Refugiados a la intemperie Una iglesia da cobijo a gente desesperada




Inserir

Una iglesia de Chiasso, localidad en la frontera suiza con Italia, ha abierto sus puertas para acoger a las personas sin techo que se congregan en la estación de tren. El sótano de la iglesia de San Vitale Martine se ha convertido en un refugio temporal donde esta gente puede pasar la noche y asearse.

Son hasta cien los solicitantes de asilo en la vecina ciudad italiana de Como que cada noche aguardan para proseguir su viaje hacia el norte de Europa. Los voluntarios de ‘Como sin Fronteras’ y de otras asociaciones intentan encontrarles un refugio temporal.

En el cantón del Tesino hay menos solicitantes de asilo que en Como. Aun así, muchos han tenido que pasar las horas más frías del día en la estación de tren local. Las reacciones han sido inmediatas al conocerse la noticia. Los políticos de diferentes partidos han pedido al gobierno que abra los refugios de protección civil para acoger a gente en situación de emergencia.