Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

LOS SONIDOS DE... Cuando la plaza se convierte en un mercado

Dos veces por semana la gran plaza situada frente al Palacio Federal de Berna se convierte en un mercado en el que se puede encontrar de todo: chucrut de Gürbetal, queso vacherin de Friburgo, pan de leña o embutidos. A veces incluso algún ministro se detiene en uno de los puestos a comprar manzanas.

La Bundesplatz de Berna, justo en la zona colindante con la ciudad vieja, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, es un importante punto de encuentro. Aquí se celebran los grandes acontecimientos, como cuando el equipo de fútbol Berner Sport Club Young Boys se convirtió en campeón suizo. También es el lugar preferido para las manifestaciones políticas o las recepciones oficiales con la guardia de honor.

Desde hace más de 130 años, todos los martes y sábados por la mañana, esta plaza acoge el mercadoEnlace externo más grande de la ciudad, que atrae a cientos de visitantes. La clientela habitual la componen habitantes de la ciudad, pero también numerosos parlamentarios. De vez en cuando, incluso algún consejero federal [ministro] viene en persona a comprar una manzana para comerla durante su descanso. Y, por supuesto, el paisaje atrae a una multitud de turistas de todo el mundo.

Tomarse su tiempo

En la era de las compras por internet, los clientes aprecian el contacto directo con los productores y de buen grado se quedan unos minutos para charlar sobre el tiempo. En verano, hasta 41 proveedores ofrecen sus productos. Hay enormes puestos de verduras que llevan cuatro vendedores, pero también el de un italiano que despacha productos mediterráneos bajo una simple sombrilla.  

Uno de estos vendedores es Walter Stettler, que, a nueve kilómetros de la ciudad, gestiona una granja con su mujer y su hijo. Cultivan frutas y crían ganado: ovejas y caballos. La familia vive solo de la venta directa en los mercados y en la tienda de la granja. Un sábado soleado, pueden llegar a despachar hasta 700 kg de manzanas en la Plaza Federal.

Las condiciones meteorológicas y el día de pago son factores que influyen de manera decisiva en que en un día de mercado se venda bien. Cuando los clientes ya han cobrado su sueldo, compran mucho más y pagan con billetes grandes más que con monedas, explica Walter Stettler.  

Proyecto “Los sonidos de...”

Este artículo forma parte del proyecto “Los sonidos de...” desarrollado con nuestros socios de Radio PoloniaEnlace externo, Radio Canadá InternacionalEnlace externo, Radio Rumania InternacionalEnlace externo y Radio PragaEnlace externo. Las distintas aportaciones permiten mostrar una breve reseña del ambiente en los mercados en estos cuatro países en cuestión.

Fin del recuadro

Uno de los mercados más grandes de Varsovia, en Polonia, es Hala Mirowska. Se construyó a principios del siglo XX. El edificio fue bombardeado durante el levantamiento del ghetto de Varsovia, en 1944. En la década de 1950, se convirtió de nuevo en un mercado, en el que hoy en día se reúnen distintas generaciones.

El lugar también es muy popular entre los turistas, que encuentran productos tradicionales y regionales polacos como chucrut, remolacha roja, crema agria, setas, miel, hierbas frescas, queso ahumado y salchichas. Asimismo, el mercado incluye un vestíbulo muy moderno y chic, pero hay que pasearse por la parte más antigua para degustar el auténtico encanto del lugar.

A un paso del centro histórico de Praga, en la República Checa, una vez que el tiempo mejora, el muelle de Rašín -Rašínovo nábřeží reúne cada sábado a numerosos amantes de los productos frescos y locales. Vendedores ambulantes, música, olor a comida, brasa, mesas y terrazas... El ambiente que reina en estos mercados anima tanto a residentes como a turistas a pasar un rato agradable curioseando los puestos en medio de la multitud.   

En Praga el número de mercados ha aumentado constantemente en los últimos años. Todas las semanas se celebran algo más de veinte mercados en la capital checa, haciendo así revivir una tradición desaparecida bajo el régimen comunista. Los productores regionales que antaño fueron expulsados están de vuelta.

El mercado “Matache Măcelaru” se encuentra a unos minutos a pie de la estación central de Bucarest, en Rumanía. Está en el cruce de las calles Calea Griviței  y Calea Buzești, lugar predilecto de vendedores y comerciantes a finales del XIX.

Uno de ellos fue el carnicero Loloescu Matache, que comenzó su actividad en 1879, después de la Guerra de la independencia rumana. Más tarde mandó construir la célebre lonja Matache, que fue demolida rápidamente.  

En esa época, el mercado se celebraba en las afueras de Bucarest. En 1948, se convirtió en el mercado estatal “Ilie Pintilie”, denominado así en honor a un antiguo líder comunista rumano. En el barrio “Drumul Taberei” de Bucarest el mercado principal lleva el nombre de otro político comunista, Alexandru Moghioroş. Poco después de la caída del comunismo, tomó el nombre del famoso líder rumano Sergiu Celibidache. Pero, se llame como se llame, sigue siendo el mercado preferido por los habitantes de esta parte de la ciudad.

Uno de los mercados más importantes de Norteamérica es el mercado Jean Talon: fundado en Montreal (Canadá), en 1933, en honor al primer gobernador de Nueva Francia. Está abierto durante las cuatro estaciones del año. Sus visitantes (más de 2,5 millones, incluidos los turistas, en 2018) compran fruta, verdura, productos de la huerta, hierbas y flores de agricultores locales cuyas granjas están, generalmente, a entre 40 y 50 km de distancia del mercado.  

Situado en el distrito de La Petite Italie, este mercado multicultural se distingue por su rica oferta de agricultura ecológica y productos locales de la provincia de Quebec.

Estas “escenas de vida” fueron captadas entre finales de verano y la Navidad de 2018.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes