Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los primeros ganadores del Platero recuerdan

Esther Collomer, Secretaría del Premio Platero en Ginebra.

(Hugo Leuenberger)

Nolberto Gimelfarb, escritor y profesor argentino radicado en Suiza, desde hace 30 años fue el primer ganador del Premio Platero en 1981, con su 'Novela intermitente'.

La escritora colombiana, Elena Araujo, radicada en Lausana, fue a su vez la primera mujer en recibirlo en 1984, por su novela: 'Postnadaístas colombianas'. Ambos recuerdan.

Tanto Nolberto Gimelfarb como Elena Araujo constituyen tal vez los últimos supervivientes de una larga lista de escritores latinoamericanos que residen aún en Suiza. Para ellos el Premio Platero fue un importante reconocimiento para sus respectivos trabajos literarios, realizados entonces desde el exilio.

Hoy forman parte de la generación que el escritor colombiano Rafael Humberto Moreno Durán, denomina 'La generación trashumante', que se caracteriza por haber vivido durante muchos años fuera de sus países, donde escribieron y publicaron.

Premio con recompensa tardía

“Yo gané uno de los premios en la sección relato corto, con una novela que tenía un nombre largo: 'Carta a Juan Esteban Fazio y carta a decir verdad con muchas intermitencias de ser novela constantemente intermitente'..., explica con su humor característico Nolberto Gimelfarb.

“Era en realidad una carta que le había escrito a un amigo y que tenía 40 páginas. Luego la carta fue ligeramente corregida para darle un poco más de consistencia para que fuera una novela,” agrega.

“En el 2003, 22 años después de que recibiera este premio mi novela encontró por fin un editor en Barcelona, ya que durante todos esos años nadie se atrevió a editarla, sencillamente porque es una novela de intermitencia, donde los juegos de palabras juegan consigo mismo”. Se editó en la editorial Mark, con el nombre mucho más corto de 'La novela intermitente'.

Grandes de la literatura

Este argentino apasionado del jazz y del tango, recuerda que su asombro fue mayor, al enterarse de que el jurado que había elegido su obra estaba compuesto en su mayoría por poetas: “Fue un estímulo muy grande que un jurado de poetas me dieran un premio por el carácter poético, por un relato en prosa que se acerca a la poesía”.

“El jurado de ese entonces estaba compuesto por Américo Ferrari, Raúl Déltua, ambos poetas peruanos, José Angel Valente, un gran poeta español del siglo XX, el profesor Eugenio de Nora, también poeta español y gran conocedor de novela y el único que no era poeta era el profesor López Molina de la Universidad de Ginebra”, recuerda.

“Pero lo más lindo y más conmovedor, de ese premio, fue que la presidenta del jurado era doña María Zambrano, que vivió tantos años en Ginebra,” suspira.

Homenaje a María Mercedes Carranza

En cuanto a la escritora Elena Araujo, ganadora del Premio Platero, 1984, cuando hacía parte del jurado Américo Ferrari, explicó que obtuvo ese galardón por un relato que le había inspirado María Mercedes Carranza: “Postnadaístas colombianas”.

“Sus protagonistas, eran postnadaístas de un movimiento seudo surrealista colombiano del cual surgieron varias mujeres colombianas que buscaban otra expresión para su poesía, entre ellas María Mercedes Carranza,” recuerda.

Escritores extranjeros en Suiza

Tanto Nolberto Gimelfarb como Elena Araujo se consideran a pesar de los años que residen en Suiza, como escritores extranjeros residentes.

“He sido siempre considerada como una escritora extranjera que vive en Suiza, en 1998, nos editaron un libro en alemán sobre los escritores afuerinos que vivimos en Suiza. Nos invitaron al pabellón suizo en la Feria Internacional de Francfort para hablar como extranjeros, yo he sido siempre una escritora colombiana, que vive en Suiza. No me considero suiza, a pesar de poseer la nacionalidad por haberme casado con un suizo”, precisa.

Norberto Gimelfarb se define como “una especie de bicho internacional que se mueve entre varias culturas, entre ellas la suiza”.

“Mi relación con Suiza es por casualidad. Vine en 1986, porque mi novia de entonces estudiaba en Suiza, pero yo soñaba como muchos latinoamericanos de irme a vivir a París, cosa que nunca hice”.

“La otra casualidad es que pude terminar mis estudios incompletos, en las universidades de Lausana y de Ginebra y luego seguí enseñando español. En Suiza aprendí a escribir en francés,” subraya.

Gimelfarb acaba de publicar en Londres 'Bronca a Buenos Aires', y Elena Araujo 'Las cuitas de Carlota' en Madrid. Pero ambos viven en el cantón de Vaud y ahora animan las tertulias literarias lanzadas por la agregaduría cultural de Colombia en Berna.

Este reportaje sigue en “Más sobre el tema”.

swissinfo Alberto Dufey

Datos clave

Elena Araujo y Nolberto Gimelfarb representan a la diáspora de intelectuales latinoamericanos en Suiza.

Fin del recuadro

Contexto

El jurado de entonces estaba compuesto por Américo Ferrari, Raúl Déltua, José Angel Valente, los profesores Eugenio de Nora y López Molina. Su presidenta era María Zambrano.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes