Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Ni burka, ni nicab


El Tesino vota si prohibir o no el velo integral islámico


Por Gerhard Lob, Bellinzona


En las calles comerciales de Ginebra, no es raro ver a mujeres con el velo integral islámico. (Keystone)

En las calles comerciales de Ginebra, no es raro ver a mujeres con el velo integral islámico.

(Keystone)

El 22 de septiembre, el Tesino será el primer cantón suizo que se pronuncia en las urnas sobre la prohibición del velo integral en los lugares públicos. La propuesta tiene posibilidades de ser aprobada, lo que no preocupa demasiado al sector turístico.

Son escasos los tesineses que se han cruzado en su cantón con una mujer que lleva el velo integral islámico (burka o nicab). El Tesino no es Ginebra, un cantón que en verano suelen visitar muchos turistas de Oriente Medio. Pero probablemente será el primero que inscriba en su Constitución el veto de llevar el rostro cubierto en lugares públicos, cubierto, siguiendo el ejemplo de la polémica ley adoptada en Francia durante la presidencia de Nicolas Sarkozy. Los observadores políticos preconizan que la mayoría de los tesineses votarán a favor.

La iniciativa que se somete al veredicto de las urnas el 22 de septiembre quiere anclar en la Constitución el veto “de enmascarar o disimular el rostro en la calle u otros espacios públicos”. Al igual que la francesa, está formulada de manera general, pero en los hechos se dirige a las mujeres musulmanas que visten el burka o nicab, y no las que llevan un simple velo.

La iniciativa se presentó en marzo de 2011 después de reunir cerca de 11.726 firmas válidas. No es la primera vez que su promotor, Giorgio Ghiringhelli, político independiente y ex periodista, consigue un respaldo popular a sus proyectos. Sorprende, sin embargo, que en el comité de la iniciativa figuren mujeres muy conocidas en el Tesino, como la antigua concejal liberal radical Marina Masoni, la ex diputada socialista Iris Canonica, la presidenta de las Mujeres Liberales Radicales del Tesino, Olga Cippà o Leda Soldati, miembro de los Verdes.

Un tema recurrente también en Suiza

Hasta ahora, han fracasado las tentativas en los cantones suizos para prohibir el burka, el nicab o el velo islámico. Los Parlamentos de Basilea-Ciudad, Berna, Schwyz, Solothurn y Friburgo han rechazado propuestas en ese sentido.

Una iniciativa del cantón de Argovia, que pretendía prohibir el velo integral en todo el territorio suizo, fracasó en el Parlamento federal, así como varias medidas análogas formuladas por los diputados. La votación en el Tesino puede pasar a los anales de la historia.

Prohibir el velo islámico es un tema recurrente en Suiza que genera polémica. Recientemente, el Tribunal Federal declaró inválida la decisión del municipio de Bürglen (cantón Turgovia) de prohibir el velo en las escuelas primarias. El reglamento de la escuela no constituye una base legal suficiente para una cuestión tan importante.

La Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora) no va a quedarse de brazos cruzados. En San Gall, el partido más votado del país pretende que el Parlamento cantonal prohíba el velo en las escuelas. Pero la UDC se halla solo en su lucha, el resto de los partidos se oponen a tales interdicciones. Para lograr su objetivo, la UDC se plantea lanzar una iniciativa popular.

Iniciativa con “carácter preventivo”

Para Ghiringhelli, la iniciativa reviste un “carácter preventivo”. De hecho, es perfectamente consciente de que la situación que prevalece en el cantón meridional nada tiene que ver con la de Francia. No obstante, una prohibición permite “tratar el problema de raíz e impedir que se propague el uso, de lo contrario inevitable, del nicab y del burka”, afirma.

El Consejo de Estado (gobierno cantonal) no está entusiasmado con inscribir la prohibición en la Constitución. Por ello elaboró un contraproyecto que prevé modificar únicamente la ley relativa al orden público, pero conservando la idea principal de la iniciativa.

En esa ley se prohibiría disimular el rostro en público, así como en manifestaciones políticas o deportivas, salvo algunas excepciones: cascos de motoristas, máscaras antipolvo para los trabajadores, máscaras de carnaval, etc.

El modelo francés

El contraproyecto cuenta con el respaldo mayoritario del Gran Consejo (Parlamento cantonal). Durante los debates celebrados en abril, varios diputados alertaron del riesgo de exclusión que una ley semejante puede representar para las mujeres que usan velo y que no podrán llevar el rostro tapado en los espacios públicos.

El 22 de septiembre, los tesineses votan la iniciativa y su contraproyecto. En caso de un doble o si el pueblo aprueba la iniciativa, el nuevo artículo necesitará el aval formal de la Asamblea Federal.

“El proyecto del Tesino es prácticamente una fotocopia de la ley francesa”, explica Guido Corti, asesor jurídico del Consejo de Estado. Incluso después de su entrada en vigor, la ley francesa genera polémica, pues sigue pendiente de la sentencia de la Gran Cámara del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Aplicación problemática en Francia

Desde abril de 2011, en Francia está prohibido llevar el rostro cubierto en lugares públicos. Quienes no se atienen a la ley, corren el riesgo de ser multado con 150 euros.

La interdicción ha generado varios disturbios. El más reciente se produjo en Trappes, en los suburbios parisinos, tras la detención de un hombre durante un control de identidad a su esposa, que vestía el velo integral islámico, el nicab.

Desde la prohibición del velo integral, la policía francesa ha realizado controles de identidad a cerca de 700 mujeres que no cumplían la norma. Muchas rechazaron identificarse y pidieron auxilio.

Sector turístico sereno

La iniciativa no ha generado mucho debate en el Tesino: la clase política recién se reincorpora a su trabajo tras las vacaciones estivales. Y los representantes del sector turístico aguardan la votación del 22 de septiembre con serenidad. El Hotel Splendide Royal de Lugano, que ha adaptado una planta entera a las necesidades de los turistas árabes, afirma: “No nos ocasionará problema alguno, ya que tenemos muy pocas clientes que llevan el velo integral”.

Fernando Brunner, presidente de la sección tesinesa de Hotelleriesuisse, organización que agrupa a los hoteleros suizos, sostiene: “Fundamentalmente, opino que los turistas deben adaptarse al país de acogida”. Tampoco el diputado nacional Lorenzo Quadri, miembro del comité de la iniciativa y responsable de la cartera de Turismo en Lugano, ve problemas. El artículo constitucional y la ley no se dirigen específicamente a los turistas. Pero la ley es la ley, y es válida para todas las personas que oculten su rostro en el Tesino”.

El Partido Socialista del Tesino se muestra más crítico. A su juicio, no es necesario establecer una ley sobre esta cuestión. No obstante, prefiere una ley a un artículo constitucional, razón por la que se abstuvo en la votación en el Parlamento.


(Traducción: Belén Couceiro), swissinfo.ch



Enlaces

×