AFP internacional

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde (I) y el presidente de China, Xi Jinping, se saludan durante la Cumbre del G20, el 4 de septiembre de 2016 en Hangzhou

(afp_tickers)

Los problemas de la economía china, la caída de los precios de las materias primas y las tensiones políticas están frenando el crecimiento de las economías emergentes, advirtió este martes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La institución financiera también subraya los contrastes entre países como India, con un sólido crecimiento de más del 7%, y economías en recesión como la de Brasil o Rusia.

Desde la crisis de 2008, los países emergentes acumulan deudas y sufren por la caída de las economías occidentales, pero al mismo tiempo han vivido "un periodo de relativa calma en los últimos meses", tras la tormenta de principios de año por la preocupación por China, indicó el FMI.

El Fondo revisó ligeramente al alza sus previsiones de crecimiento para el conjunto de países emergentes y en desarrollo, hasta 4,2% en 2016 (+0,1 punto más que sus previsiones de julio).

Aunque este grupo contribuye a las tres cuartas partes del crecimiento mundial del PIB, las perspectivas son "desiguales", y el FMI cita en particular el freno de las importaciones chinas, que afecta a todos los emergentes así como a las tensiones en algunos países.

China, motor de la economía mundial, está llevando a cabo una transición económica para estimular el consumo interno y reducir su dependencia de las inversiones y la exportación. Sin embargo, la transformación no es fácil, y en 2015 el país registró su crecimiento más bajo en 25 años (+6,9%).

En sus previsiones del martes, el FMI augura para 2016 un crecimiento del 6,6% y de 6,2% para 2017.

"El ajuste de China a un crecimiento más lento y las débiles perspectivas de los precios de las materias primas siguen siendo potentes fuerzas, que afectan a estas economías", indica la institución financiera con sede en Washington.

En el caso de las materias primas, la caída de las cotizaciones es consecuencia también del freno de la economía en China y deja a los países exportadores sin recursos cruciales para su crecimiento.

- Recesión en Brasil y Rusia -

En el caso de Brasil, el FMI mantiene sus proyecciones de recesión este año y de recuperación el siguiente, con una contracción de 3,3% en 2016 y un crecimiento de 0,5% en 2017.

"La economía de Brasil sigue en recesión pero la actividad parece estar cerca de tocar fondo" a medida que van despareciendo la incertidumbre política, la caída de (los precios de) las materias primas y el ajuste de precios, resume el informe.

En Rusia, todavía bajo sanciones internacionales relacionadas con el conflicto en Ucrania y la caída de los precios del petróleo, la economía comienza a estabilizarse, según el FMI, pero seguirá en recesión en 2016 (-0,8%), antes de volver a crecer en 2017 (+1,1%).

Lejos de los problemas rusos y brasileños, India sigue creciendo y el FMI prevé un aumento del PIB de 7,6% en 2016 y 2017 (+0,2 puntos con respecto a sus anteriores previsiones de julio).

El crecimiento también sigue siendo fuerte en el grupo de cinco países del sureste asiático (Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia y Vietnam), con una previsión de 4,8% en 2016.

En los países del África subsahariana, el crecimiento se frenará en 2016, a 1,4% (frente al 3,4% en 2015), especialmente en Nigeria.

Por su parte, Sudáfrica sigue con una actividad estancada según el FMI, que prevé un crecimiento del 0,1% en 2016, el mismo que en sus anteriores previsiones.

afp_tickers

 AFP internacional