Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Monte San Giorgio


Un trozo de África en el Tesino


Por Gerhard Lob, Francoise Gehring, Meride


Monte San Giorgio, visto desde Vico Morcote, sobre el Lago de Lugano. (Keystone)

Monte San Giorgio, visto desde Vico Morcote, sobre el Lago de Lugano.

(Keystone)

Conserva las señas de identidad de 300 millones de años de historia y desde 2003 figura en la lista del patrimonio mundial de la humanidad. Situado a más de mil metros sobre el nivel del mar, el Monte San Giorgio se eleva como una pirámide en la orilla meridional del Lago de Lugano.

El clásico punto de partida para explorar el Monte San Giorgio, en el Tesino meridional (1.079 m.s.n.m.), es el pueblito de Meride, situado en una pictórica terraza soleada. El municipio de 300 habitantes está bastante bien conservado, y uno de los detalles que suele atraer la atención de los visitantes son los ornamentos de estuco en algunas de sus viviendas.

En la entrada a un pequeño museo de fósiles en la Alcaldía luce un letrero que alude al sitio como patrimonio mundial de la UNESCO: “La inscripción de un bien cultural o natural en esta lista subraya su valor extraordinario, universal y, por ende, debe ser protegido para beneficio de la humanidad”.

El valor en este caso está en las rocas del Monte San Giorgio, que hace 200 millones de años conformaban una cuenca marítima de 100 metros de profundidad en una región subtropical.

En este lugar ha surgido, por así decirlo, un cementerio del Triásico Medio. La petrificación de peces, animales invertebrados como insectos y reptiles de este periodo tienen valor singular.

'Felberia excelsa'

Los expertos están convencidos de que las zonas bajas de esta montaña pertenecieron en algún momento a la placa continental africana. “Por eso es que las rocas del sur del Tesino son frecuentemente asociadas con África”, explica Markus Felber.

El geólogo ha sido la fuerza impulsora detrás del nombramiento al Monte San Giorgio como patrimonio mundial. Felber fue quien prácticamente preparó el dossier y hasta hoy es el mejor conocedor de este territorio.

Como reconocimiento a su labor, los colegas investigadores italianos le han dedicado incluso uno de los fósiles descubiertos. Una especie de pez desconocido hasta entonces lleva el nombre de 'Felberia excelsa'. El ejemplar se halla en el Museo Natural Cantonal de Lugano.

Fósiles en Zúrich

El espacio protegido del Monte San Giorgio abarca 840 kilómetros cuadrados. En él se encontraron 10.000 fósiles diversos, entre ellos 30 reptiles y 80 especies de peces.

Las universidades de Zúrich y Milán investigan aquí desde hace más de 100 años y emprenden excavaciones desde 1924. Eso explica por qué muchos de los hallazgos están en el Museo Paleontológico de Zúrich y pocos en la sala de exposición de Meride.

El Museo de fósiles, abierto en 1973, apenas ha cambiado hasta ahora. Sus vitrinas de madera le dan un aspecto muy antiguo. Lo único moderno es el documental cuya presencia constituye a la vez una prueba de que también en Meride no se ha detenido el tiempo.

¿Nuevo impulso?

Esta situación cambiaría dentro de poco. Tras superar varias dificultades, a finales de agosto de 2008, se creó la Fundación Monte San Giorgio. En ella están representados los municipios circundantes del patrimonio mundial por parte de Suiza, la Comisión de la UNESCO, así como la Oficina de Turismo del Mendrisiotto.

“Con la fundación existe finalmente un único interlocutor para abordar aspectos relacionados con el patrimonio mundial”, señala Felber. Esto significará un salto cualitativo notable para dar a conocer en el mundo este patrimonio de la UNESCO.

El proyecto más importante de esta fundación es un moderno centro de visita que surgirá ampliando y reconstruyendo el actual espacio de exposiciones. Para ello se cuenta con un presupuesto de tres millones. El arquitecto es Mario Botta.

La Oficina de Turismo quiere intensificar la promoción del Monte San Giorgio sólo cuando las estructuras estén listas, haya suficientes lugares de aparcamiento y se garantice un buen acceso en transporte público.

Hasta ahora, a diferencia de los tres castillos, la muralla y las defensas del Castillo de Bellinzona, apenas se hace publicidad para el 'Parque de los saurios del Tesino'.

El Monte San Giorgio visto por la UNESCO

"El Monte San Giorgio es el testimonio mejor mantenido de la vida marítima en la historia triásica de la Tierra y muestra además los modos de vida terrestre."

"El sitio ha producido numerosos y diversos fósiles, de los cuales muchos se conservan en una extraordinaria calidad y perfecto estado."

"El estudio de los fósiles ha dado lugar a una colección bien documentada."

"El Monte San Giorgio es un punto de referencia para los futuros hallazgos de fósiles marítimos de la época triásica."

Monte San Giorgio

El Monte San Giorgio es el hallazgo más significativo de la petrificación ocurrida en el Triásico Medio.

Las rocas del Monte San Giorgio formaron hace 200 millones de años una cuenca marítima de unos 100 metros de profundidad en una zona subtropical.

De ahí que hoy haya en la montaña petrificaciones de peces, animales invertebrados como insectos y reptiles (entre ellos algunos de hasta seis metros de largo).

La parte principal del descubrimiento está en el Museo Paleontológico de Zúrich. Una reducida parte del valioso hallazgo queda en el Museo de Fósiles de Meride.

Aparte de los fósiles, buscados por paleontólogos desde 1924, se desprende también el mármol. De las capas de asfalto se obtenía antes esquisto bituminoso. Además, en el monte quedan varias cuevas ocultas.


(Traducción: Juan Espinoza), swissinfo.ch



Enlaces

×