Movilidad Becarios: ¿origen de una fuga de cerebros?


Por
Isobel Leybold-Johnson in Zurich


Las becas para estudiantes internacionales permiten a Suiza atraer a algunas de las mejores mentes del exterior a sus universidades. Algunos de ellos nunca regresan a su tierra ¿Fuga de cerebros o simple movilidad?

Cuando Meghali Randive llegó de la India a la Universidad de Zúrich con su beca para estudios de alemán en el 2008, tuvo un leve choque cultural. "No me percaté de qué tan diferente era el dialecto suizo-alemán del alto alemán que aprendí en la India”.

Seis años después y en pleno doctorado, Randive se ha integrado bien y no necesariamente piensa volver a casa.

El veterinario de Togo Bassirou Bonfoh, que en Basilea y en Zúrich realizó estudios postdoctorales, ahora se encuentra de nuevo en África. El director general del Centro Suizo para la Investigación Científica en Costa de Marfil es conocido allá como "el suizo", debido a su enfoque helvético para resolver problemas.

Un estudio conjunto de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y de la Universidad de Zúrich –dado a conocer en enero y el primero en su género en Suiza – investigó el impacto en las trayectorias profesionales de sus estudiantes internacionales beneficiados con alguno de los cinco tipos de becas universitarias que se otorgan en Suiza, incluida una que ofrece el Gobierno federal.

Los investigadores observaron que los casos de Randive y de Bonfoh, antes citados, resultan ser típicos en el mundo de los becarios venidos a Suiza. De las 304 personas encuestadas procedentes de países en desarrollo y en transición, solamente alrededor de la mitad volvió a casa después de sus estudios en Suiza.

Se trata de una cuota bastante baja si se compara con la de otros estudios internacionales similares.

Redes

La evidencia de que los becarios de países del Tercer Mundo se concentran especialmente en los países industrializados puede sugerir que con estos estímulos se genere una fuga de cerebros en los países en desarrollo. Sin embargo, el 53% de estos estudiantes mantiene contactos profesionales con su país de origen, pese a realizar estudios en el exterior.


"No es necesaria la presencia física para intercambiar ideas y conocimientos", indica la autora en jefe del estudio, Emma Lindberg, de la EPFZ. Cabe destacar que justamente los becarios de países menos desarrollados fueron los más propensos a volver a casa.

Las razones esgrimidas para volver son las amistades, los lazos familiares, obtener un estatus más alto o mejores oportunidades de hacer carrera en sus propios países. También simplemente argumentan querer marcar la diferencia, al mostrar su voluntad de volver.

Además, la mayoría de estos becarios pertenecen a una "generación globalizada" y son "educativamente móviles". Han vivido en varios lugares tanto antes como después de su estancia en Suiza.

(Adrian Ritter/University of Zurich)

Lecciones de vida

Randive, cuyo marido trabaja para una empresa alemana en la India, pretende instalarse en el extranjero, posiblemente en Alemania. Actualmente está haciendo su doctorado en Suiza sin ayuda de una beca, así que ella misma se sostiene financieramente: imparte clases o realiza trabajos como recepcionista o empleada de cocina.

"He superado la vergüenza de hacer ciertos trabajos que se dicen no aptos para mujeres. Con orgullo digo que puedo hacer cualquier cosa y he sobrevivido. Es lo más importante que he aprendido aquí y va a ayudarme para el resto de mi vida".

Bonfoh, ahora profesor, también aprecia su experiencia de becario en Suiza. "Me ayudó más de lo que me imaginaba cuando me gradué en la Universidad de Senegal”, comenta a swissinfo.ch.

Las habilidades que aprendió en Suiza - calidad de trabajo, integridad en la investigación y buena gestión - han sido invaluables para su carrera.

El estudio en detalle

Los resultados del estudio Fuga de cerebros o circulación de cerebros se presentaron en Zúrich el 22 de enero. La investigación incluye las experiencias de 304 personas que estudiaron entre 1996 y 2012 una maestría, un doctorado o un postdoctorado en la Universidad de Zúrich o en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich( EPFZ). Los entrevistados son originarios de 57 países, tales como China, India, Mongolia, Rusia y Cuba.

La pesquisa incluyó a los beneficiarios de becas otorgadas por el Gobierno de Suiza, la Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE) y las propias universidades.

El 95% de los encuestados dijo que su estancia en Suiza le había sido útil.

Cerca del 60% encontraron empleo en la investigación o en la educación superior.

El 20% trabajó en el sector privado.

En la EPFZ, 36% de los estudiantes son extranjeros. A nivel de doctorado, la cuota es de 65%.

En la Universidad de Zúrich, 18% de los estudiantes son extranjeros. La cuota de doctorandos es de 35%.

El promedio en Suiza de estudiantes extranjeros es de 38% (2011).

Según un reciente estudio internacional (Franzoni et al., 2012), Suiza es el país con el mayor porcentaje de científicos extranjeros en todo el mundo con 56,7% (la investigación observó una afluencia significativa de personas provenientes de Alemania). La tasa en los Estados Unidos es de 38,4%, según este informe.

Experiencia suiza

Los resultados del estudio en las dos instituciones de estudios zuriquesas coinciden con la experiencia en general en Suiza en la materia, opina Jacques Moeschler, jefe de la Comisión Federal de Becas para Estudiantes Extranjeros, a través de la cual el Gobierno concede sus becas.

"Nuestras estadísticas demuestran que una tercera parte de becados al término de sus estudios vuelven a su país en un plazo menor a seis meses. Otro tercio permanece en Suiza para continuar su educación y otro tercio parte a otro punto del mundo para perfeccionarse o emprender una carrera académica”, observa Moeschler.

"Existe una circulación de estudiantes, no una fuga. No puedo decir que estos estudiantes harán definitivamente una carrera académica en Suiza”, especifica.

En cualquier caso, la Comisión que representa no tiene tantos recursos como los que se ofrecen en Alemania o EE.UU., donde la excelencia académica impera para otorgar los apoyos, explica Moeschler.

Suiza también se mueve hacia esa dirección, con más becas para doctorados y postdoctorados, pero se requiere de "algunos criterios geográficos o políticos" para su asignación, añade el profesor de la Universidad de Ginebra.

En total, en el año escolar vigente (2013/2014) se concedieron  368 becas en Suiza, según la Secretaría de Estado para la Educación, la Investigación y la innovación.

Beneficios mutuos

Durante la conferencia de prensa en la que se presentó el estudio, varios participantes de diversos círculos académicos argumentaron que es preciso hacer aún más para motivar a los estudiantes extranjeros a volver a su tierra y difundir allí sus conocimientos. Concretamente se refirieron a la necesidad de apoyo para poder reintegrarlos en las instituciones académicas de sus países de origen.

Por otra parte, también se abordó la dificultad de los becarios de permanecer en Suiza al término de sus estudios, debido a las restricciones migratorias. Algunos solicitaron facilitarles esta posibilidad, en caso de que los implicados deseen permanecer aquí.

En todo caso, las becas también son de beneficio para el país de acogida, subraya Susan Thieme, investigadora de la Universidad de Zúrich y autora del estudio Supervisores, profesores e investigadores mayores se benefician de una aula internacional donde los estudiantes aportan conocimientos y experiencias diversas.

Para Bonfoh, el asunto se centra en el aprendizaje mutuo. "Cuando los suizos otorgan becas, también ganan algo: después nos convertimos de algún modo en embajadores de Suiza".

Becas del gobierno

El Gobierno de Suiza, a través de la Comisión Federal de Becas para Estudiantes Extranjeros, concede estos apoyos para estudios de posgrado en universidades helvéticas y en escuelas de arte (un número más pequeño).

Por ley, 50% de las subvenciones se otorgan a los países en desarrollo y 50% a los países industrializados (socios en el ámbito académico como la Unión Europea, Estados Unidos y otros países anglosajones).

Para el año académico 2013/14, se entregaron 368 becas. Las inscripciones 2014/15 se reciben actualmente. Han llegado unas 1.000.


Los países prioritarios establecidos por el Gobierno suizo son Brasil, Rusia, India y China, Costa de Marfil y Tanzania, donde la Secretaría de Estado para la Educación, la Investigación y la Innovación financia dos institutos de investigación.

Sobre el voto del 9 de febrero pasado ‘Contra la inmigración masiva’, resulta aún muy prematuro saber si provocará consecuencias en las futuras designaciones federales de becas para estudiantes extranjeros.

(Fuente: Secretaría de Estado para la Educación, la Investigación y la innovación)


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch



Enlaces

×