Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Más que la capital política


La Berna somnolienta busca reconocimiento


Por Scott Capper


Además de la capital del país, Berna es sede del Gobierno y Parlamento nacionales. (RDB)

Además de la capital del país, Berna es sede del Gobierno y Parlamento nacionales.

(RDB)

La capital de Suiza, Berna, lucha para vencer las ataduras que le dan reputación de pueblo pequeño a la sombra de los motores económicos Zúrich y Ginebra.

Una asociación creada hace poco intenta mejorar la imagen de Berna y las zonas circundantes fomentando el desarrollo de la capital suiza más allá de su papel como centro político.

Si uno dice Berna a alguien fuera de Suiza puede obtener referencias a un estilo de vida tranquilo, un sistema de transporte público de clase mundial, y un casco antiguo inscrito en la lista del patrimonio de la UNESCO, pero muy pocos dirían que es la capital política del país.

A juicio del observador ocasional, el pueblo y la región hacen poco para borrar la impresión de estar ante un centro provincial de algún otro país. Si echa un vistazo al toparse con los límites de la ciudad verá que se encuentra en los prados del ganado.

Berna lucha desde hace tiempo contra esa idea. Y en ese afán forja alianzas para mejorar su imagen dentro y fuera del país.

Espace Mittelland era la organización que reunió a un grupo de cinco cantones para defender y promover sus intereses, y hay una gran agencia para el desarrollo económico del área Ginebra- Berna, pero ninguna ha sido particularmente exitosa.

Desde hace más de un año actúa la denominada Hauptstadregión (región capital) que ha tomado algunos objetivos de la anterior asociación Mittelland. Lanzada por la ciudad y el cantón de Berna, agrupa a otros pueblos y regiones sobre una base voluntaria.

¿Tendrá éxito? Uno de los mayores retos, aparte de no tener una marca reconocida en el extranjero,  es su competencia con Zúrich y Ginebra y en menor escala con Basilea.

Poblarse o deteriorarse

En opinión de Daniel Müller, responsable de proyectos en el laboratorio de idea (think tank) Avenir Suisse, el volumen de las cifras demográficas es claro.

“Zúrich y Ginebra atrajeron a mayor número de extranjeros en las décadas pasadas”, expresa a swissinfo.ch. “El crecimiento demográfico en la última década fue de aproximadamente un 50% con respecto a la media nacional, mientras que Berna y Basilea crecieron un 50% menos que el conjunto de Suiza”.

La falta de perfil internacional de Berna no es favorable.

“Berna tiene tal vez menos presencia que Zúrich o Ginebra en el mapa de interés para los inmigrantes o las compañías internacionales”, dice Müller-Jentsch. “Está menos comunicada con el mundo exterior, no tiene un aeropuerto internacional como las otras tres áreas metropolitanas”.

Müller-Jentsch remarca, por otra parte, que la estructura económica de la región de Berna es menos dinámica y menos propensa al crecimiento, porque es más dependiente de la Administración federal.

Una opinión que comparte Heike Mayer, catedrática de Geografía Económica en la Universidad de Berna.

“Hay una economía sólida porque el Gobierno provee empleo a largo plazo y oportunidades de trabajo estables”, declara. “Tenemos ciertamente una combinación fuerte de empresas pequeñas y medianas, pero la región no es tan emprendedora como las otras, y ello podría explicar por qué no se la considera tan dinámica como Zúrich o Basilea, por ejemplo”.

Alentar a los empresarios

No obstante, la profesora sitúa favorablemente a Berna en comparación con otras capitales, aún siendo menos dinámica que otras como Washington, Ottawa o Viena desde el punto de vista económico.

“Ellas no dependen únicamente de su función de ciudad capital, lo que da cierta estabilidad, sino que también ponen acento en la diversificación y la expansión, así como en las industrias basadas en el conocimiento”,  señala a swissinfo.ch. “Esas ciudades están dando pasos para ampliar su base económica”.

Mayer, quien por encargo de la asociación Hauptstadtregion hizo un estudio sobre las funciones de la ciudad-capital Berna, considera que hay posibilidades de desarrollo.

“Berna tiene potencial de desarrollo por ser un centro de decisiones”, sostiene. “Hay una concentración de funciones ejecutivas y legislativas en un solo lugar, sin olvidar que muchas empresas dependen de esas funciones políticas, entre ellas los grupos de presión y la firmas de relaciones públicas e informática que trabajan para la Administración”.

El estudio publicado recientemente sugiere que la región capital necesita dotarse de una imagen de centro creativo, innovador  y dinámico, pero teniendo claro lo que puede ofrecer y el rol que puede desempeñar.

Crear un nicho

Según Müller-Jentsch, es imperativo centrarse en una estrategia de nicho muy parecida a la de Zúrich -especializada en finanzas y servicios-, o a la de la región del Lago de Ginebra, que ofrece estímulos para que las multinacionales establezcan allí sus sedes.

“Berna no tiene eso, de modo que debe trabajar con lo que tiene. Y no es solo la Administración federal, sino también como anfitrión de actividades de valor añadido e industrias de servicios domiciliadas alrededor de la sede del Gobierno”, precisa.

“Creo que es importante avanzar sobre estas líneas y fortalecerlas, pero también sería peligroso depender exclusivamente de las instituciones financiadas con fondos públicos”.

Sin embargo, podría ser provechoso adoptar un rol diferente del que tienen los grandes centros financieros,  señala Mayer, porque daría a la capital cierta forma de independencia, sin dejar de tenerla al alcance.

La proximidad podría asimismo ser otro punto favorable para la región de la capital, admite Müller-Jentsch.

“Suiza tiene el sistema de una gran ciudad”, señala. “Berna puede aprovechar el efecto desbordante de Ginebra y Zúrich, porque ambas son víctimas de su propio éxito y encaran dificultades como la falta de vivienda o la congestión de tránsito.

Región capital

La asociación denominada Hauptstadtregion (Región capital) se basa en el concepto de zona de cooperación, una red de miembros y de  ‘observadores’ flexible.

Entre sus miembros figuran cinco cantones (Berna, Friburgo, Neuchâtel, Solothurn y Valais), doce ciudades –como Berna, Friburgo, Thun, Biel o La Chaux-de-Fonds-, asociaciones regionales y grupos de municipios.

El grupo de observadores incluye a localidades como Neuchâtel o Bulle y a regiones como Emmental.

En vez de aplicar proyectos con estructura rígida, los miembros y observadores pueden decidir individualmente si quieren tomar parte o no.


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×