AFP internacional

(De izq a drcha): El presidente estadounidense, el primer ministro italiano, la canciller alemana, el presidente francés, la primera ministra británica y el presidente español se reúnen el 18 de noviembre de 2016 en Berlín

(afp_tickers)

Barack Obama y los principales dirigentes europeos piden este viernes en Berlín seguir cooperando dentro de la OTAN y mantener las sanciones contra Rusia, posiciones algo alejadas de las pretendidas por el futuro presidente de EEUU, Donald Trump.

Preocupados por la llegada de Trump, los jefes de Gobierno de Alemania, Reino Unido, España, Italia y el presidente de Francia se reunieron con Obama en su última gira, antes de dejar el cargo el próximo 20 de enero.

Por el momento, las intenciones del presidente electo son bastante vagas. Sin embargo, a lo largo de toda la campaña ha suscitado inquietud en las capitales europeas con un mensaje proteccionista y más aislacionista. También ha criticado duramente la OTAN, cuyo principio está basado en la solidaridad entre los miembros en caso de agresión, y ha anunciado su intención de reformarla.

Además, Trump aboga por un acercamiento a Rusia a pesar del conflicto en Ucrania y la intervención rusa en apoyo del régimen sirio.

Obama, Angela Merkel, François Hollande, Matteo Renzi, Mariano Rajoy y Theresa May reafirmaron "la importancia de la cooperación dentro de las instituciones multilaterales, incluyendo la OTAN", ha informado la Casa Blanca.

Están también "unánimemente de acuerdo en que (...) las sanciones contra Rusia ligadas a Ucrania deben seguir vigentes" hasta la aplicación de los acuerdos de paz de Minsk en este último país, agregó la presidencia estadounidense.

También han acordado buscar una solución diplomática a los conflictos en Siria y el este de Ucrania.

Tras despedirse de los dirigentes europeos, Obama ha despegado a primera hora de la tarde rumbo a Perú, donde participará en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

Obama utilizó su visita para tranquilizar a sus socios europeos, mostrándose "moderadamente optimista" sobre Donald Trump.

"Hay algo solemne en la responsabilidad de esa función (...) que te obliga a concentrarte, que pide seriedad", dijo el jueves.

Obama rindió un homenaje particular a Angela Merkel, a quien calificó de "socio extraordinario" en lo que parecía una entrega de testigo.

Numerosos analistas estiman que la canciller alemana, que debería anunciar el domingo su candidatura a un cuarto mandato al frente del Gobierno en 2017, tendrá que asumir nuevas responsabilidades internacionales ante un Trump imprevisible.

Merkel insistió sin embargo este viernes en que "solo todos juntos somos fuertes".

El presidente estadounidense saliente también elogió a la Unión Europea, "uno de los grandes logros políticos y económicos del mundo", aunque advirtió que "no habría que dar por sentado esos logros".

Después del Brexit, en Europa preocupan las próximas citas electorales, como las presidenciales francesas del año que viene, donde la extrema derecha podría tener un papel preponderante, y el auge de los partidos antisistema.

Según el presidente del gobierno español, este tipo de fuerzas "'sui generis'" acaban "generando muchos problemas".

"A veces se critica a Europa y a las grandes fuerzas políticas que han ayudado a su construcción (...), pero no podemos olvidar que Europa es el 25% del PIB mundial y la región del mundo con mayor nivel de democracia, libertad y respeto a los derechos humanos", dice.

En Atenas y en Berlín, Obama insistió sin embargo en la necesidad de tener más en cuenta los miedos y frustraciones del electorado.

De los cinco líderes europeos que se reunieron con él este viernes, sólo Merkel estaba en el poder cuando fue elegido presidente de Estados Unidos en 2008.

afp_tickers

 AFP internacional