Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Referéndum ilegal Catalanes en Suiza: “Solo queríamos votar”

Catalanes residentes en Suiza viajaron a Barcelona para participar el domingo en el referéndum independentista. Las medidas policiales les obstruyeron el voto. “En Suiza votamos cada tres meses”, subrayan y se preguntan ¿cómo es posible que en España la ciudadanía no pueda decidir sobre su futuro? Una interrogante que se plantean miles de españoles, incluida la periodista Mónica Subietas.

“Vivo en un país donde se celebra un referéndum cada tres meses. Vengo de un país donde un referéndum ni siquiera puede plantearse. Ambos dicen ser una Democracia, el gobierno del pueblo”, anota la también escritora nacida en Barcelona y residente en Suiza desde hace una década.

Al reflexionar sobre los “lamentables sucesos” en Cataluña el pasado 1º de octubre, enfatiza la dificultad de “mantenerse ecuánime cuando la policía, pagada por todos los ciudadanos para protegernos, se pone a aporrear a tus amigos y familiares. Se supone que el perro no debe morder la mano de quien le da de comer (dicho sin ánimo de ofender; es solo un refrán)”.

En un “punto de vista”, publicado integralmente por swissinfo.ch en español, Mónica Subietas refiere que los españoles eligen a los diputados que a su vez eligen al Gobierno, pero carecen de instrumentos para controlarlos.

“La prueba está en que una parte del pueblo ha decidido movilizarse y ha sido castigado, una parte del pueblo que sigue siendo español hasta que se declare independiente. Es decir: que el Gobierno ha actuado contra el pueblo que le escogió para que representase sus intereses. De nuevo, es como el perro que muerde la mano de su amo”.

El domingo frente a las urnas, precisa, había partidarios del sí, pero también del no a la independencia. “No obstante, esto sucede a nivel de calle. En las altas esferas, ambas partes en conflicto mantienen sus posiciones sin dejar un resquicio a la negociación”.

“Estamos donde estamos porque quienes hemos escogido para que nos representen no han sido capaces de sentarse a negociar. No han hecho su trabajo y continúan sin hacerlo. Prueba de ello es que tanto en Catalunya como en España se han repetido las elecciones varias veces en pocos años, porque quienes están al mando no saben o no quieren negociar y solo aceptan gobiernos todopoderosos en los que puedan hacer y deshacer a su antojo”.

Si nada cambia, advierte, “el siguiente paso va a ser la declaración unilateral de independencia por un lado y la aplicación del artículo 155 –es decir, la suspensión de la Autonomía– por el otro. ¿Y después? No quiero imaginarlo”.

“El Govern [Gobierno catalán] no debería jugar con las ilusiones legítimas de una parte de su pueblo si no están construidas sobre una base sólida e igualmente legítima, no sobre interpretaciones y posibilidades”.

Y, “tampoco es legal aporrear a gente con los brazos en alto y cuya única arma son papeletas electorales impresas en casa. En cambio, no existe ninguna disposición legal que impida la exaltación del fascismo, por eso la gente puede cantar el ‘Cara al sol’ [himno de la Falange] con total impunidad (excepto en Aragón).

La única manera de salir de este conflicto es exigir una reforma constitucional que ponga esa responsabilidad en manos de la gente, para que podamos evitar la manipulación y el abuso por parte de Gobierno y Govern. Porque nosotros pagamos la comida del perro con nuestros impuestos, y de nosotros depende evitar que pueda mordernos la mano.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook