Reuters internacional

Una mujer pasa delante del logo de la COP21 en la Conferencia Mundial del Cambio Climático 2015 en Le Bourget, cerca de París, Francia, el 3 de diciembre de 2015. Negociadores de casi 200 países aprobaron el sábado el borrador de un acuerdo climático de Naciones Unidas después de cuatro años de trabajo, como base para que los ministros intenten resolver cientos de puntos de desacuerdo la semana próxima. REUTERS/Jacky Naegelen

(reuters_tickers)

Por David Stanway y Richard Valdmanis

PARÍS (Reuters) - Las conversaciones sobre el cambio climático en París ingresaron el sábado en una nueva fase, luego de que los negociadores acordaron un borrador que deja cientos de puntos de disputa para que los ministros los resuelvan la semana próxima.

Aunque es un principalmente una formalidad en el marco de la búsqueda de cuatro años de un acuerdo vinculante para reducir el calentamiento global, el hecho de que funcionarios de gobiernos de casi 200 países hayan acordado un borrador marca una mejora respecto a la última cumbre fallida en Copenhague hace seis años, donde ni siquiera se aprobó un texto de este tipo.

"Este texto marca la voluntad de todos de alcanzar un acuerdo", dijo Laurence Tubiana, enviado de Francia, a delegados en el punto intermedio de la reunión que se extiende hasta el 11 de diciembre.

El máximo delegado de China, Su Wei, dijo que la primera semana de las conversaciones "aunque fueron muy difíciles, han producido muy buenos resultados y provisto una base sólida para la semana próxima".

Aún así, el nuevo texto subraya la enormidad del trabajo que tienen por delante los ministros de Relaciones Exteriores, entre ellos el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry, para encontrar consensos sobre los temas más controvertidos que han complicado las conversaciones durante cuatro años.

Los negociadores han dejado 939 partes de texto entre paréntesis que representan distintas opciones para resolver puntos de desacuerdo.

Algunos países en desarrollo quieren eliminar los combustibles fósiles para el 2050, por ejemplo, pero China se encuentra entre las naciones que prefieren prometer simplemente cambiar a una economía baja en carbono este siglo.

Se espera que un acuerdo en la cumbre de Naciones Unidas, en las afueras de París, represente el pacto global más fuerte para comprometer tanto a naciones ricas como a países en desarrollo a que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero culpables del cambio climático.

Pero los funcionarios dijeron que serán necesarias más acciones para evitar que las temperaturas suban más allá del límite considerado peligroso.

(Reporte de Alister Doyle, Bate Felix y Barbara Lewis. Editado en español por Lucila Sigal)

reuters_tickers

 Reuters internacional