Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Donación de óvulos El sueño de ser padres conduce a Italia y España

Inserir

En Suiza, hay al menos 1 500 parejas al año que viajan al extranjero para ver cumplido su deseo de tener un hijo por fecundación heteróloga. Un método que está prohibido en Suiza. Nace así un turismo de la reproducción asistida hacia países, como España e Italia, donde la donación de óvulos es legal.

Once mil tratamientos. Más de 6 000 mujeres. 1 955 recién nacidos. Son las últimas cifras disponibles sobre la reproducción asistida en Suiza. Se trata de fecundaciones in vitro (Fivet) o de inyecciones introcitoplasmáticas de espermatozoides (ICSI). Las probabilidades de tener un hijo con la ayuda de estas técnicas son de alrededor el 25%.

Reproducción asistida

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Pero hay una técnica desarrollada al inicio de los años 1980 en Estados Unidos que da resultados más que alentadores: la inseminación heteróloga. Consiste en extraer ovocitos del ovario de una donante con óptimos niveles de fertilidad (normalmente mujeres entre los 18 y 30 años). Estos ovocitos se fecundan generalmente in vitro y el embrión, en estadio de blastocisto (5 o 6 días), se implanta en el útero de la futura madre. Las probabilidades de llevar a término el embarazo superan el 50%.

Ovodonación prohibida en Suiza

En Suiza no se pueden donar ni recibir óvulos de otra mujer. Esta técnica de procreación artificial heteróloga está prohibida. El Parlamento helvético debatió y archivó una iniciativa del entonces diputado Jacques Neirynck que pedía reglamentar la ovodonación, ya que la donación de gametos masculinos, o sea, de espermatozoides, sí está permitida.

Edad mujeres bajo tratamiento

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

A la espera de que la ley se adapte a las costumbres o viceversa – las parejas suizas que desean tener un hijo por medio de la inseminación heteróloga acuden a clínicas en el extranjero. Principalmente en España, pero también en la República Checa y otros países del este europeo, donde la ovodonación es legal. Desde 2014 también lo es en Italia.

De Italia a Lugano, y viceversa

Hasta hace unos años Suiza –y en particular Lugano– era un destino de turismo reproductivo para las parejas italianas que deseaban someterse a una fecundación in vitro. Pero desde 2014 las leyes italianas ya no son tan restrictivas y hoy son los suizos quienes viajan a Italia para una someterse a una inseminación heteróloga.

Para compensar la pérdida de clientes, la clínica Pro Crea de Lugano ha abierto una antena en Milán y otro centro a pocos kilómetros de Chiasso, en la frontera con Italia, para ofrecer la ovodonación a sus clientes. Esta técnica representa el 20% de la actividad de la clínica.

¿Problema resuelto? No del todo. Italia permite la inseminación heteróloga, pero las clínicas italianas tienen dificultades para encontrar donantes.

El viaje de los óvulos

La carencia de ovocitos lleva a muchas clínicas italianas a acudir a los bancos de óvulos en el extranjero, sobre todo, en España. Un país que en los últimos años ha desarrollado una técnica de extracción y vetrificación de ovocitos y donde hay varios bancos. El más importante es el Ovobank de Marbella que fundó y dirige Enrique Criado Sholz. En Marbella, localidad turística por excelencia, viven personas de 150 nacionalidades. Y esto es de gran utilidad para disponer de múltiples fenotipos que pueden responder a las demandas de mujeres de todo el mundo, ya sean rubias, morenas, altas, bajas, gordas o delgadas. Caucásicas, orientales o africanas.

España es líder mundial en donación y trasplante de órganos. En 2016, el país alcanzó la cifra récord de 43,3 donantes por millón de habitantesEnlace externo. Gracias a la generosidad de 2 018 donantes se realizaron 4 818 trasplantes.

Las donantes (mujeres entre los 18 y 30 años) reciben una compensación económica que oscila entre los 600 y 1 000 euros. Pero no es el dinero lo que motiva a las mujeres españolas a donar sus óvulos. “Yo quisiera tener hijos y ver a mujeres que no los pueden tener es un sufrimiento. Gracias a mi donación, estas mujeres pueden cumplir su sueño”, confiesa una estudiante malagueña de 21 años. Además, los procedimientos de una ovodonación no son simples ni rápidos. Las donantes tienen que permanecer durante un mes a disposición y acudir varias veces a la clínica. Por lo tanto, la compensación es realmente un reembolso de los gastos.

Ovozitos rumbo a Italia

Cada mes, la clínica marbellí recibe entre 100 y 150 solicitudes de Italia. Un número crecerá, dado que las clínicas ‘concertadas’ con Ovobank van en constante aumento. Hoy son ya unas sesenta. Y cada semana una furgoneta sale rumbo a Italia con un cargamento de ovocitos (cerca del 60% de los ovocitos de Ovobank están destinados a Italia). Un cliente de Ovobank la clínica de Appiano Gentile, a pocos kilómetros de cómo y de la frontera suiza con Italia. La Clínica Pro Crea de Lugano ha establecido aquí su base operativa para la inseminación heteróloga y desde donde solicita los ovocitos gracias a los cuales muchas parejas italianas y suizas podrán cumplir el sueño de ser padres.

Traducción del italiano: Belén Couceiro