Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Medioambiente El bosque suizo se expande

Bosques con montañas de fondo

Los bosques suizos se amplían principalmente en el arco alpino.

(Gian Ehrenzeller / Keystone)

El mundo se conmueve por la desaparición de los bosques, especialmente desde los incendios que asolan la Amazonia. En Suiza, la situación es muy diferente: el bosque gana terreno año tras año. Sin embargo, también hay peligros.

Desde 1850, las superficies forestales en Suiza prácticamente se han duplicado. Y no es todo. En los últimos treinta años, han crecido en alrededor de 4 000 hectáreas por año. “Esto corresponde a la superficie del lago de Thun”, explica Olivier Schneider, subdirector de la sección de Conservación Forestal y Política ForestalEnlace externo, de la Oficina Federal del Medioambiente.

Desaparición de pastizales

“Este aumento se debe principalmente al abandono de los pastizales en el arco alpino. Algunos ya no tienen la misma importancia económica que antes. Las malezas y luego los árboles vuelven a colonizar rápidamente estas áreas devueltas a la naturaleza”, explica Jacqueline Bütikofer, colaboradora científica de ForêtSuisseEnlace externo, la organización paraguas de la silvicultura.

Además, los bosques están estrictamente protegidos. La Ley Federal ForestalEnlace externo es clara. Su objetivo es “garantizar la conservación de los bosques en su extensión y distribución geográfica” y “proteger los bosques como entorno natural” (art. 1). La legislación hace que la deforestación sea casi imposible, incluso en áreas de tierras bajas donde la presión humana es fuerte.

“Solamente desbrozamos en casos excepcionales, cuando es necesario", dice Jacqueline Bütikofer. Además, lo que desaparece debe ser compensado. “La deforestación es en promedio de solamente 160 hectáreas por año y el 90% de esa área es reforestada”, precisa Olivier Schneider.

Falta de agua

Sin embargo, el bosque suizo enfrenta riesgos. “La sequía es actualmente el principal peligro. Vemos que algunos bosques tienen dificultades para manejar la escasez de agua”, indica Jacqueline Bütikofer.

Los bosques del arco del Jura se han visto particularmente afectados, especialmente los de hayas, que desaparecen masivamente. Una situación considerada tan alarmante que el cantón del Jura ha decretado estado de desastre forestalEnlace externo. “En el Jura, donde el suelo es calcáreo, el agua no se queda en el suelo”, explica Jacqueline Bütikofer.

Olivier Schneider pone en perspectiva el problema de la escasez de agua. “Es cierto que la zona desde elJura hasta Zúrich ha sufrido especialmente. Primero fue afectada por la tormenta Eleanor, luego por la sequía y las plagas de insectos. Esa combinación causó daños. Pero en otros lugares, la situación no es tan mala”.

Incendios bajo control

En muchas partes del mundo (Amazonia, América del Norte, Europa del Sur) el fuego diezma áreas boscosas. También preocupa en Suiza.   

“En el pasado, los incendios eran anecdóticos en el norte de los Alpes", recuerda Olivier Schneider. Pero la situación ha cambiado. La mayoría de los cantones consideran medidas preventivas, por ejemplo, limitando las cantidades de árboles muertos en determinadas zonas especialmente sensibles, como los alrededores de las zonas urbanas. Los mapas de riego de incendios forestalesEnlace externo son publicados por las autoridades”.

(1)

Vidéo de un incendio en el Tesino

Bomberos del Tesino luchan contra un incendio forestal en enero de 2019

Pero las medidas preventivas, la vigilancia y lo reducido del territorio permiten mantener la situación bajo control. “El peligro es cada vez mayor, pero todavía no nos preocupan los incendios a gran escala”, apunta Jacqueline Bütikofer.

Plagas

Los organismos vivos también amenazan a los bosques. En cuanto a los insectos, a las plagas autóctonas como el bostriche o el gusano gris del alerce se unen toda una lista de huéspedes exóticos, como la polilla del boj o el capricornio asiático.

Mientras que los insectos a veces pueden ser derrotados -el cantón de Friburgo acaba de anunciar la erradicación del capricornio asiáticoEnlace externo- los hongos son enemigos más temibles. “Los hongos como aquel que causa el marchitamiento del fresno se multiplican y se desplazan gracias a sus esporas y, por lo tanto, no son controlables”, advierte Olivier Schneider.

Pero estos fenómenos no son nuevos y el bosque finalmente se recupera. En la década de los 50 experimentamos el cancro del castaño y el olmo declinó a partir de la década de los 70”. Esos árboles fueron diezmados, pero no erradicados, y empezamos a verlos reaparecer”, recuerda Olivier Schneider.

Solamente los árboles mueren

A pesar de los peligros, las medidas de conservación deberían permitir mantener el bosque suizo. “Esta es la gran lección de la década de 1980. En ese momento, existía un infundado temor a la muerte de los bosques. Los árboles mueren, pero el bosque se transforma”, subraya Jacqueline Bütikofer.

Una opinión compartida por Olivier Schneider. “Dentro de cien años, las especies arbóreas que actualmente crecen en la llanura se encontrarán en las montañas y veremos especies mediterráneas en la llanura. Desaparecerán árboles, pero los bosques estarán siempre ahí”.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes