de arte nazi fueron escondidas durante años por su hijo Cornelius. Su existencia salió a la luz de forma accidental en 2012, cuando Cornelius murió y en su testamento designó como único heredero al museo de Berna.

Familia Gurlitt

Cornelius Gurlitt nació en Hamburgo el 28 de diciembre de 1932. Es hijo de Hildebrand Gurlitt (1895-1956), uno de los cuatro comerciantes oficiales de arte de los nazis, y de la bailarina Helene Gurlitt.

La hermana de Hildebrand, Cornelia (1890-1919) era artista.

El abuelo de Cornelius, con el mismo nombre de pila (1850-1938), era arquitecto e historiador del arte.

Su bisabuelo, Heinrich Louis Theodor Gurlitt (1812-1897), conocido como Louis, era un paisajista de origen germano-danés cuyo hermano –Cornelius (1820-1901)- era compositor.

Al tratar de ultimar las averiguaciones sobre la procedencia de las obras antes de revelar información sobre las mismas, las autoridades alemanas quizás ralentizaron las investigaciones sobre este proyecto y contribuyeron a ampliar su valor.

Dado que la lista se presentó en formato PDF, en vez de publicarla en una base de datos, es muy probable que haya más sorpresas una vez que se estudien detenidamente las obras.

Por ahora, una de las principales sorpresas es el gran número de obras de alemanes expresionistas y de pintores del movimiento ‘nueva objetividad’ (Neue Sachlichkeit), que el Tercer Reich consideraba como “degenerados”. Sin embargo, resulta improbable que todas estas piezas hayan sido adquiridas por una sola persona, por lo que surge la duda de si Gurlitt realmente operaba solo.

Listas de Múnich y Salzburgo

Tras la publicación de la lista, swissinfo.ch contactó de inmediato al museo para aclarar un comentario previo de la pinacoteca: “El Kunstmuseum de Berna no se hace responsable del grado de exhaustividad de las listas”.

Esto se debe en gran medida a que la información sobre la colección Gurlitt ha fluido fragmentada. La primera parte comprende todas las obras encontradas en el piso de Cornelius Gurlitt en Múnich, información que fue compilada por un grupo de expertos alemanes.

Sobre estos hallazgos, la portavoz del Museo de Arte de Berna, Ruth Gilgen, admitió que es un primer inventario que apenas sirve como punto de partida para una investigación mucho más amplia sobre la procedencia de las obras. Un compromiso que Berna también asume como propio.

Al preguntarle si la lista de Múnich está completa, Gilgen respondió que solo el grupo de expertos alemanes puede responder a esta cuestión.

El portavoz del citado grupo, Matthias Henkel, refirió que es muy complicado contestar esta pregunta, por lo que prefirió citar datos estadísticos. El hallazgo de Múnich contenía 1.278 piezas, incluidas las 34 obras que incorporaron a posteriori al registro inicial, pero sin las piezas que se encontraron posteriormente en la casa de Gurlitt en Salzburgo.

En enero de 2014, se agregaron 499 obras identificadas como potencialmente expoliadas, a la base de datos de ‘Arte Perdido’.

Un dato que podría cambiar ya que la colección íntegra se halla distribuida en tres partes. La primera está conformada por las 499 piezas citadas. La segunda comprende 477 obras de ‘arte degenerado’ –arte moderno detestado por Hitler, quien intentó eliminarlo por completo de Alemania–, pero hay al menos 30 que supuestamente fueron compradas por museos antes de 1933, por lo que “no pueden considerarse arte expoliado”. Y la tercera pertenece a la familia Gurlitt.

Henkel destacó, además, que la presencia de numerosos grabados y litografías complica aún más las cosas, ya que estas raramente incluyen el número de edición. Y esto hace virtualmente imposible determinar en qué museo se compró, consiguió o confiscó una obra determinada.

El experto alemán no mencionó la posibilidad que se trate de obras compradas directamente a los artistas, pero bajo coacción.

En febrero de 2014, dos años después de descubrir este tesoro artístico en Múnich y solo tres meses después de su divulgación pública, se han encontrado nuevas obras en la residencia austriaca de Cornelius Gurlitt.

La lista de este segundo hallazgo ha sido compilada por el museo suizo, pero también en este caso no contiene información útil para los supuestos legítimos propietarios que quisieran reclamarlas. Carece de indicaciones de procedencia y de índice alfabético.

Hombre de familia

Pero bajo la superficie de las dos listas hay tres retratos del mismo hombre. Muchas de las obras de la colección son un legado artístico de la familia. Sorprendentes son las 150 obras que pintó Heinrich Louis Thedor Gurlitt, el abuelo germano-danés de Hildebrand.

Además de los libros que reunieron otros familiares (ver recuadro), la colección incluye 120 obras de Cornelia Gurlitt, la hermana de Hildebrand que se suicidó en 1919 a los 29 años. De hecho, las piezas de la familia representan una quinta parte de la colección total de Cornelius Gurlitt.

Enviado por Hitler

Tanto la lista de Múnich como la de Salzburgo revelan la obsesión de un hombre que aceptó una misión singular. Hitler, un artista mediocre, quería crear el ‘museo de los museos’ en Linz, la ciudad donde pasó su niñez y juventud. Y Hildebrand se encargó de proporcionarle las obras necesarias para ello.

De ahí que falten muy pocas de las grandes figuras del arte europeo en la complicación de Gurlitt, que incluye tanto a exponentes del siglo XV, como Durero y Cranach, como a Rembrandt, Delacroix y Fragonard de los siglos XVII y XVIII.

En cambio, es difícil determinar si los innumerables trabajos de finales del siglo XIX de Rodin, Manet, Monet, Renoir, Maillol y Pissarro estaban destinados al abortado museo de Hitler. Posiblemente eran demasiado modernos para el gusto del ‘Führer’.

Cabe señalar que aunque la lista es impresionante, la mayoría de los trabajos de estos autores que figuran en la colección Gurlitt son probablemente obras menores.

Maravillas inesperadas

La parte más inquietante de la colección es la lista de “artistas degenerados” del siglo XX cuyas vidas fueron destruidas por la valoración que Hitler tenía de sus obras. Muchos de estos creadores se vieron obligados a huir de Alemania para salvar su vida. Hacerse con sus obras fue tarea fácil para Gurlitt.

La colección reúne un número sospechosamente alto de obras de Georg Grosz (más de 30), quien huyó a Estados Unidos en 1933; de Karl Schmidt-Rotluff (más de 25, incluidas varias acuarelas de gran belleza), expulsado del gremio de los artistas y a quien los nazis prohibieron seguir pintando. Rich Heckel (más de 40 obras), cuya producción entera fue confiscada a museos alemanes y sus grabados en madera e impresiones fueron destruidos. Y también el pronazi Emil Nolde (más de 34 obras) quien pese apoyar al régimen fue declarado ‘persona non grata’.

Entre las maravillas inesperadas de la colección está el redescubrimiento de artistas como Heinrich Campendonk (más de 28 obras), quien escapó a Ámsterdam; o Rolf Grossman (más de 84), quien desapareció durante la Segunda Guerra Mundial. O el tardío reconocimiento a Max Liebermann (más de 60 obras), cuya pieza ‘Dos jinetes en la playa” pronto será restituida a su legítima propietaria, la familia Friedman.

La investigación y sus conclusiones sobre la procedencia de la colección determinarán las condiciones en las que se obtuvieron las obras. Sin embargo, el hecho de que Gurlitt las ocultara después de la guerra podría ser un indicio de que actúo en función de sus intereses personales y no para preservar las obras de un destino fatal.

Para el Museo de Berna, esta compleja tarea es también un desafío que parece recibir con agrado. Hace poco recibió un donativo anónimo por 1 millón de francos (1,04 millones de dólares) que ayudará a la pinacoteca a llevar esta tarea a buen puerto.


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×